Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/12/13 00:00

    Cinco años defendiendo los derechos humanos

    HRF me declaró prisionero de conciencia y preso político, y criticó la condena que me impusiera el gobierno de Hugo Chávez Frías por haber ejercido mi derecho a opinar sobre un hecho fatal ocurrido en una instalación militar.

COMPARTIR

Un día como hoy, hace cinco años, Human Rights Foundation (HRF), una organización internacional con sede en Nueva York, EE.UU., inició una campaña por mi liberación. HRF me declaró prisionero de conciencia y preso político, y criticó la condena que me impusiera el gobierno de Hugo Chávez Frías por haber ejercido mi derecho a opinar sobre un hecho fatal ocurrido en una instalación militar. El lanzamiento de esta campaña internacional para mi liberación coincidió también con el inicio del trabajo de HRF, motivo por el cual escribo estas líneas.

En abril de 2004, tiempo después de haber renunciado a mi cargo como Ministro de Finanzas en el gobierno del presidente Hugo Chávez, participé como invitado especial en un programa televisivo titulado “La Entrevista”, que dirigía Marta Colomina, periodista de origen español de gran renombre en Venezuela.

En esa ocasión Colomina propuso discutir “lo que está ocurriendo en los cuarteles” y, en particular, un testimonio que habría afirmado que un incendio de 30 de marzo de 2004 en el Fuerte Mara —que cobró la vida de una persona y dejó a ocho personas quemadas— se había originado con un lanzallamas.

En el desarrollo del programa expliqué técnicamente cómo funciona un lanzallamas. Expliqué también la historia de su desarrollo y uso durante la Segunda Guerra Mundial. Así mismo, indiqué que para su operación se requería de una mezcla de gasolina y napalm, la cual debía ser preparada anticipadamente; por lo que en la hipótesis que discutíamos, se evidenciaba un caso de potencial premeditación.

Por expresar mi opinión personal en televisión nacional, el 22 de mayo de 2004 fui detenido por un contingente de la Guardia Nacional y acusado por el delito militar de injurias contra las Fuerza Armada venezolana, a pesar de que desde mayo de 2003 yo era militar en retiro y, por tanto, la jurisdicción militar no era competente para juzgarme.
Fui declarado culpable y me condenaron a cinco años y seis meses de prisión, además de la inhabilitación política por el tiempo de la pena.

El primero de diciembre del 2006, Human Rights Foundation (HRF) inició una campaña por mi liberación. HRF fue la primera organización internacional de derechos humanos en declararme prisionero de conciencia e informar a la opinión pública internacional sobre las violaciones de derechos humanos de las cuales fui objeto.

Finalmente, en el 2009, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado venezolano por violar mi derecho a la libertad de expresión, y por serias violaciones al debido proceso.

Es alentador saber que a nivel internacional existen organizaciones como HRF, cuyo Consejo Internacional está formado por figuras de nivel mundial que fueron presos de conciencia, como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Václav Havel, Mutabar Tadjibaeva, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu; quienes dedican su tiempo y esfuerzo a defender a personas que han sido víctimas de abusos por Estados totalitarios o regímenes crecientemente autoritarios como los que actualmente imperan en Cuba, Corea del Norte y Zimbabue, o en Bielorrusia, Chechenia, y Venezuela.

HRF ha sido pieza clave en denunciar la erosión de la democracia y las violaciones a los derechos humanos. Su labor esquiva los compromisos ideológicos que tanto menoscaban la labor de protección y promoción de los derechos humanos. HRF critica los excesos de gobiernos de derecha e izquierda con consistencia e integridad.

En otro caso emblemático, HRF redactó un informe jurídico sobre Francisco José Gómez Nadal y María Pilar Chato Carral, periodistas y defensores de derechos humanos españoles que fueron detenidos, arrestados y expulsados arbitrariamente de Panamá por ejercer un periodismo crítico del gobierno y realizar actividades en defensa de los derechos humanos.

Asimismo, HRF ha resaltado como ninguna otra organización la lucha pacífica de Las Damas de Blanco en Cuba, un grupo de señoras extraordinarias, esposas, madres e hijas de prisioneros políticos, que han sido muy efectivas en mostrar la crueldad de la dictadura comunista de los hermanos Castro que en un mes cumplirá ya 53 años.

Entre las más importantes iniciativas de HRF, se encuentra también el Oslo Freedom Forum, una conferencia organizada anualmente por HRF en Oslo, Noruega, donde se reúnen líderes de la academia, el derecho, los medios de comunicación, la política, emprendedores sociales y de la tecnología, para hablar de los temas humanitarios más desafiantes a nivel mundial. Los ponentes de los años pasados han incluido personas tan diversas como el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, la líder Uigur Rebiya Kadeer, el líder de la oposición en Malasya Anwar Ibrahim, la bloguera cubana Yoani Sánchez y los Premios Nobel de la Paz Lech Walesa y Elie Wiesel.

A lo largo de la historia del ser humano la democracia y la libertad se han encontrado cercadas por abusos, represión e injusticia. La misión de defender estos valores —mediante el activismo y la participación— es una lucha permanente en el camino hacia la consolidación del Estado de derecho y la paz. Es por ello que considero importante reconocer el esfuerzo de organizaciones que, como HRF, hacen de la defensa de estos valores una misión de vida.

*Francisco Usón es General de Brigada (Retirado) de las Fuerzas Armadas de la República Bolivariana de Venezuela. Durante su carrera militar se especializó en ingeniería de combate, investigación de operaciones y planeamiento logístico. Durante los primeros años del gobierno del presidente Hugo Chávez Frías, desempeñó distintos cargo públicos, entre ellos el de Ministro de Finanzas. Renunció a su cargo después de los sucesos del 11 de abril del 2002, por desavenencias con el Presidente y con los miembros del alto mando Militar. Su renuncia fue aceptada por el Presidente el 17 de abril de 2002.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.