Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/05/12 06:45

    "La Policía fue despreciable e ineficaz cuando no era adscrita a Mindefensa"

    En el marco del debate por la reforma a la institución, voceros del Colegio de Generales de la Reserva Activa de la Policía aseguran que la politiquería y la politización se llegaron a anquilosar en una entidad que debe brindar seguridad. Así responden a las críticas.

COMPARTIR

Ante las declaraciones concedidas por el Señor Ariel Ávila a la revista SEMANA, en su pasada edición, el Colegio de Generales de la Reserva Activa de la Policía Nacional se ve en la obligación de hacer algunas precisiones con el fin de procurar claridad sobre un tema tan importante como las propuestas de reforma de la Policía Nacional y de la seguridad ciudadana, en el postconflicto, para conocimiento de la sociedad colombiana.

1. La Policía Nacional debe hacer presencia en todos y cada uno de los rincones del territorio colombiano, no solo en los 242 municipios que según el investigador Ávila están abandonando las FARC, pues es la Policía Nacional la más clara representación del Estado y en algunos lugares la única autoridad, como lo dijera acertadamente el ilustre expresidente Alberto Lleras Camargo.

2. Es importante recordar que en el año 2003 la Policía Nacional hizo presencia en 168 municipios que no contaban con ninguna autoridad y en donde delinquían sin ningún control las cuadrillas de la guerrilla que atemorizaban a esas poblaciones. Con ese esfuerzo de los policiales y sus actuaciones heroicas, esas agrupaciones al margen de la ley tuvieron que abandonar los cascos urbanos olvidados por el Estado y sus habitantes pudieron vivir la sensación de la legitimidad institucional. Estamos de acuerdo que a estos 242 municipios, que según el analista Ávila quedan sin la presencia de ninguna fuerza, tengan la fuerza legítima del Estado que les garantice el ejercicio de sus derechos y libertades.

3. La mayor presencia policial en las zonas urbanas no puede analizarse en una forma ligera y desprevenida, pues el policía debe estar donde está el ciudadano, para defenderlo de las amenazas de la delincuencia provengan de donde provengan y si Colombia en una nación donde el 75% de sus habitantes residen en zonas urbanas y solo el 25% en zonas rurales debe tenerse en cuenta esta composición para los planes de seguridad. Sin estudios profundos podríamos decir que el 75% de la policía debería ser urbana y el 25% rural.

Estas consideraciones han sido tenidas en cuenta en las estrategias de la Policía Nacional para procurar la seguridad ciudadana y por eso no constituye ninguna reforma crear direcciones de seguridad rural y de seguridad urbana por cuanto estas ya existen desde hace algún tiempo, en la estructura de la Institución, donde la policía siempre ha hecho los máximos esfuerzos para procurar la convivencia pacífica y asegurar el mantenimiento de las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertades públicas, en los campos y en las ciudades. Además, el componente estadístico de los hechos delictivos nos demuestra que más del 85% de los delitos, se cometen en zonas urbanas y solo el 15% en zonas rurales, destacándose que entre los delitos de mayor impacto social solo el 8% corresponde al sector rural, aspecto que no debe desconocerse en la proyección estratégica para la distribución de los efectivos policiales, es decir es un imperativo que haya más policías en las ciudades que en los campos, eso sí compartiendo que en ambos sectores son insuficientes.

4. En cuanto al tema de la posible desvinculación de la Policía Nacional, del Ministerio de Defensa es un tema que ha sido ampliamente debatido con todos los sectores sociales, económicos políticos y con el gobierno en particular, escenarios en los cuales se han estudiado muy a fondo las repercusiones de una decisión de esta naturaleza, pues la razón fundamental para haber adscrito la Policía Nacional al Ministerio de Defensa fue la de acabar con los vicios de la politiquería y politización que habían anquilosado a la Policía y habían hecho de ella una institución despreciable, ineficaz y que antes de generar seguridad se había convertido en una amenaza para las fuerzas políticas y sociales que no respaldaban el gobierno de turno.

Las conclusiones a las que se llegó, que entre otras cosas compartió el señor presidente de la república, fueron orientadas a que esta es una posibilidad que solo deberá considerarse cuando Colombia “sea un país normal”. Exponer a la Policía a los riesgos de un manejo politiquero y de ser usada con fines e intereses políticos sería el peor error que se podría cometer en este proceso de reconciliación y de esperanza que se está tratando de ambientar. El progreso y la solidez de la Policía, desde que pertenece al Ministerio de Defensa es inobjetable separarla de esa cartera sería condenarla a los riesgos del pasado que tanto daño le hicieron a la Institución y a la Patria.

5. En cuanto a la incorporación de los excombatientes a la fuerza legítima del estado, el Colegio de Generales inicialmente lo considera inconveniente, no obstante podría analizarse esta posibilidad después de que se haya cumplido un necesario, profesional y responsable proceso de rehabilitación que conduzca a que un grupo interdisciplinario certifique las condiciones psicológicas que den la certeza de haber podido sustraer de su ser todos los vicios y traumas de su larga trayectoria delictiva, siempre que cumplan con todos los requisitos exigidos para ingresar a la carrera policial, pues hacer cosa diferente es desconocer el estricto proceso de ingreso de aspirantes a cumplir la misión del Policía que se tiene reglamentado, fruto de estudios con asesoramiento de varias universidades del país y sería desprofesionalizar la policía, desmotivar a quienes con esfuerzo se han preparado para servirle a sus conciudadanos y generar la sensación de que a la institución puede ingresar cualquier persona sin el cumplimiento de los requisitos reglamentarios, solo por influencia política en una época coyuntural o de una orden para nada responsable, sin medir consecuencias futuras, en un momento de incertidumbre, lo cual será otro elemento de politización que terminaría desprofesionalizando la policía y condenándola a su fracaso con el consecuente detrimento y perjuicio para toda la comunidad nacional.

La Policía Nacional es un patrimonio de la Nación y hay que respaldarla, defenderla y nunca someterla a riesgos innecesarios con decisiones que se tomen a la ligera, sin fundamento y sobre todo con desconocimiento absoluto de los antecedentes históricos y de los estudios que con gran acierto se han venido haciendo para proyectar nuestra institución policial que hoy es un referente no solo nacional y continental sino mundial.

Los 86 generales que integramos el Colegio de Generales de la Reserva Policial, en el que convergen más de 3.000 años de experiencia no puede ser ajeno a un debate de tanta trascendencia nacional como el que se pretende reabrir en torno a una institución que es esencial para la vida civilizada en cualquier estado de derecho y por eso estamos dispuestos a acudir a todos los escenarios a exponer nuestro criterio y las razones fruto de la experiencia y del permanente estudio sobre seguridad y convivencia, para colaborar con nuestras sugerencias a la toma de la mejor decisión que nos garantice una policía cada vez más profesional, más eficaz, más justa, más respetable y nunca sometida a manejos con intereses personalistas o de grupo, o ideologías políticas, lo cual resultaría inconveniente para el estado colombiano y un obstáculo para que siga siendo la policía de todos los colombianos.

*Mayor General (R-A) HÉCTOR DARÍO CASTRO CABRERA
Presidente Colegio de Generales Policía Nacional

Brigadier General (R-A) GUSTAVO SOCHA SALAMANCA
Vicepresidente Colegio de Generales Policía Nacional

Brigadier General (R-A) LAUREANO SÁNCHEZ GUERRERO
Vocal Colegio de Generales Policía Nacional

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.