Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/08/17 00:00

    Aranzazu: Centenario Escuela Normal Superior

    Son 100 años ininterrumpidos de educación y cultura, dedicados a la formación de pretéritas, presentes y futuras generaciones, que a su paso van construyendo un monumento de grandeza, gratitud y sabiduría.

COMPARTIR

Es baluarte íntimamente ligado al desarrollo: cultural, social, pedagógico, económico y religioso, no solamente de Aranzazu, sino de Caldas y de Colombia; prueba de ello, son los miles de egresados en sus cien años de labores, que honran su memoria, colocándola en la cumbre de las instituciones educativas de mayor prestigio y reconocimiento en el mundo académico y científico. 

El 3 de agosto de 1.914, es fecha de grata recordación para los Aranzacitas, puesto que ese día llegaron invitadas por el levita Manuel Antonio Pinzón, a lomo de mula y desafiando los inhóspitos caminos para llegar a la incipiente aldea, once religiosas de la comunidad Vicentina, que traían como misión, tender los primeros cimientos de una obra educativa, que inicialmente se llamó: Colegio de la Inmaculada, hoy Escuela Normal Superior Sagrado Corazón. 

Haciendo su breve reseña histórica, nos encontramos con que a los veinte días de arribo de las hermanas Vicentinas, ya estaban funcionando los grados: primero y segundo elemental; posteriormente en el año 1.936, con el apoyo del padre Carlos Isaza Mejía, se oficializaron los cursos primero y segundo de bachillerato; a partir de 1.949 el colegio obtiene la aprobación del curso tercero de bachillerado, y el 11 de junio del mismo año el de bachillerato académico, haciendo énfasis en la instrucción pedagógica con aprobación oficial del 14 de abril de 1.955. 

Obtuvo su departamentalización mediante ordenanza 012 del 26 de octubre de 1.962, a partir de 1.980 se convierte en institución educativa mixta, desde 1.977 a la fecha, funciona con dos tipos de bachillerato: académico y pedagógico. Además tiene los cursos complementarios de formación docente con los grados 12 y 13 semestralizados.

Hay que decir que la Escuela Normal Superior Sagrado Corazón, ha tenido épocas de enormes dificultades, que han sido superadas con creces por las directivas de la institución, la voz del clarín de líderes cívicos como: Aníbal Salazar Soto, q.e.p.d., la familia Botero Pelaez que donó los terrenos donde hoy funciona, y en general de los esfuerzos de la comunidad Aranzacita. 

Por eso, se precia, de ser la obra de los abanderados del ideal educativo, que para lograr las metas deseadas, siempre se han embarcado en diferentes leños, construyendo su navío en alta mar, muchas veces les ha tocado desafiar las tempestades de la indiferencia gubernamental, pero, siempre logrado con ahínco, óptimos resultados, que hoy muestran con orgullo y ejemplo a presentes y futuras generaciones.   

Tan meritoria institución, es antorcha encendida que constante y permanentemente irradia luz y sabiduría a quienes llegan a sus claustros en busca de formación espiritual, intelectual y académica, que les permita traspasar las fronteras patrias para continuar escribiendo las páginas más bellas de la tierra que los vio nacer, pero, por encima de todo, quienes son sus egresados llevan en su alma la llama encendida de la educación, muchos de sus exalumnos sobresalen en altos cargos  de  instituciones educativas de prestigio nacional e internacional.  

Los cimientos de la sociedad aranzacita, están íntimamente ligados al desarrollo de tan meritoria institución. Los principios y valores, sobre los cuales está construida, llevan implícitos en su entorno, los bellos recuerdos que almacenan la niñez, adolescencia y juventud, de nuestras bellas mujeres allí formadas, que hoy son orgullo, símbolo de gloria y gratitud perenne, puesto que cientos de ellas, se están desempeñando con brillo, honra y decoro en la empresa pública y privada, y no son pocas las que han traspasado las fronteras patrias ocupando altos cargos de ejecución y mando.  

La centuria de tan magna obra, es la ocasión para revivir las glorias del pasado, fortalecer el presente y proyectarnos hacia el futuro. No existe mejor soporte para Aranzazu, que continuar construyéndose sobre sus peldaños educativos, que han sido y continuarán siendo un pedestal de grandeza colocada en cima de la sabiduría. 

Quienes tenemos el orgullo de ser Aranzacitas, y nos encontramos en la cumbre de nuestra existencia, recordamos con afecto y cariño las vivencias cívicas y académicas lideradas por los directivos de las instituciones: Normal Superior Sagrado Corazón y Colegio Pio XI de nuestra época, que unidas, nos dieron ejemplo de civismo cuando se trataba de solucionar las más elementales dificultades de orden presupuestal y académico.  

Son bellas y nostálgicas las épocas, que al entrar al claustro de la Normal Superior, nos encontrábamos con un bello jardín, donde las monjas Vicentinas, cultivaban con celo, esmero y dedicación, las más hermosas flores, que candorosas se preparaban para las responsabilidades de la vida. Fueron muchas las veces, en que hubiésemos querido ser sus apasionados  jardineros, pero, lamentablemente eran tan cuidadosas en su formación, que sus enamorados nos contentábamos con verlas entrar y salir, con la advertencia del crisol y la delicadeza de los buenos modales.  

Pero también, en sus claustros se guardan los bellos tesoros de nuestra ingenuidad, cuando picados por el dios del amor, nos enamorábamos de las bellas colegialas, que solo aceptaban con remilgos una cogida de mano y si mucho un beso forzado, que finalmente terminaba en la expulsión por parte de nuestra princesa, por atrevidos y faltos de respeto.

Hoy la Escuela Normal Superior, está regentada por el distinguido pedagogo magister, Gabriel Andrés Giraldo García,  que ejerce magnífica rectoría en todos los ámbitos académicos. Está siempre acompañado por un selecto grupo de profesores y profesoras de las más exigentes calidades: humanas, académicas e intelectuales.

También tiene entre sus responsabilidades: anexa, la escuela de niñas Policarpa Salavarrieta, institución educativa del más rancio abolengo de la raza Aranzacita, semillero de excelsas virtudes intelectuales y de refinados comportamientos  femeninos.  

Hay que destacar también el programa: “PRAE”, Proyectos Ambientales Escolares, el cual consideramos un verdadero modelo de desarrollo y de concientización para las juventudes, con el fin de crearles responsabilidades con el medio ambiente que nos rodea. 

Que Dios bendiga a tan noble Institución Educativa: ante sus cien años de existencia nos inclinamos reverentes, llenos de afecto y gratitud, y ante su próxima centuria desde ya le avizoramos un futuro promisorio y de muchos triunfos académicos.   

urielos@telmex.net.co
urielos@hotmail.es
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.