Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/05/18 00:00

    Compañero del 9 de abril

    Sobre el viaje que realizaron Fidel Castro y Alfredo Guevara a Bogotá en 1948.

COMPARTIR

La revista Semana, en su confidencial “compañero del 9 de abril” señaló que tras el reciente fallecimiento de Alfredo Guevara, padre del cine cubano, se reveló lo que pocos sabían, es que Guevara era el compañero de viaje a Bogotá de Fidel Castro durante el 9 de abril de 1948. Le informo a Semana que esa revelación ya la habían hecho Guevara y Castro al periodista colombiano Arturo Alape, para su libro “El bogotazo” que se publicó en 1983. A continuación contextualizo el viaje que realizaron Fidel Castro y Alfredo Guevara a Bogotá en los primeros días de abril de 1948, basándome en los testimonios dados por éstos a Alape. Además, anexo fragmentos de los mismos donde aparece la revelación que supuso la revista se había conocido tras el fallecimiento de Guevara.

Contexto del viaje realizado por Fidel Castro y Alfredo Guevara a Bogotá en los primeros días de abril de 1948:

Hay dos eventos coincidenciales en Bogotá en abril de 1948, la IX Conferencia Panamericana  y La Conferencia de Estudiantes Latinoamericanos que era la antesala al primer Congreso de Estudiantes Latinoamericanos que iba a tener lugar en México pocos meses después. La delegación de Estados Unidos en la Conferencia Panamericana, presidida por el General Marshall, tenía el objetivo primordial de sacar un acuerdo anticomunista para América Latina, mientras la Conferencia Estudiantil planeaba aprovechar la audiencia de la Conferencia Panamericana para presionar como opinión pública la reclamación que el gobierno argentino se proponía plantear sobre el gobierno inglés por las Malvinas. Cabe anotar que por aquella época los peronistas enviaban delegaciones a distintos países, entre ellos Cuba, se reunían con estudiantes y hacían activismo político contra el colonialismo. Fidel Castro contaba con 21 años y simpatizaba con los movimientos que promovían la desaparición de las colonias en América  Latina. Además, tenía una gran aceptación entre los estudiantes universitarios de Cuba  opositores al régimen de Grau. De esa coincidencia anticolonialista  con los peronistas nace un acercamiento táctico con ellos. A Castro le surge la idea, frente a la Conferencia Panamericana, de realizar simultáneamente una reunión de estudiantes latinoamericanos contra el imperialismo estadounidense, defendiendo entre otros puntos: la democracia en Santo Domingo, la independencia de Puerto Rico y la devolución del Canal de Panamá. Fidel Castro sale entonces a buscar apoyo para la Conferencia Estudiantil, con dirigentes universitarios en Venezuela, donde se había producido el derrocamiento de la dictadura y había una actitud de los estudiantes muy revolucionaria. Luego Castro se va a Panamá, con igual propósito, donde los estudiantes estaban enardecidos por la ocupación estadounidense del Canal. Después viajó a Bogotá con máximo siete días de anticipación al 9 de abril e inmediatamente estableció contacto con estudiantes universitarios. Vale señalar que La Conferencia de Estudiantes fue algo organizado en muy breve tiempo y sobre la marcha. Sin embargo, se logró reunir un grupo de estudiantes bastante representativo, puesto que los estudiantes con los que se había reunido Fidel Castro en Venezuela, Panamá y Colombia hicieron contacto con otras organizaciones estudiantiles de Latinoamérica. Además, los argentinos habían hecho lo propio. Ahora, cuando los dirigentes de la Federación de Estudiantes Universitarios de Cuba (FEU) se dieron cuenta que se iban a reunir en Bogotá buen número de dirigentes estudiantiles, lo cual estaba asegurado por el financiamiento argentino, deciden participar oficialmente, mandando como representación al Secretario de la Organización, Alfredo Guevara y al Presidente, Enrique Ovares. Entonces, se reúnen en Bogotá dos delegaciones cubanas: la que acababa de llegar y Fidel Castro que llevaba un cierto tiempo recorriendo países de América Latina promoviendo la Conferencia. Gracias a ese trabajo de movilización Castro asume la representación cubana. Estando Castro en Bogotá estudiantes liberales lo ponen en contacto con Gaitán y lo llevan a visitarlo, tal vez el siete de abril, para explicarle las ideas que tenían sobre La Conferencia Estudiantil y pedirle apoyo. A Gaitán le entusiasmó la idea de La Conferencia de Estudiantes y no sólo les ofreció su apoyo sino que se comprometió con clausurar el evento con un gran acto masivo. Fidel Castro y Rafael del Pino, quien era otro cubano que anduvo con Fidel por esos días, se citaron nuevamente con Gaitán, para las dos o dos y cuarto de la tarde del día 9 de abril, para continuar conversando sobre la Conferencia de Estudiantes y concretar el acto que se iba a realizar al final del mismo, en el cual Gaitán estaba comprometido.

Fragmentos del testimonio de Fidel Castro a Arturo Alape:

“Ese día almorzamos en el hotel y estábamos haciendo tiempo para llegar a la hora de la cita con Gaitán”.  

“Sería la una y cuarto, la una y media o la una y veinte, cuando nosotros salimos del hotel para ir acercándonos allá…”  

“…cuando vemos que empieza a aparecer gente corriendo como desesperada en todas direcciones. Uno, dos, varios a la vez por acá, por allá, gritando, ¡Mataron a Gaitán! ¡Mataron a Gaitán! ¡Mataron a Gaitán! ¡Mataron a Gaitán!”  

“Empecé a ver manifestaciones de anarquía, a decir verdad, en la carrera séptima”.  

“Seguí caminando, esto sería entre la una y media y las dos menos cuarto, por la carrera séptima y llegamos a la esquina de la plaza en donde está el Parlamento”.

 “Yo fui avanzando y llegué más o menos al medio del parque”.

“Yo estoy en medio del parque, las piedras volando en todas direcciones”.

“Nosotros decidimos ir a hacer contacto con los otros dos cubanos que no vivían en el hotel. Uno, Enrique Ovares y el otro, un compañero nuestro de la Revolución, el compañero Alfredo Guevara, que estaba en una casa de huéspedes no lejos del sitio donde nos encontrábamos”.

“Llegamos a la casa de huéspedes, conversamos con ellos unos minutos, y en ese momento ya se ve como una gran procesión de gente, un río de gente que viene por una calle paralela más o menos a la carrera Séptima”.

“Cuando veo aquella multitud no sé para dónde van, dicen que para una división de policía, entonces yo voy y me uno a la multitud”. 

Fragmentos del testimonio de Alfredo Guevara a Arturo Alape:

“Los dos grupos en que se había dividido la delegación interna, nos habíamos propuesto encontrarnos porque teníamos que atender dos comisiones distintas en el Congreso. Ese momento planeado del encuentro coincide con el instante en que empieza a circular la noticia del asesinato de Gaitán. Yo recuerdo verme caminando hacia la pensión en que vivía, ya estábamos juntos Fidel y yo y los otros participantes y que según íbamos caminando iba con nosotros avanzando la noticia”.

“Parados ahí frente a la pensión empezamos a planear, incluso llegamos a planear que haríamos, puesto que no podíamos orientarnos ni nadie podía orientarnos…”

 “…pensamos que el único modo de orientarnos era ir a la universidad y buscar, situarnos con los estudiantes a haber qué era, qué estaba pasando en este país…” 

“Pasó una masa de gente en una dirección que después supe que era la división de policía. Y Fidel inquieto, apasionado él nos dijo me voy a incorporar, quiso ver, seguir aquello, se alejó de nosotros y yo no lo vi más”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.