02 septiembre 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

¡Bienvenidos al postconflicto!

Por Semana.Com Ver más artículos de este autor

OPINIÓNNos estamos engañado infantilmente con que luego de la paz que se firme con las FARC, fluirán ríos de leche y miel.

¡Bienvenidos al postconflicto!. Diego Arias

Diego Arias

Foto: SEMANA

Un buen amigo, conocedor como pocos del conflicto y del pensamiento de las guerrillas, especialmente de las FARC, me llamó la atención sobre la facilidad e ignorancia con la que se viene escribiendo sobre el llamado postconflicto.

Su razonamiento a mí me parece absolu
tamente acertado y tiene que ver con que a diferencia de lo que todos anhelan y esperan luego de la firma eventual de un acuerdo de paz con las guerrillas, como un postconflicto en el que abundarán los buenos propósitos, la convivencia y la armonía, lo que tendremos es la exacerbación del conflicto social y político.

Nos estamos engañado infantilmente con que luego de la paz que se firme con las FARC en La Habana, y quién sabe dónde con el ELN, fluirán ríos de leche y miel. Si se quiere, una foto del postconflicto bien puede ser la del paro del Catatumbo o la del actual paro agrario. 

Y la razón es obvia pero para muchos es preferible mirar a otro lado: de las negociaciones con la guerrilla, producto de una realidad política y militar, surgirá una decisión de dejar las armas en un contexto de garantías políticas y jurídicas para la inserción política de excombatientes y un par de reformas importantes. 

Pero eso del “conflicto social y político” en el que insiste la guerrilla y eso de la construcción de una “paz estable y duradera” (en lo que coincidimos la mayoría, pero que no sale de una mesa de negociaciones) estará entonces por ser construida. Y dada la resistencia de las élites colombianas al cambio y las transformaciones, mucho temo entonces que será a partir de la política (incluidas las elecciones) y de una gran movilización social (incluidos paros como los actuales) que ello deberá tener lugar.

Aunque es de celebrar que hoy la guerrilla se haya movido de posiciones y postulados extremos hacia enunciados más democráticos (profundos y válidos) dudo mucho que, muy a pesar de un acuerdo de paz, renuncie a su proyecto estratégico de la toma del poder y tampoco a su visión política e ideológica ligada al comunismo, Marxista –Leninista o Socialismo del Siglo XXI, como forma de estado/sociedad. 

De manera que el llamado postconflicto podría estar determinado por un esfuerzo de permanecer en el statu-quo de  sectores de las élites mas conservadoras, oponiéndose a un proceso reformista agenciado incluso desde el gobierno y otra dinámica de sectores que reclamarán por una profundización de reformas sociales, políticas y económicas, unas de corte democrático y otras más radicales impulsadas por la guerrilla desmovilizada y sus sectores afines.

Lo deseable es encontrar en algún punto un acuerdo sobre una visión compartida de nación (¿Constituyente?). Pero mientras eso llega el espacio será para la confrontación social y política. 

Esto está bien que suceda pues este es el desafío de una democracia ancha y profunda… pero a condición que no prosperen el uso de la fuerza, ni la intimidación ni la violencia desde ninguno de los lados.

Diego Arias *Excombatiente del grupo M- 19 y analista político.

Otras columnas de este autor

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad