Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/03/19 23:14

    Exemplum Presidente, ejemplo

    Santos es Nobel de Paz gracias a que cerró el acuerdo que puso fin al conflicto armado interno más largo del hemisferio occidental y ha perdido su prestigio por cuenta de haber hecho lo que hicieron sus predecesores: juntarse y recibir dinero hasta del diablo para ganar.

COMPARTIR

Santos es Nobel de Paz gracias a que cerró el acuerdo que puso fin al conflicto armado interno más largo del hemisferio occidental y ha perdido su prestigio por cuenta de haber hecho lo que hicieron sus predecesores: juntarse y recibir dinero hasta del diablo para ganar.

Así fue con los recursos de los carteles del narcotráfico y así es con los carteles de ahora, los de contratistas como Odebrecht..

¿Cuál es la estrategia adecuada para reparar el daño?

Verdad y no repetición, como exigimos a las FARC.

Está disponible: … Citicos ellos

En el 2010, como en el 2014 como en 1994 con Samper y antes y después, cifras fabulosas de origen legal e ilegal definen las campañas electorales.

Contratistas pequeños y grandes, nacionales e internacionales saben que sin la gasolina de sus dineros no funciona la política electoral.  

Los candidatos buscan fuentes de financiación en empresas, en funcionarios, en amigos que por debajo o por encima ponen dineros, aportes en especie y todo lo posible para enfrentar el mercado y la demanda que significa un debate electoral.

El menor de los delitos que cometen es la violación de los topes.

El Presidente puede tomar el toro por los cachos y reconocer que de igual forma que buscó los votos de los ñoños, musa y cada uno de los politiqueros regionales en los partidos de la U, Conservador, y Liberal, en los independientes y de izquierda, sin asco y con urgencia, definió que su campaña estuviese fondeada de manera suficiente.

Que nada faltase, que todo estuviese garantizado para que la maquina funcionara.

Puede ver: Del posconflicto al posplebiscito, o de la paz territorial a la paz nacional

El susto de la Ola verde  en 2010 (:https://www.youtube.com/watch?v=mR-n86MbltA)  y luego el de la primera vuelta fueron grandes para Santos y sus aliados y así como muchos partidarios de la paz nos aguantamos la politiquería y el clientelismo en la sociedad electoral de 2014, también intuimos que las alianzas politiqueras eran con plata.

No sabíamos lo de los millones de dólares de Odebrecht, obviamente no. Pero todos los que apoyamos esa campaña en segunda vuelta incluida Claudia López, Navarro, Petro, Robledo, Clara López y aquellos, sin más partido que la paz, sabíamos que la pelea Santos vs Zuluaga, era entre poderes adscritos a las prácticas de la política de siempre hecha con plata, trampa y violencia.

Quienes apoyamos a Santos en la segunda vuelta, sabíamos que como dijo William Ospina, en su criticada columna llamando a la abstención, la diferencia entre Santos y Uribe-Zuluaga era casi inexistente.

Sugerimos: El plebiscito de 2018

Votamos porque el proceso de cierre de la guerra con las FARC debía continuar.

Santos debería hacer gala de una sinceridad desconocida en la dirigencia política. Podría actuar como líder, sorprender al país cómo hizo con la negociación de paz y llevar la lógica del poder a otro escenario, elevar la calidad ética de la política y plantear un reto inmenso frente al debate electoral del 2018.

Nunca es tarde para superar una deficiencia, para corregir un error.

¿Un momento de sinceridad le costaría abandonar el gobierno?

Puede leer: Soñar, aunque nos cueste

Es un riesgo pero rompería el código del aquí no pasó nada que caracteriza el poder en nuestra historia.

Ese riesgo vale la pena correrlo y haría que su legado fuese distinto al juicio que sobre él se esta escribiendo hora tras hora: un Presidente colombiano más al que le quedó grande la más simple de sus tareas: ser ejemplar para sus gobernados.

Adenda: La visita del Papa es el hecho político más notorio de la Iglesia Católica en Colombia luego de su abstención activa durante el plebiscito por la paz.  ¿A quién servirá?

@alvarojimenezmi

ajimillan@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?