Sábado, 25 de octubre de 2014

| 2013/09/14 00:00

Canal Uno, muerte lenta o resurrección

Es una lástima ver que teniendo un canal del Estado ,se esté permitiendo la transmisión de tanta basura comercial y publirreportajes.

Foto: SEMANA.

Si un colombiano tiene acceso a la mejor educación escolar, conexión a internet y buen uso de las TIC, poco importa que los contenidos de TV sean los mejores. Ya que con seguridad se tiene acceso a libros, música y todo tipo de cultura, tanto en la casa como en su institución académica.

Pero son millones los colombianos, entre niños, jóvenes y adultos de estratos bajos, que se educan principalmente a través de la televisión. Y en ellos, una variedad de contenidos dentro de un canal público de cubrimiento nacional sí que juega un papel crucial en su formación.

Es una lástima ver que teniendo un canal del Estado, con un cubrimiento nacional, se esté permitiendo la transmisión de tanta basura comercial y publirreportajes que ni le aportan al rating del canal ni enriquecen al ciudadano, y lo único que se beneficia son los bolsillos de unos cuantos empresarios.

Aquí es donde veo la gran oportunidad que tiene el Canal Uno de “volver a nacer”, tras la reciente firma de la prórroga por 40 meses, así deberían tomar esta nueva etapa de vida el gobierno y los concesionarios de este canal.

Es un reto diario al que se enfrenta el equipo de Yamid Amat y el de Noticias Uno, conseguir a pulso y con esfuerzo que un colombiano sintonice el informativo, cuando el arrastre que se tiene es igual a cero. El contenido del canal es simplemente terrible. ¿O hay algún programa, fuera de los informativos, CM& y Noticias Uno, que usted encienda el televisor para ver?

Me senté frente al televisor para analizar la programación del canal y es increíble ver que de 18 horas de programación, seis horas son de programas comerciales de productos para la salud, casi cuatro horas y media de propuestas espirituales ligadas a comunidades religiosas, dos horas de programas que ofrecen paquetes turísticos, y el resto para magazines como El show de las estrellas, repeticiones y sólo una cortísima franja de informativos, que son los que han permitido que aún le palpite el corazón al canal: CM& y Noticias Uno.

En mi opinión, los poco más de tres años de vida que le prolongó la ANTV al Canal Uno deben estar alineados con un conjunto de cambios y condiciones.

Es primordial que los colombianos recibamos contenidos de calidad: Me niego a seguir viendo a El Cafeterito, a María Cecilia Botero con su colon irritado todos los días, a Escola y sus paquetes turísticos, o al señor Linares con su “actitud positiva”.

Merecemos contenidos que alimenten el intelecto, que proporcionen entretenimiento, cultura e información. Entre tantos realities, novelas y series reencauchadas a las que nos tienen tan acostumbrados los canales privados, le llegó la hora al Canal Uno para crear una propuesta original e innovadora que atraiga a la audiencia y además permita abrir puertas a tantos talentos nacionales en realización y producción audiovisual. Y sobre este tema el Gobierno tiene la obligación de poner en cintura a estas programadoras.

Así mismo, se pide que lo estatal pueda competir en condiciones más justas con las empresas y los canales que destinan millonarios fondos para superproducciones. Que se garantice que cada uno de los concesionarios tenga ventajas competitivas y comparativas sobre los demás canales.

Por último, un cambio en las mediciones de audiencia. En la era de las TIC las mediciones de Ibope no son suficientes. Actualmente la televisión se consume por otros medios, como internet y servicios para dispositivos móviles. Se deben tener en cuenta otros modelos que permitan realmente medir el rating y así poder fijar de una manera más justa la tarifa de publicidad.

Que Dios y la ANTV permitan que el Canal Uno vuelva a vivir.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×