Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/08/31 10:02

Las mentiras del 'No'

Siempre y cuando cumplan las condiciones de la JEP, las FARC pueden participar en política y lo deben hacer para que comiencen a responderle al país de forma directa.

Ariel Ávila Martínez. Foto: Semana.com

Comenzó la campaña y estamos a un mes de la votación del plebiscito. Las campañas ya comenzaron la carrera, pero el uribismo, ha asumido la defensa del ‘No‘ a partir de unas buenas mentiras. Ellos, dan cinco razones para votar por el ‘No‘. Aquí vamos a trabajar tres por temas de espacio y la otra semana las otras dos.

El primer argumento es que el proceso de paz traerá impunidad, y que los que cometieron delitos como reclutamiento forzado o secuestros quedarán en la impunidad. Esta es la mentira más grande de todas. De hecho, si hay algo que el proceso de paz traerá es justicia. Por ejemplo, durante las dos administraciones de Uribe, ni un solo jefe de las FARC fue llevado a la justicia a responder por sus crímenes, con el proceso de paz y la Jurisdicción Especial para la Paz todos los que cometieron crímenes le responderán a la justicia. Los acuerdos de La Habana crean la Jurisdicción Especial para la Paz –JEP- y en ella crean Tribunal Especial para la Paz. Este tribunal conocerá de todos los crímenes internacionales que se cometieron en el marco del conflicto. La JEP, se centra en la reparación integral a las víctimas y en la verdad.

Para las personas que digan la verdad, restauren, pidan perdón y den garantías de no repetición tendrán una sanción de hasta de 8 años de restricción a la libertad. A las personas que colaboren parcialmente les darán 8 años de cárcel y a los que no colaboren en nada o digan mentiras tendrán entre 15 y 20 años de cárcel. A este Tribunal entrarán todos los actores que participaron en el conflicto desde guerrilleros, hasta empresarios, agentes estatales y políticos, esto significaría mucha verdad dentro del proceso de paz.

Todos en la cama o todos en el suelo. Así las cosas, la justicia transicional traerá mucha justicia. Impunidad es la que se daría si seguimos como vamos en una guerra donde el uribismo quiere un borrón y cuenta nueva, eso sí es impunidad.

En segundo lugar, se dice que los acuerdos de paz, cuestionan la propiedad privada y contemplan la expropiación de la propiedad privada rural. Esta es otra mentira inmensa.

Por ejemplo, en el Punto 3 sobre narcotráfico se contempla un Plan Nacional de Formalización de Tierras. Eso quiere decir que a los campesinos que llevan habitando tierras 50 o 60 años y que no tienen título de propiedad se les dará la propiedad. Esta propiedad privada les permitirá acceder, por ejemplo, al crédito para cultivar diferentes productos. Así que propiedad privada es sinónimo de capitalismo, no de comunismo. Aquí habrá es capitalismo en el campo.

Adicionalmente el Fondo de Tierras contempla que se le dará propiedad a los que nunca han tenido acceso a tierras y para ello el gobierno nacional utilizará los baldíos y predios que han sido confiscados en la lucha con el narcotráfico, así que nada de expropiar tierras.

Es darle posibilidades de vida digna a miles de trabajadores rurales.

En tercer lugar, el uribismo ataca la elegibilidad política que tendrán las FARC. El tema es el siguiente: El objetivo del gobierno es que las FARC desaparezcan como organización armada, eso se cumplirá 6 meses después de la firma. Por su parte, el objetivo de las FARC es participar en política, para ello los documentos del proceso de paz les dan unas medidas positivas para que participen en política. Por otro lado, ni el tratado de Roma, ni los acuerdos de La Habana dicen que si se está en un proceso de justicia transicional se pierden los derechos políticos, es decir, siempre y cuando cumplan las condiciones de la JEP, pueden participar en política y lo deben hacer para que comiencen a responderle al país de forma directa.

La mayor evidencia del postconflicto es que las FARC disparen ideas en el congreso y no fusiles. La elegibilidad sería desde el 2018 y no desde el 2017. Así que esto no tiene nada de raro. Mentiras es solo lo que dice el uribismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.