Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/09/15 00:00

    Un ejemplo de impunidad

    Gabriel Cruz fue un periodista de Chinú, Córdoba, que trabajaba para el diario El Heraldo. Su caso, como muchos otros, está en el camino a la impunidad total desde hace mucho tiempo.

COMPARTIR

Son pocos los hechos que se conocen sobre la muerte de este periodista. Se sabe que fue asesinado el 10 de noviembre de 1995 con arma blanca por parte de desconocidos y que justo por esos días estaba escribiendo un libro sobre actividades de militares en contra de gente de izquierda en la región. 

Desde hace un par de años, la Fundación para la Libertad de Prensa ha hecho seguimiento al estado de las investigaciones por la muerte de varios periodistas. Como parte de ese trabajo se han presentado derechos de petición ante la Fiscalía para que informen sobre cosas como las últimas actuaciones adelantadas, la etapa procesal en que se encuentran los casos y si se ha identificado a algún posible autor. La última respuesta en el caso de Gabriel Cruz es muy representativa.

La investigación por el asesinato de Cruz se encuentra en la Fiscalía Seccional 22 de Chinú Córdoba. En respuesta al derecho de petición presentado por la FLIP, la Fiscalía contestó, entre otras cosas: “El día 05 de julio de 1996 se suspende la diligencia por cuanto había transcurrido más de 180 días y no había merito (sic) para dictar  resolución de apertura de instrucción penal o resolución inhibitoria. (No fue posible por parte de la policía judicial  identificar e individualizar a autores del hecho).”  Por otro lado, el oficio de la Fiscalía indicó que como pruebas se recaudaron algunas “declaraciones juradas por parte de la policía judicial de la ciudad de Bogotá”.

Esta respuesta quiere decir que en la investigación por el asesinato de Cruz la Fiscalía decidió rendirse a menos de un año de que ocurrieran los hechos. Pero más que esto, la entidad desistió de su investigación con solo haber recibido unas cuantas declaraciones. De la información recibida, se entiende que en ningún momento averiguaron por el trabajo periodístico de Cruz, sobre qué asuntos estaba investigando, qué cayos estaba pisando. Si bien es cierto que esto no es una prueba clara y evidente de culpabilidad de las personas implicadas en las investigaciones de Cruz, sí es un indicio importante que debe ser tenido en cuenta.

La situación del caso de Cruz, lamentablemente, no es la excepción. La impunidad en los asesinatos de periodistas es la regla. De los 142 casos de homicidios de periodistas por razones de su oficio que la Fundación para la Libertad de Prensa tiene registrados desde 1977 a la fecha, 69 están prescritos. Es decir, la justicia se quedó sin el tiempo que tenía para investigar (20 años en la mayoría de los casos, 30 en los que ocurrieron después de 2010).  Además de esto, solo hay 19 condenas. Todas estas contra  los sicarios o gatilleros, pero nunca contra el que dio la orden.

La Fundación para la Libertad de Prensa ha identificado como uno de los principales factores para que ocurra impunidad en los asesinatos de los periodistas es que no se tiene en cuenta el contexto que los rodea, como en el caso de Cruz. Incluso, en muchas ocasiones ni siquiera se hace una valoración de las amenazas que algunos comunicadores venían reportando antes de su muerte.

La Fiscalía General de la Nación ha iniciado labores para mejorar esta situación. Entre otras cosas, creó la Unidad de Análisis y Contexto, que busca hacer un estudio más macro de los casos teniendo en cuenta factores como los mencionados, entre otros. Esta entidad también ha iniciado labores para capacitar a sus funcionarios en casos en los que está en juego la libertad de prensa. No obstante, las trabas no hacen falta. Durante buena parte del 2014, varias actividades estuvieron frenadas por una reestructuración que hubo en la entidad para distribuir las diferentes funciones. 

Ojalá que en lo que queda de este año la Fiscalía termine de organizar su casa para lograr que no sigan pasando situaciones como las que ocurrieron en el caso de Cruz.

En Twitter: @emmanuelVP
*Abogado y periodista
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.