Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/08/14 00:00

    Bogotá no es humana con los discapacitados

    Una mujer que perdió gran parte de la movilidad cuenta la odisea que significa para personas como ella desplazarse en la capital.

COMPARTIR

Vivir en Bogotá con una discapacidad y desplazarse por la ciudad es realmente una odisea. Se requiere destreza para salvar miles de obstáculos, la colaboración de otras personas no siempre dispuestas y una paciencia infinita para no desfallecer al transitar por estos intransitables caminos.

Desde mis primeros años, a causa de una fallida cirugía para corregir una displasia de cadera, mi movilidad quedó seriamente afectada. Desde entonces, día tras día, el cansancio, la incomodidad y la preocupación para trasladarme de un lugar a otro han sido mi constante.

En mi niñez y juventud logré, con mucho esfuerzo, treparme literalmente a alguno de los buses o busetas que circulaban en la capital.  Mi hazaña comenzaba desde que salía de la casa: salvar innumerables huecos, desniveles y andenes altos para evitar caerme.  Al llegar al paradero, la espera para acceder a una buseta era interminable pues la gran mayoría eran supremamente altas, lo que imposibilitaba mi ascenso a ellas.  Las bajadas eran otra preocupación y en varias ocasiones caí al suelo por la brusquedad y falta de consideración de los conductores.

Los años han pasado, mi dificultad para movilizarme es mayor y debo usar muletas.  Tristemente compruebo que las condiciones de calles, andenes, rampas y transporte poco han cambiado, sin mencionar otros inconvenientes.

Como portavoz de la población discapacitada insisto en la inminente necesidad de dar solución a esta grave problemática.  Bogotá, una ciudad que se perfila como una gran metrópoli del mundo, debe ser más incluyente y más que proyectos debe implementar prácticas que permitan nuestra convivencia con igualdad de derechos.
¿Cuándo tendremos la posibilidad de acceder a un apropiado sistema de transporte como el que opera en la mayoría de países?  ¿Cuándo podremos circular tranquilamente por calles y andenes sin el temor constante de tropezarnos?  El lema de la Alcaldía es “Bogotá Humana” pero, ¿cuándo podrá la población discapacitada verse cobijada por los beneficios de ese lema?

Bogotá ha sido galardonada con muchos premios:  premio “Ciudad con Corazón”, premio “Ciudades por la Paz 2002, 2003” y muchos otros.  Ojalá algún día Bogotá sea nominada como la “Ciudad más incluyente”.  El compromiso debe ser de todos ya que en la medida en que se mejoren las condiciones para nuestro desempeño, si existe una buena infraestructura vial para desplazarnos fácilmente en la ciudad, nosotros también podremos ayudar a que Bogotá sea realmente una ciudad más humana porque DISCAPACIDAD NO ES INCAPACIDAD.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.