Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/03/08 18:00

    ¡Hasta el hombro!

    Esa creación espontánea de una colectividad, preocupada por los valores y destinos del país que de forma cotidiana son amenazados.

COMPARTIR

Pasaron cuatro años de este gobierno y pocos avances se dieron en materias como infraestructura, salud, eficiencia fiscal, eficiencia administrativa, seguridad, lucha contra la corrupción. Pasaron cuatro años y el Congreso no dio muestras de empoderamiento en su tarea de control político. 

Atrás quedaron los grandes debates para el país, para la democracia y desde luego los mismos que se dan en los Estados serios. Basta recordar cómo uno de los asuntos que el país esperó que fuera debatido en el Congreso en el año 2012 pero se terminó aprobando a “pupitrazo” limpio. Ese fue el llamado marco jurídico para la paz, que no era más que un esperpento para la impunidad de las FARC. 

Por fortuna, la Corte Constitucional hizo su tarea en aquel tema de manera juiciosa y algo oportuna pues reprodujo una sentencia, en la cual de forma expresa condicionaba unos presupuestos “mínimos” para que ese marco tuviera aplicación. Hay que tener claro que de esa decena de condicionamientos nunca el Congreso los abordó. Ese mismo día se atentaba con bombas “lapa” contra una figura destacada de la oposición, contra un periodista vertical que no hace cosa diferente que hacer patria desde los micrófonos de su emisora. Nada pasó y luego de cerca de dos años se indica que uno de los autores del crimen fue “neutralizado” por las fuerzas del Estado. Lo anecdótico de este caso es que hasta la fecha no hay una investigación veraz. 

Meses después del atentado, con la salud por milagro de vuelta, se congregaron más de 2.000 personas como homenaje a ese buen ciudadano, figura de la oposición y periodista. En dicho acto, el expresidente Uribe expresó de manera contundente los que sería la génesis del principal partido de oposición denominado Centro Democrático.

Él, apelando al nombre de su colectividad, manifestó que el centro era equilibrio, mesura, prudencia y contundencia pero también expresó que democrático era por la constante observancia de los valores que estaban amenazados día a día en una democracia como la colombiana.

Esa creación espontánea de una colectividad, preocupada por los valores y destinos del país que de forma cotidiana son amenazados, no sólo por los fenómenos de violencia que vive la patria de décadas atrás sino también por los antivalores que desde muchas “instituciones” se vienen promoviendo en nuestra sociedad, la situación era calamitosa. No existía una colectividad política que representara el orden social justo, el equilibrio, la democracia, la institucionalidad, el respeto al derecho ajeno, la seguridad ciudadana, la cohesión social y la confianza inversionista. El Centro Democrático nació porque sencillamente el partido de La U sólo representaba usurpación.   

Hoy muchas colectividades tiemblan porque sencillamente hoy empieza el redireccionamiento de la historia republicana de Colombia, historia que nos la quieren escribir a su manera las FARC, Santos y Cepeda. La historia que no le cuentan a las nuevas generaciones cómo era Colombia a finales de los 90, la historia que parece ser cíclica, donde el mayor cartel de narcotráfico del mundo pretende hacerse al 30 % del Congreso con el beneplácito del gobierno. La realidad actual es una constante de nuestro país, en donde el régimen confunde, engaña y atolondra; de forma desesperada empiezan las giras del candidato – presidente en donde de entrada expresa de manera mentirosa preocupación por Bogotá y Antioquia. 

Hoy las urnas hablarán por sí solas, en donde al unísono el pueblo colombiano le dejará claro al régimen que el partido de La U es del presidente Santos y el Centro Democrático el partido de Uribe que obtendrá no menos de 25 curules en el Senado, retomará el rumbo que se ha perdido.

La campaña ha sido el amor por Colombia, las obras de gobierno durante ocho años, la capacidad de asumir errores, la nobleza y convicción que nunca es suficiente, que hay que hacer mucho por la democracia y que la más alta calidad de legisladores están en el Centro Democrático. Por ello, millones de colombianos daremos ese apoyo “hasta el hombro” por este joven e impoluto partido.

En Twitter: @GuilloRodrig
*Abogado, director ejecutivo gobierno seguridad y desarrollo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.