Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/04/13 17:08

Paz territorial en Bogotá Región

La arrogancia es mala consejera, Alcalde. A principios de siglo esta ciudad recuperó su orgullo tras una seguidilla de buenos alcaldes que se dedicaron a trabajar y sacar adelante la ciudad.

Paz territorial en Bogotá Región

Ojalá nos hubiéramos equivocado, pero nuestros temores se han cumplido: Enrique Peñalosa, quien se esforzó denodadamente por llegar otra vez a la Alcaldía de Bogotá, ya dilapidó sus primeros cien días en revanchas y controversias inútiles, replicadas y aprovechadas por sus contradictores. Lo invitamos a parar, reflexionar y no perder los 1.360 días que quedan del actual mandato.

La camorra funciona para sus protagonistas, afila sus campañas y aspiraciones políticas a costa de las soluciones por las que votaron los bogotanos. La falta de consenso sobre temas fundamentales nos cuesta tiempo, plata, vida y la posibilidad de concretar una “Bogotá mejor para todos”.

¿Cuáles son los temas fundamentales en los que se mantiene la polarización destructiva?

Básicamente, son tres.

El más visible y ruidoso es movilidad. Las más recientes declaraciones del alcalde Peñalosa en este frente preocupan hasta a sus fans más indulgentes. Su compromiso forzado con el metro y desdén por iniciativas como el tren de cercanías, su obsesión con Transmilenio “por todos lados” dificulta acordar las soluciones multimodales de movilidad que obviamente requieren Bogotá y la Región. ¡Ni el metro es de Petro ni el Transmilenio de Peñalosa ni el tren de cercanías de Cundinamarca! Todos son de Bogotá Región y se necesitan y complementan. Gracias al museo de estudios y renders sobre el metro -que es lo único sobre el metro que tenemos por ahora- sabemos que ese sistema es el de mayor capacidad de carga y frecuencia por lo cual su primera línea debe atender el corredor de mayor demanda, el borde oriental de Bogotá, y ser una especie de herradura que conecte al suroccidente con el noroccidente de la ciudad. El trazado específico y los tramos pertinentes elevados o subterráneos se pueden definir con estudios y no en batallas de egos.

El desarrollo de la ciudad. Por la peleadera, no hemos podido acordar que ese trazado que se defina para la primera línea del metro y nuevas troncales de Transmilenio sea una gran franja de renovación urbana que genere nuevo suelo urbano con miles de metros cuadrados para excelentes espacios y equipamientos públicos y decenas de miles de viviendas para estratos populares y medios que la ciudad de hoy y del futuro necesita y puede producir allí.

El tercero es una vieja obsesión de Peñalosa: arrasar con la reserva Van der Hammen, que según él “está bloqueando la expansión” de Bogotá. No, Alcalde, la reserva ayuda a preservar la vida en Bogotá. Desconocer los 13 estudios científicos, 20 años de trabajo y 2 resoluciones de la CAR (ver más) que dan el mandato de conservar esos ecosistemas al norte de la ciudad no es el camino. ¡Más bien unámonos para  implementar el plan zonal del Norte que desarrollará 136 mil nuevas soluciones de vivienda, de las cuales 50 mil serán de interés social, con parques metropolitanos, locales y ampliación de la red vial de la ciudad!

La arrogancia es mala consejera, Alcalde. A principios de siglo esta ciudad recuperó su orgullo tras una seguidilla de buenos alcaldes que se dedicaron, más que a cazar peleas y sacarse clavos, a trabajar y sacar adelante la ciudad, construyendo sobre lo construido. Usted Alcalde Peñalosa fue uno de esos alcaldes; retome ese talante.

Con otros líderes de la Alianza Verde no queremos tomar partido por la polarización sino contribuir a un camino colectivo que nos saque de ella. No aspiramos al unanimismo ni a que el Alcalde renuncie a la defensa del programa de gobierno con el que ganó, cuyo mandato respetamos. Proponemos un Acuerdo por Bogotá (Ver más) con propuestas que quizás no satisfagan la ambición de ninguna de las facciones en disputa, pero que pueden ser fórmulas que nos permitan algunos acuerdos fundamentales de largo plazo, de aquí a 2030. Una especie de acuerdo de paz territorial en Bogotá Región.

Hemos enviado estas ideas al Alcalde, a los líderes políticos y empresariales de la ciudad, al Gobernador de Cundinamarca y a los alcaldes de nuestros municipios circunvecinos. (Ver listado de instituciones/personas a las que se envió la carta). También la hemos puesto a disposición de los ciudadanos en Change.org (ver más) para que todos podamos participar y sumarnos a construir este acuerdo sobre lo fundamental. Esperamos que a partir de estas u otras propuestas podamos salir de la revancha política y trabajar juntos por una Bogotá Región mejor para todos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.