Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/02/18 16:25

    Viviane desconcierta

    En el tema de la adopción, ¿por qué la senadora Morales va en contravía de su propio partido?

COMPARTIR

La senadora Viviane Morales está decidida a que en Colombia los niños puedan ser adoptados únicamente por parejas heterosexuales, es decir, papá y mamá. En línea con este propósito radicó en la Registraduría 230.000 firmas para inscribir el comité promotor de un referendo con el que busca blindar su iniciativa.

Para esto le harán eco, según sus propias palabras, pastores de diferentes Iglesias cristianas. Desde el púlpito, con sus creencias, busca dar los primeros pasos en el establecimiento en el país de su ideal de familia.

Al hacerlo, la senadora se pone en una orilla distinta a la de su colectividad. “Soy partidario no sólo del matrimonio homosexual sino de la posibilidad de que las parejas del mismo sexo adopten”, dijo Horacio Serpa, vocero del Partido Liberal y una de las figuras con mayor ascendencia en el Congreso. El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, también liberal, salió en defensa de la adopción. “Hay suficientes dictámenes científicos que demuestran que no hay diferencia en la crianza de un menor entre parejas del mismo sexo y entre las parejas heterosexuales”.

Es sabido que la coherencia no es una de las mayores virtudes de los liberales. Basta recordar que con su apoyo el conservador Alejandro Ordóñez salió elegido procurador general de la Nación. En este caso, sin embargo, Viviane se queda sola ante su colectividad. Hasta ahora la mayoría de senadores y representantes se han expresado a favor de la adopción para parejas del mismo sexo, y los que están en desacuerdo han optado por el silencio.

Además, Morales introdujo al debate un elemento más con el que tampoco le ha ido bien. Es cierto que la sociedad está dividida en la adopción de niños por los homosexuales. Podría decirse que a la mitad le gusta y a la mitad no. Pero de ahí a vetar la opción de que una madre soltera pueda criar un niño al margen de su condición sexual exhibe un desconocimiento de cómo son las familias en Colombia. La congresista Claudia López dice que la Encuesta de Hogares muestra que el 54 % de las familias en el país no están constituidas por la idílica postal de papá, mamá e hijos.

Y, por si fuera poco, Viviane Morales se mete en un kafkiano proceso para imponer su idea. Un referendo que presenta problemas mecánicos y jurídicos. La complejidad de la propuesta es de tal magnitud que hasta ahora ningún referendo nacional ha tenido éxito. Entre otras cosas porque el umbral que se necesita es del 25 % del censo electoral, es decir, casi ocho millones de votos. Y en el segundo aspecto, hay abierta ya una discusión porque hay sólidas consideraciones de que los referendos no pueden hacerse para ir en contra de las minorías, en este caso de la población LGBTI.

¿Era consciente Viviane Morales de que iba a iniciar todos estos fuegos? ¿En qué momento una brillante abogada de la Universidad del Rosario -que por su excelencia académica fue becada por el racional gobierno francés- terminó en esta cruzada? Sus opositores dicen se trata de un oportunismo político porque quiere posicionar su nombre en un año electoral; quienes la conocen dicen que lo hace por sus profundas convicciones religiosas, el cristianismo protestante.

Sea como sea esta mujer, que llegó a ser la primera fiscal del país dando un enorme salto simbólico en cuestiones de género, que se atrevió a separarse de su esposo y explicarles a él y a sus hijos que se iba a vivir con un desmovilizado de la guerrilla en momentos en que estos eran vistos con distancia, hoy causa desconcierto. Dicen otros que no es de sorprenderse porque hace rato que para ella su fe está por encima de sus conocimientos jurídicos y de su ideario político.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.