Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2005/09/04 00:00

    Carta a la Unión Europea

COMPARTIR

Ha circulado un documento de la Coordinadora Alemana de Organizaciones de Derechos Humanos que actúan en Colombia, el cual recoge firmas de ONGs y organizaciones sociales solicitando a la Unión Europea y a sus Estados miembros que, en reunión programada para el mes de septiembre, nieguen el apoyo político y económico a los procesos de desmovilización de grupos paramilitares que se está dando en Colombia porque la Ley de Justicia y Paz no garantiza los derechos de las victimas a la verdad, la justicia y la reparación y el proceso obstruye el camino al esclarecimiento de los crímenes; no garantiza el efectivo desmantelamiento de las estructuras paramilitares sino que contribuye a que se reciclen; no revierte los desplazamientos forzados de tres millones de personas mientras los desmovilizados recibirán beneficios económicos cuarenta veces mayores que los destinados a los desplazados. La carta hace dos propuestas:

1. Solicitar a la UE y a sus Estados miembros que exijan al gobierno colombiano que garantice un efectivo desmantelamiento de las estructuras paramilitares y los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación... que haga valer toda su influencia para evitar que queden impunes graves violaciones de los derechos humanos, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra.

2. No apoyar el actual proceso mediante monitoreo del mismo o proyectos de cooperación para no aplazar la búsqueda de la verdad, ni legitimar la impunidad. La desmovilización debe orientarse hacia el total desmantelamiento de las estructuras paramilitares y debe formar parte de una estrategia de paz integral, que contemple la garantía de los derechos a la verdad, la justicia y la reparación.

Un asunto que debe clarificarse en primer lugar es el alcance de la Ley. Comandantes visibles de las AUC han decidido abandonar las armas para someterse a un marco de justicia transicional que les otorga muy amplios privilegios en términos de rebaja de penas y demandas mínimas de verdad y de reparación. Es a ellos, aproximadamente el 2% del número excombatientes desmovilizados, a quienes se aplicará la Ley de Justicia y Paz.

En este campo compartimos la solicitud a la UE y a sus Estados miembros para que "haga valer toda su influencia para evitar que queden impunes graves violaciones de los derechos humanos, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra". Para lograrlo, consideramos que un monitoreo de la Unión Europea a la aplicación de la Ley contribuiría a evitar o reducir la impunidad y presionaría para que los derechos de las víctimas sean garantizados.

A cambio de las concesiones que ofrece el Estado colombiano, los líderes del paramilitarismo han desmovilizado cerca de 9.000 combatientes y se espera que desmonten su estructura paramilitar. Esta cifra se incrementará en más de un 50% en lo que resta del presente año. Algunos resultados de estas desmovilizaciones pueden constatarse ya en la reducción notoria del número de masacres y de homicidios fuera de combate en las zonas donde han ocurrido.

El texto mencionado desconoce una dimensión social muy importante y presente en este proceso. La gran mayoría de estos excombatientes son jóvenes con bajo nivel de escolaridad, formación ciudadana y habilitación laboral, que buscan en diferentes ejércitos una posibilidad de ingresos y encuentran en las armas un modo de vida, una posibilidad de reconocimiento y una forma de resarcirse de la exclusión. Muchos de ellos han pertenecido antes a combos o bandas barriales, a grupos guerrilleros o a la fuerza pública. Hoy han entregado las armas por orden de sus comandantes, más que por una decisión personal.

La propuesta de retirar todo apoyo al proceso es insensible a las realidades municipales y regionales. El proceso de reincorporación de estos excombatientes a sus comunidades, en donde son miembros de familia y vecinos, es ciertamente costoso; pero es urgente realizarlo para que no "se reciclen" o sean reciclados por antiguos o nuevos jefes militares ilegales, para que no amenacen las democracias locales y sigan causando víctimas y dolor a las comunidades que no logren reincorporarlos. Tendrá dificultades, pero hay que hacerlo. Puede constatarse la imposibilidad del Estado y la sociedad de atender simultáneamente a los costos de la guerra, a las demandas sociales, a las víctimas, a los desmovilizados. ¿Cómo salir de este círculo vicioso sin la ayuda internacional? No es sensato que alcaldes y gobernadores se desentiendan del proceso cuando de hecho lo tienen en frente. Al contrario, realizar un esfuerzo político, social y económico para que estos jóvenes efectivamente se desmovilicen y no vuelvan al conflicto es lo más responsable que puede hacerse.

Se estima que en el departamento de Antioquia van a residir el 50% de todos los desmovilizados de las AUC. Nos preguntamos cómo podrían los gobiernos y la sociedad civil del departamento dejar de apoyar ahora este proceso de desmovilización masiva de los excombatientes mientras se espera la superación definitiva del fenómeno del paramilitarismo?. A cambio del rechazo total a la desmovilización sugerimos un apoyo crítico del proceso que les ayude a los colombianos a consolidar lo que se ha realizado pero continuar trabajando hacia el futuro para que se supere la guerra y se encuentre la reconciliación.

Esperamos contribuir con estas ideas a su deliberación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.