Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2007/05/12 00:00

    Ciro, Flechas & Filemón

    Más interesantes que sus contactos con el hampa resultan las influencias que ciro ramírez ha tenido y tiene en la rama judicial.

COMPARTIR

La investigación que abrió la Corte Suprema por las conversaciones entre el senador Ciro Ramírez y narcotraficantes destapará un interesante filón de la para-política. Y no solamente porque los capos grabados –mientras hablaban con Ciro– sean hombres de confianza de los paramilitares, sino por la intrincada red de amistades del senador conservador.

Ciro Ramírez maneja al mismo tiempo relaciones con el bajo mundo y con las Altas Cortes.

De su proximidad con el bajo mundo dan cuenta las grabaciones reveladas por SEMANA. Allí habla con el prófugo narcotraficante Henry de Jesús Londoño, alias ‘Mi Sangre’, hombre de ‘Don Berna’ que le agradece al senador “el recado”. También en las grabaciones, Ciro llama patrón a Gilberto Saavedra, alias el ‘Doctor’ y cercano a los mellizos Mejía Múnera, a quien invita a su casa. Para no mencionar su relación con el extraditable Dago Enrique Rodríguez Bejarano.
Pero más interesantes que estos contactos con el hampa resultan las influencias que Ciro Ramírez ha tenido y sigue teniendo en la rama judicial.

Por ejemplo, gracias a Ciro, Jorge Flechas saltó de ser juez único penal del Circuito de Funza a magistrado del Consejo Superior de la Judicatura. El doctor Flechas, que había sido juez en Puerto Boyacá, por la misma época en la que Yair Klein visitó la zona patrocinado por la mafia, fue elegido por el Congreso sin que nadie indagara por ese pedacito de su vida. A nadie le causó curiosidad si allá había conocido a Iván Roberto Duque (hoy ‘Ernesto Báez’); ni al alcalde, Luis Rubio, condenado por masacres; ni a Ariel Otero, ni a nadie.

La carrera de Flechas ha avanzado como una ídem. Ya es presidente de la sala disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura y hace unos días estuvo a punto de ser nominado por esa corporación como candidato a la sala penal de la Corte Suprema de Justicia. Es decir, casi logra convertirse en investigador y juez de su mentor Ciro Ramírez.

La última campaña de Flechas, aupada por Ciro y encabezada por el magistrado José Alfredo Escobar Araújo (el mismo de los botines de Giorgio Sale), sólo pudo ser detenida a última hora y por escaso margen. A pesar de que otro miembro del Consejo Superior de la Judicatura advirtió que alias ‘Mi Sangre’ y el senador Ciro Ramírez acordaron reunirse justamente en la finca de Rafael Flechas, el hermano del magistrado.

La influencia de Ciro también se siente en el Consejo de Estado. En la sala electoral, la que decide si las elecciones fueron limpias, a quién favorecieron y acerca de los períodos de los mandatarios locales, está otro gran amigo suyo. El magistrado Filemón Jiménez ha tomado varias decisiones que han favorecido –entre otros– a Ramiro Suárez Corzo, el alcalde de Cúcuta, y a la alcaldesa de Aguachica, Cesar, Luz Irina Pérez.

Después de las decisiones del magistrado Filemón, los resultados de 2006 resultaron espléndidos para Ciro en esas regiones. El senador boyacense pasó de tener 115 votos en Cesar en el año 2002, a 1.291 en 2006. Luz Irina reconoce que Ciro le contó su caso “a unos amigos suyos en el Consejo de Estado” y que después ella le ayudó a hacer campaña.

En Cúcuta, el resultado fue todavía mejor. De 195 votos en 2002, Ciro paso a tener en las pasadas elecciones la tercera votación más alta en Norte de Santander: 7.160 votos. Suárez y Ciro niegan el pacto, pero en Cúcuta vieron a ediles y concejales del controvertido alcalde impulsando la elección del senador conservador.

Hasta hace un tiempo, Guillermo Reyes, otro de los ahijados de Ciro, era presidente del Consejo Nacional Electoral. Ahora es el viceministro de Justicia, pero ese tema merece columna aparte.

COMPADRE MIGUEL: Si Miguel de la Espriella le transmitió al candidato Álvaro Uribe la invitación para reunirse con el paramilitar Salvatore Mancuso en la campaña de 2002, ¿por qué el Presidente lo ha mantenido todos estos años dentro de su bancada y por qué sigue recibiéndolo en Palacio y en su finca hoy?




 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.