Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/11/16 00:00

    El máximo engaño

    Si se creyera la tesis del perito mercenario, una casualidad cósmica habría producido “la contaminación con pólvora”.

COMPARTIR

La familia del magistrado auxiliar Carlos Horacio Urán lleva 28 años soportando engaños. Los engañaron cuando vieron por primera vez una imagen de televisión que muestra a su esposo y padre saliendo vivo del Palacio de Justicia. Ese 7 de noviembre de 1985 Ana María Bidegaín y sus hijas sintieron que la esperanza renacía, pero las autoridades de la época les ocultaron el video real. Les mostraron otra grabación para convencerlas de que no habían visto lo que realmente vieron.

También fue evidente que después de la toma criminal del Palacio de Justicia por parte del M-19, alguien confundió al doctor Urán con un guerrillero. Una amiga de la familia encontró el cadáver en una sala de la morgue reservada para los asaltantes. La doctora Luz Helena Sánchez le contó a la justicia que cuando le pidió al entonces director de Medicina Legal, Egon Lichtemberger que la llevara a esa sala “muy nervioso me advirtio´ que debi´a tener mucho cuidado, que el cuarto donde yo iba a ir estaba clasificado como el cuarto de los guerrilleros”. (Ver declaración de Luz Helena Sánchez)

Y en el “cuarto de los guerrilleros” estaban los cadáveres de algunos de los asaltantes, como el cabecilla Andrés Almarales, pero también estaban los cuerpos de los magistrados Fanny González, integrante de la sala laboral de la Corte Suprema; Manuel Gaona, de la sala constitucional y Carlos Horacio Urán, auxiliar del Consejo de Estado. Hay un indico más: los únicos -no guerrilleros- que fueron sometidos a exámen de necrodactilia fueron Fanny González y Carlos Urán.

El estudio forense de la época probó que Urán murió por un tiro de calibre 9 milímetros hecho por una pistola o una subametralladora. (Ver pistola-subametralladora) La autopsia determinó que el disparo fue hecho a corta distancia, a quemarropa, porque había tatuaje de pólvora en el orificio de entrada. Es decir fue un tiro de gracia. (Ver disparo contacto)

Urán además tenía fracturado el fémur izquierdo y presentaba numerosas lesiones, algunas de las cuales pueden ser señales de torturas.

El cuerpo fue entregado desnudo sin embargo, unos días después, el DAS llamó a la viuda para darle el anillo de matrimonio y un llavero que habían encontrado en las ruinas. Casi tres décadas después, Ana María sigue preguntando cómo supieron que esas cosas pertenecían a su esposo. El llavero era de una universidad americana y la sortija no tenía nombre, solo una inscripción que rezaba “Un solo Señor, una sola esperanza”. 

Pasaron 21 años, y en mayo de 2007, la fiscalía allanó las bóvedas del  B-2, el departamento de inteligencia de la Brigada 13 de Bogotá. Entre las cosas que encontraron estaba la billetera de Urán con su cédula, su credencial del Consejo de Estado, una tarjeta de crédito y una foto de su esposa. (Ver billetera

Ese mismo año, un equipo de investigación de Noticias Uno –que dirigí- encontró videos de tres cámaras que muestran a Carlos Horacio Urán saliendo vivo, aunque herido, del Palacio de Justicia. (Ver video tres cámaras)

Familiares, sobrevivientes del Palacio, amigos y conocidos de Urán lo reconocieron en esos videos. 

La Comisión de la Verdad, determinó que Carlos Horacio Urán salió vivo de la edificación y fue asesinado por fuera. Sus restos fueron puestos en las ruinas para ocultar el crimen. (Ver informe Comisión de la verdad)

Lo vergonzoso es que ahora el Estado colombiano quiera negar la evidencia. Ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el médico forense Máximo Duque –perito a sueldo de los agentes estatales- sostuvo varios argumentos contraevidentes. 

Primero, dijo que no hubo tiro de gracia. Sostuvo que quizás los restos de pólvora en la cabeza hayan estado en el ambiente y que las pruebas de la época no eran tan determinantes como las de ahora. Lo cierto es que la autopsia estableció que sólo en esa herida hay residuos de pólvora, no en las otras. 

Si se creyera la hipótesis del perito mercenario habría que decir que por una casualidad cósmica la “contaminación con pólvora” sólo vino a producirse en el orificio de entrada de la bala.

Segundo, afirma que las lesiones de Urán le hubieran impedido salir del Palacio como lo muestra el video. Eso si, aclara que no se puede determinar el momento preciso en el que sufrió cada lesión. Si de eso se tratara, no habría que parar en las otras lesiones, si Urán tuviera un disparo en la cabeza tampoco habría podido salir vivo del Palacio. 

Si el doctor Máximo no puede determinar la hora de la lesión tampoco puede asegurar lo que alegremente concluyó.

El gobierno Santos sigue gastando dinero público para ocultar la verdad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.