Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/11/02 18:07

    El fraude electoral de 'Kaloy' y González en La Guajira

    El rector de la Universidad de La Guajira abusa de su poder entre la comunidad académica y el candidato González distribuye agua con su imagen para promover votos.

COMPARTIR

La Guajira es hoy, tristemente, la crónica de una desgracia anunciada. El próximo 6 de noviembre los guajiros volverán a acudir a las urnas para elegir gobernador y seguramente el puesto quedará en manos de alguno de los dos políticos que representan las organizaciones criminales que han gobernado La Guajira. Esta es la segunda entrega sobre cómo en medio de una supuesta democracia las mafias se tomaron un departamento.

Vea la primera entrega de este caso en: Por favor, suspendan las elecciones.

De los últimos 8 gobernadores, 5 han tenido problemas legales y han terminado destituidos e inhabilitados. Todos ellos, impedidos para participar en política, bloquean y eligen los nombres de los posibles candidatos, la condición es que cada uno de estos les sean útiles a sus intereses para seguir manteniendo poder.

La más reciente, Oneida Pinto, sólo duro seis meses en el cargo, tiempo que fue suficiente para seguir desangrando las finanzas del departamento, una vez se conoció que la decisión sobre su destitución no tenía reversa ofreció apoyo al elegido por su casa política para mantener el control del departamento, Norberto ‘Tico‘ Gómez, avalado por Opción Ciudadana, y financiado por Carlos Robles alias ‘Kaloy‘, rector de la Universidad de La Guajira, hombre de confianza de Kiko Gómez y sin duda, el presunto nuevo jefe de la mafia en el departamento. Si ‘Tico‘ llega a ganar las elecciones el próximo domingo será el cuarto candidato consecutivo en llegar a este puesto en representación de la casa de Kiko Gómez.

Cada vez más el nombre de Carlos Robles se hace popular en la opinión pública. Este guajiro llegó a la rectoría de la universidad en 2009, como reemplazo de Maritza León, hoy una de sus principales aliadadas políticas, y a quien en diversas oportunidades se le ha señalado de ser una de las responsables de la avanzada paramilitar en el departamento, León hace parte de la campaña de ‘Tico‘ Gómez y es reconocida por ser una de las principales figuras del Centro Democrático.

Hasta el día de hoy Robles no ha podido explicar el “bunker” en el que vive en el barrio Galán de Rioacha. Tampoco ha podido explicar el por qué se pasea por el departamento acompañado de una guardia pretoriana que no permite que nadie ajeno a él se acerque, hombres armados que no hacen parte de la Unidad Nacional de Protección, quienes presuntamente son contratados por una empresa de vigilancia privada, pero nunca tienen una identificación visible, hasta el momento nadie conoce con certeza su origen.

Robles ha hecho de la universidad un perfecto lugar de clientela política. Lo cual le ha permitido crecer rápidamente como uno de los poderosos del norte del país. Por medio de la universidad ha logrado chantajear a docentes y estudiantes, los instrumentaliza por medio de becas y ascensos o mayores retribuciones económicas. A cambio docentes de cátedra y estudiantes le sirven a sus propósitos electorales.

A los docentes de cátedra se les exige o asigna un puesto de votación en el cual deben llevar un número de votantes para luego ser certificados por la campaña. Por su parte a los estudiantes, además de exigirles el voto, se les pide “ayuda” cuando estos son designados como jurados electorales. Igualmente docentes y estudiantes son utilizados como amenaza de sabotaje cuando los mandatarios locales o el departamental no cumplen las órdenes de Robles. Por ejemplo, una de las peleas que tuvo que sortear el gobernador encargado de La Guajira, Jorge Enrique Vélez, se derivó de no ceder a las presiones hechas por parte de Carlos Robles desde la universidad, quien esperaba que desde la gobernación fuera girado un dinero, el cual según información de terreno iba a ser utilizado para financiar la campaña de ‘Tico‘ Gómez. Eran 38 mil millones de pesos que el gobernador no ha querido girar pues iba para actos proselitistas de ‘Tico‘ Gómez.

Además de todo lo anterior, en La Guajira se está fraguando por medio de los jurados de votación, estudiantes y docentes al servicio de ‘Kaloy‘, un gran fraude. El riesgo principal está en al menos 3 municipios que controla por medio de los alcaldes; Fabio Velásquez de Riohacha, José Carlos Molina de Maicao y Luis Manuel Daza de San Juan del Cesar, la estrategia es que mientas las autoridades giran su atención en el municipio de Uribia, los demás municipios podrían quedar más vulnerables al fraude.

En Uribia, el municipio más grande y con mayor población indígena del departamento y uno de los más importante en esta contienda electoral, desde el anuncio de los candidatos, muchos han advertido que el aval a ‘Tico‘ Gómez y la venia que a este le hizo ‘Kiko‘ Gómez fue con el propósito de dividir el electorado. ‘Tico‘ Gómez es oriundo de este municipio y hace un año alcanzó cerca de 12 mil votos en la elección a la Alcaldía, esto permitiría que la casa de Cielo Redondo quien impulsa la candidatura de Wilmer González, no se sintiera tan cómoda en su propio patio. Recordemos que Cielo Redondo, se encuentra presa actualmente, y desde su casa en el municipio atiende reuniones políticas para promover a González. Esta mujer fue alcaldesa del municipio de Uribia en tres ocasiones, y su hijo; Luis Enrique Solano Redondo es el actual alcalde.

En respuesta a la división que se tiene en Uribia, esta semana se conocieron fotos en las que uniformados del ejército que repartía ayuda humanitaria en el municipio de Uribia, descargaron el agua para movilizarla en carros particulares, los cuales tenía publicidad de Wilmer González, hecho que a todas luces se constituye como un delito electoral, tipificado como corrupción la sufragante.

* arielfavila@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?