26 abril 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

¡Bajando el tono!

Por Guillermo Rodríguez

OPINIÓNLos expresidentes podrían apoyar el proceso de paz cumpliendo algunas funciones.

¡Bajando el tono!. .

.

Tras varios meses de un rifirrafe fuerte, de palabras subidas de tono y de críticas que van y vienen, el presidente Juan Manuel Santos sorprendió al país con un mensaje de paz para los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. Quizás el mandatario colombiano comprendió que el  proceso de paz que lidera y que no parece estar avanzando debe ser rodeado de un ambiente político, mesurado y respaldado por quienes han llevado las riendas de Colombia.
PUBLICIDAD

Así como el expresidente Ernesto Samper fue designado para una importante labor en la etapa posconflicto y jugará un papel vital  tras culminar la etapa crucial en Cuba, los otros exmandatarios podrían también aportarle a ese proceso cumpliendo otras funciones. Con aciertos o sin ellos, ambos exjefes de estado procuraron pensar en esa paz colectiva que todos los colombianos deseamos.

Cabe señalar que la experiencia de todos reunidos y la búsqueda de consensos entre ellos, podrá dar mejores resultados en esa reconciliación nacional, requerida con urgencia.

No es solamente la firma de la paz y los compromisos adquiridos en la Habana con la guerrilla de las FARC, también lo será el poder resolver las necesidades básicas de desarrollo, resocialización y aprendizaje que requerirán los excombatientes que , si todo resulta bien, dejarán las armas.

El resultado del proceso tampoco tendrá que ser confundido y mucho menos mal interpretado o tomado como impunidad. Aunque muchos no lo crean, organizaciones internacionales como “Human Rights Watch” y la ONU, están a la expectativa del desarrollo y los resultados de esos acercamientos de paz con el grupo guerrillero, más viejo del mundo.

En el mismo, deberán ser tenidas en cuenta, las víctimas, que son el pilar valioso hacia ese camino de perdón, restauración y reconciliación, son las víctimas las más afectadas en este proceso si llegare a existir impunidad y elegibilidad.

Muchos sectores ciudadanos piden que los avances del proceso de paz, sean con un alto al fuego del grupo insurgente; es difícil creer en un proceso sin avances en materia de gestos de paz por parte de las FARC. Los colombianos ya conocemos muy bien las acciones de guerra, estamos cansados de lo mismo y  queremos reconciliación y paz, con hechos reales.

Ojalá las FARC bajaran también de una vez por todo el tono, y dejaran al unísono tanta violencia, no se puede alternar un proceso de paz con actos bélicos que arrecian con el transcurso de las conversaciones.

Ojalá también, el gobierno de manera audaz como es su forma, le baje el tono a las farc y a sus solicitudes de ni un día de cárcel y elegibilidad política.

El jefe de gobierno no puede estar peleando con dos expresidentes, con sectores gremiales, y con un grueso de la opinión, para darle contentillo a las FARC o complacerlas, sí bien la paz, es un deber y un derecho ésta no puede ser a costa del poder punitivo del estado y ojalá al mismo tiempo, bajen el tono todos aquellos que pedían condenas a varios militares, esos mismos que hoy piden impunidad a las FARC.

Twitter: @g_rodriguezm
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad