Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/03/28 00:00

    Colombia en el Consejo de Seguridad

    El Consejo de Seguridad es el órgano ejecutivo de la ONU encargado de actuar ante crisis que constituyan amenazas a la paz y la seguridad internacionales.

COMPARTIR

Los redactores de la Carta de las Naciones Unidas buscaban, ante todo, “preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra” y para ello diseñaron un sistema de respuesta colectiva frente a crisis internacionales en el cual se asigno al Consejo de Seguridad la responsabilidad primordial de guardián de la paz y la seguridad internacionales.
 
El Consejo lo integran 15 Estados, 10 de los cuales son elegidos por períodos de dos años, con una renovación anual de 5 miembros. Los miembros permanentes son las potencias que tuvieron un papel preponderante en el diseño del sistema internacional luego de la Segunda Guerra Mundial y tienen el poder de veto. Sin embargo, incluso cuando los miembros permanentes están de acuerdo en adelantar determinada acción internacional, necesitan 4 votos adicionales, puesto que las decisiones se adoptan con 9 votos.
 
La elección al Consejo es una manifestación de confianza al Estado en el cual recae y un reconocimiento de su capacidad para participar en decisiones fundamentales para la comunidad internacional. Tal honor implica también responsabilidades y esfuerzos considerables. Así, en enero pasado Colombia entró a participar en todos los órganos subsidiarios del Consejo (13 comités y varios grupos de trabajo) y fue elegida presidente de dos comités de sanciones, sobre Sudán e Irán, respectivamente.

Cada mes, la presidencia se rota alfabéticamente y en abril le corresponde a Colombia. El Presidente conduce las deliberaciones, adelanta los debates a que haya lugar y orienta la acción del Consejo en el ejercicio de las funciones que le asigna la Carta de las Naciones Unidas.

En la práctica, el Consejo se ocupa de dos tipos de situaciones. De un lado, están aquellas con respecto a las cuales debe actuar por razones de calendario, al vencimiento del mandato de una Operación de Mantenimiento de la Paz o al recibir un informe que requiere acción y seguimiento. En el caso de nuestra presidencia, tendremos que tratar varios temas relevantes de la agenda del Consejo como la situación en Sudán –incluyendo la cuestión de Darfur–, el Sahara Occidental, Costa de Marfil o el Medio Oriente.

De otro lado, están las crisis e imprevistos ante los cuales debe responderse para garantizar el mantenimiento de la paz internacional. Como ningún otro órgano tiene la capacidad de respuesta rápida del Consejo, éste debe reunirse de inmediato para examinar la situación y decidir las medidas a tomarse.

Así ocurrió al irrumpir la crisis en Libia, cuando Colombia participó en la elaboración de una vigorosa resolución imponiendo sanciones al régimen de Libia. Luego, ante los ataques del régimen de Qhadafi contra sus ciudadanos, votamos por el endurecimiento de estas sanciones y la imposición de una zona de exclusión aérea para asegurar la protección de los civiles en ese país. Esta situación seguirá vigilada por El Consejo seguirá vigilante de esta situación hasta tanto se logre la normalización.

Es costumbre también que el Estado que preside promueva un debate sobre un tema de alcance general para enviar un mensaje político a la comunidad internacional. En esta oportunidad, el Presidente Santos y la Canciller Holguín han expresado la necesidad de redimensionar la asistencia que se le brinda a Haití. Siguiendo esta dirección, Colombia propiciará un debate en el Consejo con la participación del Secretario General Ban Ki-moon, su Enviado Especial para Haití, el ex presidente Bill Clinton, así como varios cancilleres de la región. El resultado esperado es un pronunciamiento del Consejo para orientar la acción que se adelanta en Haití por medio de la Misión para la Estabilización en Haití o MINUSTAH.

Ya se trate de una crisis intempestiva, del manejo de temas rutinarios de su programa de trabajo o de un tópico particular de la agenda internacional de interés para Colombia, presidiremos el Consejo de Seguridad con la responsabilidad y compromiso que exige esta función y en el marco de los principios rectores de la política exterior colombiana.

Esta es la séptima ocasión en la que Colombia forma parte del Consejo de Seguridad. Al igual que en ocasiones anteriores, la comunidad internacional sabe que puede contar con nuestra participación y aportes al formular y poner en ejecución las políticas necesarias para asegurar el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales y el respeto de los principios de derecho internacional.
 
* Embajador, representante Permanente de Colombia ante Naciones Unidas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.