Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/06/18 00:00

    Banda ancha: el camino a la competitividad

    Ningún país en busca de crecimiento económico puede ignorar el poder de la banda ancha como herramienta y motor para conseguirlo.

COMPARTIR

El siglo XXI tiene a la fecha una región protagonista y es, sin duda, Latinoamérica. Esta zona del mundo ha sorprendido a propios y extraños en la última década con indicadores positivos en medio de tiempos difíciles para las potencias tradicionales. En conjunto, esta parte del continente registra un crecimiento sin precedentes que le ha permitido entre muchas otras cosas añadir a la clase media 50 millones de personas y sacar de la pobreza a más de 70 millones. Se trata además de una tendencia sostenible, tanto así que en opinión de muchos analistas el crecimiento económico latinoamericano rondará el 4% en los próximos años.

Sin duda alguna las conexiones de banda ancha y los servicios de valor agregado -que éstas posibilitan- se han convertido en parte fundamental de este proceso. Está más que comprobado su efecto positivo para el desarrollo de las naciones. Según un estudio reciente del Banco Mundial, un aumento del 10% en la penetración de los servicios de banda ancha en la región está asociado con un aumento medio del 3,2% del producto bruto interno (PIB), con un aumento del 2,6% en la productividad y con la generación de más de 67.000 puestos de trabajo. La oportunidad para Latinoamérica es gigantesca dado que hoy sólo el 10% de la población de la región cuenta hoy con acceso a una conexión de banda ancha. Analistas del sector estiman que en los próximos 5 años se alcanzarán los 400 millones de usuarios, más de la mitad (260 millones) conectándose a través de redes inalámbricas.

La gran pregunta del momento es ¿cómo asegurar que los beneficios de esta tecnología lleguen más rápido a costos razonables y de manera general a todas las comunidades y regiones?

Ese es el tamaño del reto que hoy enfrentamos, como parte de una región que crece pero que debe trabajar ahora más que nunca para hacer sostenible esa tendencia, tanto económica como socialmente. El terreno por ganar es inmenso. De acuerdo con el ranking de competitividad global del Foro Económico Mundial, el país latinoamericano que mejor posición ocupa es Chile (puesto 33), seguido por Panamá (40), Brasil (48), México (53), Perú (61), Colombia (69) y Argentina (94). Estos lugares nos demuestran crecimiento pero al mismo posibilidades de seguir avanzando.

Para cerrar la brecha entre América Latina y los países más desarrollados del mundo han surgido las TIC como uno de los caminos más expeditos. Las TIC tienen el potencial de convertirse en el motor de crecimiento mas importante de la región. De hecho, hay consenso en su relevancia actual y en que son prioridad hoy en día para cualquier gobierno que quiera ser parte de la economía de la información.

De ahí la importancia adquirida por la inversión en estas tecnologías, su regulación y la adecuada estructuración de planes nacionales de banda ancha. Recientemente fueron dados a conocer los resultados del Barómetro Cisco de Banda Ancha, los cuales evidencian una vez más la importancia de esta herramienta tecnológica para el desarrollo de los países de la región y abren un espacio importante al debate sobre la necesidad de una infraestructura de información óptima para esta parte del mundo.

El estudio permite medir el estado de la banda ancha en cada país, y comunicar los resultados de la medición para llamar la atención en los factores por mejorar. Pero más allá de eso, demuestra la importancia de la banda ancha para el desarrollo de los países de la región; plantea la discusión sobre la necesidad de una infraestructura de información, la creciente demanda y la intensidad en la tendencia latinoamericana hacia mayores velocidades de conexión.

En el caso particular de Colombia, según el Barómetro más reciente, elaborado por la consultora independiente IDC, las conexiones de velocidades superiores a 2 Mbps están muy cerca de alcanzar la cifra de 2 millones, es decir que registran 18,6% de crecimiento en sólo 6 meses. No obstante, representan apenas una penetración del 4,1% de la población.

Hay mucho terreno por ganar y el líder natural para emprender esos procesos debe ser el Gobierno desarrollando un marco regulatorio adecuado que cree los incentivos apropiados para que la industria invierta en la expansión y modernización de las redes de telecomunicaciones.

Sin embargo, no cabe duda que es una responsabilidad compartida con proveedores de servicio, compañías de tecnología, empresarios y usuarios. Afortunadamente en Colombia hay conciencia estatal sobre la importancia de ampliar la cobertura en banda ancha, sus velocidades, usos y eficiencia en materia de costos. Es una meta, y debe ser un compromiso, pues sus resultados a la vista lo justifican: mayor productividad y competitividad de nuestras economías a todos los niveles, mejorando así la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

La importancia de la banda ancha, en síntesis:

- La banda ancha tiene un impacto significativo en la productividad: es esencial para casi cualquier negocio, en cualquier lugar y de cualquier tamaño. McKinsey & Company señala que las pequeñas y medianas empresas (PYMES) que utilizan banda ancha han aumentado su productividad en un 10%.

- Se ha demostrado que el uso de la banda ancha en las soluciones de gobierno electrónico ayudan al posicionamiento de la administración pública frente a sus ciudadanos por medio de la promoción de la eficiencia en la prestación de servicios y proporcionando una mayor transparencia en la gestión y ampliación de los mecanismos de participación.

- Según un estudio reciente del Banco Mundial, un aumento del 10% en la penetración de servicios de banda ancha en la región está asociada con un aumento medio del 3,2% del producto bruto interno (PBI), un aumento del 2,6% en la productividad y la generación de más de 67.000 puestos de trabajo.

- La disponibilidad de conexiones de banda ancha se ha convertido en uno de los habilitadores más importantes para el crecimiento, desarrollo y aumento de la calidad de vida en los países de América Latina.

- Como infraestructura básica de comunicaciones y distribución del conocimiento, contar con adecuada tecnología de acceso a Internet es una de las estrategias más sólidas para lograr un crecimiento económico sostenible y aumentos en productividad.

- La infraestructura de banda ancha es crítica para permitir el crecimiento de las nuevas aplicaciones avanzadas de Internet. Su despliegue es una medida clave del éxito en la economía de la información y es crucial para los aumentos futuros en productividad.

- Contar con infraestructura de Banda Ancha permite acceso a más y mejores servicios por parte de la población en general, y el desarrollo de nuevas aplicaciones.

- Del crecimiento de la Banda Ancha depende el crecimiento del comercio electrónico y de éste el crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB.

- En un mundo cada vez más globalizado, la Banda Ancha es la infraestructura esencial de comunicaciones y distribución del conocimiento.

- La banda ancha es un catalizador para la inclusión y cohesión social, como lo demuestran muchas experiencias en la región.

*Director de Política de Tecnología de Cisco Systems.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.