Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/02/22 00:00

    Los titubeantes

    Nunca toman una decisión. Nunca fijan una posición. Tratan de quedar bien con todo el mundo y, como diría Angelino Garzón, se la pasan cual reinas de belleza, repartiendo sonrisas por doquier.

COMPARTIR

Nunca toman una decisión. Nunca fijan una posición. Tratan de quedar bien con todo el mundo y, como diría Angelino Garzón, se la pasan cual reinas de belleza, repartiendo sonrisas por doquier. No conocen la palabra coherencia y por estar en esas tienen indignados a más del 30 % de los colombianos que, según todas las encuestas, podrían terminar en las urnas depositando su voto en blanco como protesta a los políticos que evitan decir sí o no y se conforman con un “tal vez”.

Bastaría encender la radio o abrir las páginas de las revistas y los periódicos. De oportunistas y titubeantes está llena Colombia. Comenzando por el presidente de La República, que no sólo tartamudea sino que también titubea. Habla de Venezuela dizque para defender a los colombianos, pero no menciona ni por equivocación al canal NTN24, el mismo que mandó a apagar Maduro en ausencia de una protesta enérgica del primer mandatario de los colombianos.

NTN24 es un canal de origen colombiano; con capital colombiano, pero ante la necesidad de un reclamo contundente como el que esperaríamos de Santos, el presidente nos responde con puros titubeos.

Pero en un escenario distinto, titubea también el ministro de Defensa, que dice estar del lado de sus tropas cuando lo llenan de éxito pero no renuncia a su cargo cuando de asumir responsabilidades políticas se trata. Intentarlo no basta, ministro. Su renuncia ha debido ser irrevocable, así fuera por un mínimo de dignidad.

En todo caso, ahora cuando ha decidido continuar al frente de esa cartera, le corresponderá a Juan Carlos Pinzón contarnos si además de las grabaciones reveladas por la revista SEMANA, aprovechó para hacer una poda de altos oficiales que le resultaban incómodos a él; o al nuevo comandante de las Fuerzas Militares, Juan Pablo Rodríguez, o al proceso de paz, que exige ya demasiados silencios. ¿Podrá hacerlo sin titubeos, ministro Pinzón?

No para ahí la lista de tristes titubeantes. En el campo de la revocatoria a Gustavo Petro sí que hay ejemplos de vacilación. Comenzando por el propio alcalde, que ha cambiado de opinión frente a este mecanismo de participación ciudadana más de tres veces en un año.

Si alguien gana en bandazos, ese es Enrique Peñalosa. A mitad del 2013 dijo que votaría ‘sí’ en una eventual revocatoria. Al final de ese año dijo que ‘no’, a ver si los progresistas le daban el respaldo a la Presidencia. Como no lo logró, la semana pasada cambió de posición y anunció su voto, de nuevo, por el
‘sí’. En las últimas horas, ha escrito en su twitter que no se meterá en esos temas que lo distraen de su campaña, y mientras usted lee esta columna es posible que Peñalosa haya cambiado una vez más de opinión.

Tampoco es serio lo que está pasando en el centro democrático. Un grupo de representantes a la Cámara de esa colectividad iba a anunciar su respaldo a la iniciativa de revocatoria que lideran Miguel Gómez y Pacho Santos. Antes de hacerlo, alguno de ellos llamó a Fabio Valencia Cossio a informárselo y Valencia, ni corto ni perezoso, le prohibió tomar esa decisión porque era mejor “no meterse”.  

¡Ay de los titubeantes en todo el resto de partidos que tampoco asumen su responsabilidad con la ciudad y nos hacen el quite a los que queremos saber si irán por el ‘sí’ o por el ‘no’!...

***

En mi columna pasada publiqué la foto del ponqué que tenía estampada la cara de una candidata a la Cámara por Bolívar y que se usó en la piñata de un niño en Cartagena. El padre del menor agasajado ha llamado a la revista para aclarar que el niño fue quien escogió libremente ese motivo para su ‘pudín’ y no tengo más alternativa que creerle. Los niños cartageneros ya no quieren a Supermán o Batman sino a Nadia Blel en su ponqué de cumpleaños. Nada qué hacer.     

 
Twitter: @JoseMAcevedo
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.