Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/04/24 13:00

    ¿Qué pretende Peñalosa?

    Algunos de sus amigos temen que si se lanza, hará que Clara López gane la alcaldía.

COMPARTIR

Una de las noticias políticas de este viernes es el casi seguro lanzamiento de la candidatura a la alcaldía mayor de Bogotá de Enrique Peñalosa. Aunque él, por ahora, lo desmiente, su entorno asegura que la próxima semana hará el trascendental anuncio. Como ya no puede por su última colectividad, el Partido Verde, recurrirá al mecanismo de firmas.

La pregunta es ¿Qué pretende ahora Peñalosa? ¿Creerá que puede ganar las elecciones? ¿Busca ponerle un palo en la rueda al candidato de la Unidad Nacional, Rafael Pardo? ¿Pone su nombre a disposición del electorado para atravesársele a Clara López? La senadora Claudia López, una de las personas que más lo admiran por su trabajo político y que más lo quieren como persona, responde que lamentablemente Peñalosa busca ponerse como una vaca muerta en el camino para bloquear a la aspirante del Polo Democrático Alternativo.

La congresista revela que esto que ahora cuenta en público se lo ha dicho a Peñalosa en privado. Ella le dijo que se equivocaba porque con su comportamiento iba a generar el efecto contrario: abrirle el camino a la continuidad de los gobiernos de izquierda en la capital. Según el análisis de la parlamentaria, hay que reconocer que Peñalosa es uno de esos políticos que mueven el electorado para que vote en contra. Mucha gente va a las urnas para respaldarlo, pero otra importante cantidad asiste para cerrarle la puerta. En ese caso, Peñalosa podría terminar moviendo un buen segmento hacia Clara López y dándole la alcaldía a la que fue mano derecha de Samuel Moreno.

Peñalosa es uno de los casos que más paradojas suscitan en la política nacional. Excelente gestor, dicen los indicadores; pésimo candidato, sentencian las urnas. Basta ver lo que ha sido este año para él: Que si se lanza por los verdes, que ya no; que ese el partido del que fue su candidato presidencial no es suyo; que quiere hacer un equipo por Bogotá pero sin Pardo, Pacho Santos ni Martha Lucía Ramírez, y menos Clara López.

Con él como candidato nunca se sabe. Nadie ha sido derrotado una vez tras otra en los últimos años en las urnas. El año pasado, cuando se creía un cadáver político, resurgió arrolladoramente y por poco se convierte en el hombre que le compite de tú a tú al presidente Santos.

Previamente, había sido candidato al Senado en el 2006 y no alcanzó el umbral. Se lanzó a la Alcaldía en el 2007 y fue derrotado por Samuel Moreno. Luego se lanzó a la consulta interna del Partido Verde del 2010 para la Presidencia de la República y perdió frente a Antanas Mockus. Y en el 2011, se volvió a lanzar para la Alcaldía de Bogotá y fue derrotado por Gustavo Petro. En este trasegar Peñalosa ha sido liberal, independiente, uribista, verde, lo que demuestra su volatilidad como aspirante. Aunque, eso sí, es reconocido en el exterior como uno de los más sólidos y coherentes urbanistas modernos.

Y ahora cuando se informa que irá de nuevo a la alcaldía, surge una nueva discusión alrededor de su nombre. Está inhabilitado, según algunas interpretaciones, para inscribirse por un partido diferente al verde, ya que incurriría en doble militancia al no haberse desvinculado del ese partido con 12 meses de anticipación como lo dicta la ley.

¿Podrá hacerlo? En su defensa salió Carlos Fernando Galán, senador de Cambio Radical e integrante de Equipo por Bogotá y sobre todo, alfil del vicepresidente Germán Vargas Lleras lo que hace pensar que Peñalosa tiene el visto bueno del alto gobierno. Galán señaló en Twitter que “los congresistas que aprobaron las leyes no las conocen: quien no fue elegido ni es directivo en un partido el año anterior puede aspirar por otro”. Esto en referencia a Armando Benedetti, uno de los escuderos de la aspiración de Pardo y opositor declarado de Peñalosa.

Como se ve, son muchos los intereses en juego, cada uno jalona por su lado, cada cual defiende lo suyo. Y entretanto, la candidatura de Clara López avanza. Han cambiado algunos personajes, pero en esencia esta película ya la vimos cuando ganó Gustavo Petro.

*Director de Semana.com
Twitter: @armandoneira

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.