Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2004/06/13 00:00

¿Cómo somos los colombianos?

A propósito de la publicación de su libro 'Palabras prestadas', una colección de definiciones tomadas de los medios de comunicación durante los últimos 10 años, el editor de 'SoHo' ofrece en exclusiva para Semana.com una colección de acepciones para la palabra 'colombiano'.

¿Cómo somos los colombianos?

Lugar común: los colombianos tenemos el don de la palabra. Y "la palabra es un don divino que distingue a los hombres de las bestias, para fortuna de estas últimas", como escribió, ahorrando palabras preciosas y usando palabras precisas, Óscar Alarcón hace un puñado de años en El Espectador. ¿Cuándo lo dijo? Lo dijo, en letras de molde, el 20 de febrero de 2001. El dueño de la frase y el momento del alumbramiento verbal importan, porque los colombianos tenemos una memoria tan frágil que apenas alcanza, según Juan Gustavo Cobo Borda, para ser "una foto de lo que estuvo vivo" (Cambio, 02/12/02).

Vivir aquí, escribió Daniel Samper Ospina en Cromos (12/06/00) es "ir haciendo un poco nuestra nota necrológica y aportarle al familiar que la va a escribir un par de adjetivos cada año, en la justa medida de nuestros comportamientos. Lo que sobreviva al despiadado flumáster del editor será el sedimento de nuestros días". Los colombianos, acostumbrados a la muerte, asistimos a ella como una novedad que se las arregla día tras día para tocarnos ese corazón que definía el poeta Roca como "aquel músculo que tenemos más arrugado que un bandoneón" (El Tiempo, 18/11/01). Somos, como decía Antonio Caballero, experto confeso en repetirse (el que es Caballero, repite), "un país que cada día es más igual que antes" (Cambio16, 08/01/96). Y en épocas de exaltación patriótica unanimista, estamos tan repetidos y confundidos que hasta la misma noción de patria nos resulta esquiva, como no sea en excepciones tan ácidas como la de Andrés Hurtado cuando asegura que "patria es allí donde está tu dinero y los muy ricos guardan su dinero en el exterior" (El Tiempo, 13/03/01).

Y en ejercicio de ese don de palabra tan colombiano, y de nuestras habilidades para tomar lo ajeno ("robar ideas a una persona es plagio; robar muchas es investigación", El Malpensante, 01/05/00), podríamos quedarnos alargando indefinidamente este Frankenstein conceptual sobre el colombiano, ese ser único que, como oyó decir Adriana Mejía, nació en un país de manicuristas, "porque todo se hace con las uñas" (El Colombiano, 20/01/97).

Estas y cientos de definiciones más de lo que somos y de lo que creemos y queremos ser nos asaltan todos los días en los medios de comunicación, agazapadas en columnas de opinión, declaraciones y titulares, y acosadas por el carácter efímero de los medios. Como queriendo hacerles el quite a la desmemoria y a la ingratitud de las ideas hechas de tinta, hace 10 años me comprometí en la tarea de 'pescar' definiciones que no merecían morir con el periódico del día siguiente, con la revista de la semana entrante, y comencé un trabajo de todos los días que se convirtió en libro. Así nació Palabras prestadas, una obra con alma de diccionario en cuyas definiciones, como dice Daniel Samper Ospina en el prólogo, está todo lo que somos, "lo bueno y lo malo que tenemos, la desvergonzada retahíla que han dicho nuestros políticos, nuestras excusas miserables, nuestra realidad delirante, y a la vez el ingenio que nos ilumina a los colombianos, la calidad de lo que leemos y el inesperado talento que mostramos".

Palabras prestadas está ensamblado con las palabras de todos, con las definiciones de país que inventamos o encontramos inventadas para nosotros en los diarios. Hecho también con todo lo que aborrecemos de nosotros mismos y con nuestros aterradores extremos, porque no tenemos términos medios, "o somos los más buenos o somos los más malos; en la única parte donde tenemos regulares es en las Fuerzas Armadas" (Jotamario Arbeláez, El Espectador, 08/11/99).

Para leer 20 definiciones de 'colombiano', tomadas del libro Palabras prestadas, Toque aquí.

*Periodista. Editor de la Revista SOHO

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.