Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/11/22 11:03

    Apreciada Isabela

    Isabela Sanroque, guerrillera del Bloque Cdte. Jorge Briceño de las FARC-EP, me dirigió hace unos días una carta, aprovecho este espacio para responder también de manera abierta a sus reflexiones.

COMPARTIR

Isabela Sanroque, guerrillera del Bloque Cdte. Jorge Briceño de las FARC-EP, me dirigió hace unos días una carta abierta a través de las redes sociales con una invitación a un potencial encuentro para hablar de los retos ambientales del posconflicto, que anticipadamente agradezco y acepto en la medida que se vaya consolidando el proceso de reconciliación. Aprovecho este espacio para responder también de manera abierta a sus reflexiones.

Ante todo Isabela agradezco su misiva y celebro la intención con que está escrita. Si en algo creo dentro del proceso de construcción de paz es que el conocimiento y experiencia de cada quien, construidos en medio de las circunstancias históricas que nos correspondió vivir, así como por las decisiones personales a las que tuvimos alcance son la base de una honesta reflexión acerca de nuestra responsabilidad y posibilidades de reconstruir una sociedad lastimada y un territorio herido y maltratado.

Su vida, su perspectiva acerca de la selva, de la gente, del combate y de la marcha constituyen una historia que respeto y nunca trivializaré, así no esté de acuerdo con muchas cosas, como usted seguramente lo estará con otras mías. Así podremos conversar mejor.

Comparto su perspectiva respecto al papel de las comunidades rurales en el manejo y conservación de la flora y la fauna de Colombia. Son ellas las que han construido el paisaje, a menudo en condiciones de pobreza extrema derivadas de la inequidad que sigue enfermando nuestro país y que debemos superar; el reto de la discusión democrática y el camino de paz que han elegido y que celebro. Conozco de primera mano algo de la situación de las sociedades rurales de nuestro país gracias a mi temprana vinculación con los programas de desarrollo rural de la Universidad Javeriana, que me dieron una oportunidad única de cuestionar el enfoque con el cual hacía biología y buscar nuevos espacios e interlocutores para ello. Conozco algo de la selva también, de la colonización, de la vida de los páramos y las montañas, por eso sus palabras e imágenes resuenan con agrado…

A mi criterio los acuerdos de La Habana se quedan cortos en sus propósitos de desarrollo rural integral, pero son más que suficientes para iniciar un trabajo de largo alcance. Ni el mundo ni los ecosistemas son los mismos que hace 52 años cuando inició la rebelión: por eso también creo que su perspectiva como mujer fariana es muy importante y seguramente aportará nuevas ideas al modelo sociedad que deberemos construir en este siglo 21. Retos drásticos como el cambio climático requieren toda nuestra atención, así como el uso apropiado de la excepcional biodiversidad colombiana para brindar comida, medicina y bienestar a toda la población: esa es nuestra riqueza.

Disponga usted un espacio para el encuentro, desde mi trabajo personal, institucional y académico haré lo mejor que pueda para tender puentes. Usted, sus compañeras y compañeros, mi familia, mis colegas, todos los colombianos, merecemos un país en paz.

Cordialmente, Brigitte

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.