Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/02/05 00:00

    ¿Censura de prensa?

    La ecuanimidad informativa, a la cual estamos obligados los informadores que no los opinadores- no es equivalente a milimetría

COMPARTIR

Como que el Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB), estuvo seriamente considerando la posibilidad de aceptar un jugoso contrato (extraoficialmente se habla de 300 millones de pesos), que quería ofrecerle, según contó Yamid Amat, el Consejo Nacional Electoral. De haberlo hecho, el lema del concurso insignia del CPB, "un premio de periodistas para periodistas", se habría convertido en otro más impactante: "Una censura de periodistas, para periodistas".

El encargo del Consejo Electoral era el de que el CPB conformara un consejo asesor para entrar a calificar 'cualitativamente' el cubrimiento de las programadoras de radio y televisión de la campaña presidencial, como se lo ordenó la Corte Constitucional.

El CPB rechazó la oferta, que después se la repitieron a otra agremiación periodística, la Asociación de Facultades de Comunicación. (A propósito, ¿qué tiene que ver con ese gremio el ex comisionado nacional de televisión de apellido Niño, cuyo reemplazo, el comisionado de apellido Noriega, fue el que le hizo a la agremiación la oferta del jugoso contrato

Ante el escándalo que se abrió, la propuesta de contrato fue retirada.

Y mientras todos los opositores de Uribe andan felices pensando en que la transmisión por los canales de cable de su último consejo comunal es la disculpa perfecta para 'tirárselo', en Colombia se está abriendo un ambientico de censura de prensa que, curiosamente, no va a ser impartido por el gobierno, que es lo que uno se imagina cuando se habla de censura de prensa en cualquier parte del mundo, sino por la Corte Constitucional vía el deplorable e inútil Consejo Nacional Electoral.

La cosa es así: en la ley de garantías, aprobada por el Congreso, se decía que "los concesionarios y operadores privados de radio y televisión remitirán un informe semanal al Consejo Electoral con los tiempos y espacios que…le otorgaron …a la campaña presidencial de cada candidato".

Ya de por sí eso constituye una falta de respeto con la independencia del periodismo y con su responsabilidad frente al equilibrio informativo.

Pero luego la Corte Constitucional, arrogándose el derecho de legislar, dijo en su sentencia aprobatoria de la constitucionalidad de la ley de garantías, que "…el Consejo Electoral deberá velar porque dicho balance no se dé exclusivamente en términos cuantitativos, sino cualitativos, es decir, en términos del contenido de la información que se presenta".

Lo de términos cuantitativos es ridículo. Está comprobado que a un candidato se le puede dar más tiempo con cubrimiento negativo y a otro menos tiempo con uno positivo. Pero entregarle al Consejo Electoral la facultad de evaluar el contenido de la información es escandaloso, inaceptable y claramente atentatorio de la libertad de prensa. ¡Cómo será que esos lagartos del Consejo Electoral, con esa papa caliente, están buscando agremiaciones de periodistas que cumplan la labor de censores, para disimular en algo este terrible precedente!

Peor aun, el Procurador le ha solicitado a la Comisión Nacional de Televisión investigar si son aplicables los "correctivos del caso" a las empresas de cable que transmitieron el consejo comunal de los camioneros con Uribe, resucitando una ley aún no derogada pero absolutamente desueta, de 1994, que reglamentaba que los concesionarios distintos de los noticieros y programas de opinión "no podrán en ningún caso presentar candidatos a cargos de elección popular durante la época de campaña".

Para información del señor Procurador, desde 1998 no existen concesionarios que exclusivamente manejen noticieros o programas de opinión. Entre otras cosas, TV Cable transmite en diferido todos los noticieros, y si quisiera transmitir uno propio podría hacerlo sin ninguna restricción. Así como pudo transmitir con absoluta libertad, y porque se les dio la gana a quienes lo manejan, el consejo comunal del Presidente, como habría podido hacerlo cualquier noticiero o programa de opinión, menos los canales institucionales, el 9 y el 11, que lo tienen expresamente prohibido por la ley de garantías.

La ecuanimidad informativa, a la cual estamos obligados todos los informadores, -que no los opinadores- no es equivalente a milimetría, absolutamente inaplicable en la realidad porque ningún candidato es igual a otro o admite el mismo cubrimiento. El informador tiene que mantener intacta su capacidad de elección, de selección y de criterio a la hora de evaluar un cubrimiento noticioso.

Y tampoco admite esa ecuanimidad informativa un examen cuantitativo, porque estaría restringiéndose de manera grave la libertad de expresión y de información, que escandalosamente está previsto entregársela por parte del Consejo Electoral a 'tres expertos' designados por él mismo. Los únicos expertos que existen en este campo son los censores, cuya función sería la de decir: este cubrimiento me gustó, luego pasa. Este no me gustó, luego aplicaremos las acciones del caso, y todo con una inmensa subjetividad, porque hasta ahora no conozco metro cualitativo de una noticia.

Si sirven para algo, las agremiaciones de periodistas deberían más bien estar unidas en torno a una misma consigna:

¡Abajo la censura de prensa! n?

?



ENTRETANTO… Si hay Polo Norte, y Polo sur, ¿por qué en la política colombiana no puede existir la misma división? Y adivinen ¿quién es el jefe del Polo Norte, y quién el del Polo Sur? ?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.