Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/07/17 00:00

    Chocó y sus enemigos agazapados

    Entre 1905 y 1947, Chocó perdió 27.470 mil km² con Antioquia, Valle y Caldas. Ahora con el litigio de Bajirá está a las puertas de perder otros 2.015 km² con Antioquia.

COMPARTIR

El Chocó históricamente ha estado rodeado de territorios vecinos que no han actuado como aliados, sino como enemigos agazapados. Los sueños de sus vecinos han sido el de anexárselo o desmembrarlo. Por las políticas expansionistas de los departamentos vecinos, el Chocó, que en 1904 tenía una extensión de 74.000 km² en 43 años perdió 27.470 km² con Antioquia, Valle y Caldas. 

Una extensión territorial más grande que el tamaño del departamento de Bolívar. Por eso cuando fue elevado a la categoría de departamento en 1947, su territorio quedó reducido a 46.530 km² y ahora con el litigio sobre Bajirá está a las puertas de perder otros 2.015 km² con Antioquia.

Durante la Colonia el control del territorio del Chocó, fue motivo de permanentes disputas entre las gobernaciones de Antioquia, Popayán, Cartagena y Panamá. El fin de la dominación española no significó un cese de las disputas de las provincias vecinas por anexarse o desmembrar a la provincia del Chocó. 

La vida republicana marcó otro ciclo de lucha de los chocoanos por conservar su unidad territorial frente al expansionismo de sus vecinos. De 1810 en adelante fue una lucha constante frente las políticas expansionistas de Antioquia y Bolívar. Por eso desde el mismo momento que se proclamó en Citará y Nóvita la independencia de España se pusieron bajo el amparo de Cundinamarca, una manera hábil de blindarse de la fiebre expansionista de antioqueños y cartageneros.

De allí se desprende la postura centralista que ha tenido en su imaginario el hombre chocoano, debido a que en sus vecinos no han sido aliados confiables, sino enemigos agazapados. Entonces, para evitar el cercenamiento de las provincias vecinas, los chocoanos buscaron la protección de Cundinamarca.

En el caso de Antioquia, lo primero que hizo el dictador Juan del Corral fue enviar una comisión al Chocó, en procura de su anexión a Antioquia, petición que fue rechazada por los chocoanos. De manera que la anexión del Chocó en el siglo XIX al Cauca evito hasta cierto punto ser desmembrado por Antioquia y Bolívar. 

Panamá, luego de su separación de Colombia, también buscó la anexión del Chocó. En el Siglo XIX, la lucha del departamento por conservar su unidad territorial fue titánica, porque a partir de su separación del Cauca y convertido en Intendencia Nacional en 1905, comenzó su desmembración.

Primero con la pérdida con Antioquia de la región de Urabá y los territorios de Arquía y Ocaidó. Luego con el Valle las poblaciones de Versalles, Villanueva, Argelia y Cajamarca y por último con Caldas los municipios de Pueblo Rico y Mistrató, actualmente pertenecientes a Risaralda.

Durante el siglo XX, desde estos tres departamentos se fraguaron toda clase de artimañas políticas con el fin de seguir desmembrando al Chocó. En 1934, el senador caldense Gerardo Arias Mejía presentó en el Senado de la República un proyecto de ley para acabar con la Intendencia y repartir su territorio entre Antioquia, Caldas y Valle. En 1935 se presentó otro proyecto de ley, en donde se argumentó que como el Chocó no reunía los requisitos para ser departamento debería ser anexado a un departamento vecino.

Pese a que estos dos proyectos no prosperaron, los sueños de antioqueños, vallecaucanos y caldenses de repartirse el territorio chocoano siguieron. El libreto continuo en la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla, quién en 1954 amenazó con desmembrar al Chocó y repartir su territorio entre los tres mosqueteros. En la primera fila del suculento banquete que quería ofrecer el dictador estuvieron varios dirigentes políticos de los tres departamentos, participando en la organización del festín. 

Han trascurrido más de dos siglos de la propuesta de Juan del Corral de anexión del Chocó, y 129 años de la que hicieron líderes antioqueños al Cauca de comprar el territorio chocoano y, aún se siguen estructurando desde Antioquia planes geopolíticos para cercenar o tener el dominio del territorio chocoano. 

Una historia que da para escribir un libro sobre cómo desde estos departamentos no sólo se saquean sus recursos naturales, sino que se han puesto en marcha patrañas políticas con el fin de anexarse o desmembrar al Chocó. 

En Twitter: @j15mosquera
jemosquera@une.net.co
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.