Viernes, 31 de octubre de 2014

| 2012/10/16 00:00

Búscase lacayo para hacerlo presidente

Nunca antes como ahora las fuerzas de extrema derecha agrupadas en torno a Álvaro Uribe han necesitado tanto de eso, de un lacayo, un obsecuente, un segundón, un arrodillado.

Mucho se ha hablado de la aparente incapacidad física del vicepresidente Angelino Garzón para remplazar al presidente Juan Manuel Santos. María Jimena Duzán dijo en columna reciente que “después de oírlo el jueves y el viernes en varios medios de comunicación, me quedó claro que no está en capacidad de remplazar a nadie”. Y el presidente del Congreso, Roy Barreras (médico él) afirmó en entrevista para Olapolitica.com que “nadie sabe hasta dónde sus opiniones son producto de la reflexión o de la lesión neurológica”.

Es obvio que el país esperaría que la salud del eventual remplazo del presidente esté a la altura de las circunstancias, y la negativa de Garzón a hacerse un chequeo médico no ayuda a disipar dudas, sino todo lo contrario. Sea como fuere, si llegara a estar tan enfermo como dicen, el tiempo se encargará de poner las cosas en su lugar.

Pero no es a este tipo de incapacidad a la que quiero referirme, sino a la incapacidad por indignidad, que es cuando alguien asume una instancia de poder aupado por fuerzas que en apariencia le dan una representatividad legítimamente constituida, o que incluso podrían tener un origen oscuro, como se dio hasta la saciedad mediante el fenómeno de la parapolítica, que lenta pero inexorablemente salpica cada vez más la figura del expresidente Álvaro Uribe.

Indigno es por ejemplo que de un prestigioso y respetable columnista (porque lo fue) como Ernesto Yamhure resulte de pronto sabiéndose que actuaba como testaferro intelectual y político de Salvatore Mancuso, y la mejor medida de su indignidad es que el hombre se desapareció de la escena pública desde el día en que eso se supo, como diciendo ‘trágame tierra’.

En este mismo indigno contexto político se ubica una frase pronunciada sin rubor hace unas semanas por el más connotado Rasputín del uribismo, José Obdulio Gaviria, quien cuando aún era columnista de El Tiempo definió con su habitual ‘inteligencia superior’ cuál debía ser el perfil del candidato del Puro Centro Democrático que acababan de fundar en el club El Nogal: "debe ser una persona humilde, que entienda que el director es Álvaro Uribe Vélez, y que es él quien orientará todas las tareas del gobierno".

Frase que al momento de ser pronunciada entró a la antología de la infamia, pues, ¿qué puede esperarse de un candidato al que de entrada le dicen que debe prestarse para ser usado como una marioneta? ¿Y en caso de aceptar, si tal fuera su desvergüenza, no estaría además sumergiéndose sin chistar en la piscina del deshonor y la humillación (sinónimos de indignidad) para servirle a un líder que le ‘orientará’ todas sus tareas? Y ya entrados en materia, ¿tiene acaso digna presentación para una nación libre y soberana que su presidente sea una especie de títere gobernado por un cuerpo ajeno?

En el caso que nos ocupa –para no irnos hasta Rusia, donde Dimitri Medvedev y Vladimir Putin se ajustan a esta descripción- es sabido que al final de su gobierno Álvaro Uribe intentó cambiar reelección por rencarnación, motivo por el cual hizo lo que estuvo a su alcance para dejar en las confiables manos de un incondicional como Andrés Felipe Arias la sucesión de su mandato, hasta que el escándalo de Agro Ingreso Seguro se le convirtió en la cuota inicial de su propia hecatombe.

No sabemos si a Arias le cabría el calificativo de lacayo de Uribe (podría hablarse digamos de una asombrosa coincidencia de intereses, hasta el punto de soportar la cárcel por su causa), pero las palabras ya citadas de José Obdulio Gaviria indican que nunca antes como ahora las fuerzas de extrema derecha agrupadas en torno a Álvaro Uribe han necesitado tanto de eso, de un lacayo, un obsecuente, un segundón, un arrodillado, pues lo que menos quisieran sería que se les apareciera otro con la astucia de un Juan Manuel Santos que con sus finas maneras bogotanas les jurara fidelidad y lealtad supremas para luego, con nadadito de canino, dejarlos de nuevo viendo un chispero.

Es por ello que quizá el senador Juan Lozano Ramírez no casa del todo en el perfil requerido. Es cierto que se trata de una ‘pieza de caza’ que Uribe le arrebató a Germán Vargas Lleras en la campaña por la segunda reelección, pero es justamente su bogotanísima condición la que lo haría sospechoso de una nueva volteada, a los ojos de quien se refiriera a “ese circulito de amigos sociales de Bogotá que dirigen unos medios de comunicación”, justo por los días en que Uribe comenzó a comprender las que se traía entre manos su ministro de Defensa.

Al uribismo no le quedaría entonces otra salida que escudriñar entre los coterráneos de su comandante en Jefe, por ejemplo un Juan Carlos Vélez o un Óscar Iván Zuluaga, aunque a sabiendas de que paisa que se respete no se deja mangonear tan fácil, con la única notoria excepción de Andrés Felipe Arias.

Vistas pues las cosas en sus justas dimensiones, el único que quizá reuniría las condiciones requeridas de humilde títere o marioneta sería el mismo que pronunció la frase de antología ya citada. Pero como el prestigio de José Obdulio no les alcanza para hacerlo presidente de Colombia, sólo les queda rezar –o conspirar- para que el proceso de paz de Juan Manuel Santos termine en fracaso.

En caso contrario los fracasados serán ellos, y tendrán que seguir buscando con lupa a ese lacayo que tanto necesitan.

*Twitter: @Jorgomezpinilla

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×