Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/02/13 08:17

    ¡La tal comisión no existe!

    Digámoslo de una buena vez: la tal comisión de notables que nos llevaría derechito a la verdad sobre la comunidad del anillo, el cartel de los reintegros y las chuzadas a varios periodistas, literalmente no existe

COMPARTIR

Seguramente el presidente Juan Manuel Santos conoce bien esta frase atribuida a Napoleón: “Si quieres que algo sea hecho, nombra un responsable. Si quieres que algo se demore eternamente, nombra una comisión”. En efecto, el 9 de diciembre de 2015, el primer mandatario conformó su propia comisión para esclarecer la verdad detrás de los escándalos que estallaron en la Policía Nacional. Hoy, dos meses y algunos días después, nos alistamos para presenciar uno de los peores blufs en la historia de este gobierno.

Digámoslo de una buena vez: la tal comisión de notables que nos llevaría derechito a la verdad sobre la comunidad del anillo, el cartel de los reintegros y las chuzadas a varios periodistas, literalmente no existe. Ni jurídica ni administrativamente se ha dispuesto su creación y como el tiempo fijado para la entrega del informe final se cumple el próximo 9 de marzo, llama la atención que en la Presidencia no hayan hecho nada para darle vida legal a la dichosa comisión.

El pasado 11 de diciembre, la Procuraduría General elevó una solicitud de información a la ministra para la presidencia, María Lorena Gutiérrez. En su carta, el ministerio público indaga al Ejecutivo sobre la naturaleza, objetivo e integrantes de esa comisión temporal anunciada en los medios de comunicación con bombos y platillos. En la respuesta enviada por la ministra Gutiérrez el 5 de enero, la funcionaria le indicó a la Procuraduría que le haría llegar en los próximos días el acto administrativo de conformación del grupo de notables. Desde entonces hasta hoy ha pasado más de un mes y al órgano de control jamás le llegó la copia del documento prometido por la presidencia. La razón para no mandarlo no es un descuido de la siempre diligente doctora María Lorena sino que simplemente no existe un acto de creación legal de la comisión y, por lo tanto, estamos hablando de un grupo de tres ilustres ciudadanos que por más notables que sean no tienen ninguna capacidad real de acción, ni herramientas a su alcance, ni un sustento jurídico que justifique su misión.

Pero digamos que los exministros Juan Carlos Esguerra y Luis Fernando Ramírez y el excontratista de la policía Jorge Hernán Cárdenas (¡vaya independencia!), componen un grupo de ciudadanos desinteresados que buscan informalmente tirarle línea al presidente sobre la situación de la policía. ¿Cuántos informes de avance han entregado? ¿Han sido llamados por la presidencia para ver qué tanto han avanzado en su labor? ¿Cuántas veces han sido convocados por la secretaria técnica de la comisión? Me temo que las respuestas a estas preguntas no son para nada alentadoras. Es más, uno de los miembros de la comisión, el exministro Ramírez ha estado por fuera del país varias semanas de los dos últimos meses, lo que ha dificultado que exista una comunicación fluida entre los propios miembros de ese distinguido pero inútil grupo encargado de darnos luz en medio de las tinieblas.

Aunque algunos de ellos han hablado con miembros de la policía y generales en retiro, lo cierto es que de aquel notablato no saldrá nada revelador. Lo intuimos desde el principio siguiendo a Napoleón, pero ahora lo sabemos con certeza porque al gobierno ya no le interesa ni siquiera guardar las apariencias.

¿De quién fue la idea de esta comisión inútil y fantasma? Tal vez de algún asesor palaciego porque del ministro de defensa, seguro que no. El doctor Luis Carlos Villegas ya tiene su propia conclusión y cada vez que le preguntan por los escándalos del General Palomino y cómo avanza la investigación, él se apresura a afirmar que el director de la policía es inocente sin necesidad de que se lo diga ninguna comisión.

Sin duda, sabremos más de lo que pasa en la policía por las columnas de Daniel Coronell o las revelaciones de Vicky Dávila o de Claudia Morales que por lo que tengan a bien decirnos los distinguidos profesionales que conforman la supuesta comisión. Por cierto: ¿ninguno de estos últimos habrá notado que los llamaron para ser convidados de piedra o se estarán haciendo los locos para seguirle la pantomima al gobierno? La pura verdad es que esta tal comisión para investigar lo que pasa en la policía, ¡no existe!

Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.