Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/10/31 00:00

    Con Chávez todo… Sin Chávez nada (tercera parte)

    Quizás es un poco apresurado afirmar que el Presidente venezolano se ha recuperado y más en medio de la tormenta de rumores sobre su salud. Sin embargo, existen significativos indicios que así lo señalan.

COMPARTIR

Concluyendo la serie: Con Chávez todo… Sin Chávez nada, dedicada a los posibles escenarios políticos ante la recuperación, convalecencia o desaparición del mandatario y lo que ello significaría para el sistema político venezolano, se aborda el escenario de la recuperación. Quizás es un poco apresurado afirmar que el Presidente venezolano se ha recuperado y más en medio de la tormenta de rumores sobre su salud. Sin embargo, existen significativos indicios que así lo señalan. En primera instancia las propias declaraciones del presidente y de los diferentes miembros del gobierno, a los cuales se les puede acusar de hermetismo e imprecisión, pero hasta la fecha, no de mentir al respecto. En segunda instancia, la ambición reeleccionista, la cual solo es lógica, pero sobre todo estratégica, en el marco de una franca recuperación. Y finalmente, el pausado pero inminente regreso del ‘Chávez´s Show’, gobernando en vivo desde cualquier lugar de Venezuela.

El Presidente Venezolano, siempre auténtico en sus declaraciones, ha sostenido que después de las diferentes sesiones de quimioterapia el cáncer fue derrotado, según se desprende de los resultados de los últimos exámenes. En igual sentido se han expresado los obedientes funcionarios de su gobierno. Una vez instrumentalizada la enfermedad en el discurso político del chavismo, no como parte de un diabólico plan orquestado por el gobierno, como han llegado a afirmar algunos de los detractores más radicales, sino dentro de la contingencia estratégica permanente que siempre ha sabido capitalizar las dificultades en su favor. La recuperación del mandatario se ha planteado como el más reciente de los episodios del “sufrido” y “heroico” proyecto político “revolucionario”. Y no son pocos los réditos nacionales e internacionales que ha producido la enfermedad y ahora los que producirá la recuperación.

Si algo reconoce la oposición al chavismo es la gran capacidad estratégica del mandatario venezolano, e igualmente saben que el próximo año todos se juegan todo en las elecciones. Si al Presidente venezolano le quedaran dos años de vida como han llegado a firmar algunos medios ¿por qué presentarse a la reelección? En Venezuela, ante la ausencia del Presidente de la República en los tres primeros años se tendría que llamar a un nuevo proceso electoral, el cual sin Chávez o sin un sucesor sólido daría fácilmente la victoria a la oposición. En caso de estar gravemente enfermo y con un mal pronóstico médico el mandatario venezolano estaría trabajando en la preparación de su sucesor político y no pensando en su reelección. Chávez no solo tiene ambiciones políticas también tiene ambiciones históricas, incluso puede llegar a desear un lugar en el Panteón Nacional, y él sabe que su lugar en la historia depende en parte de su sucesor.

El regreso del ‘Chávez´s Show’, es quizás el indicio más fuerte de la recuperación del mandatario. Durante su convalecencia el mandatario que durante años gobernó en vivo y en directo desapareció de la parrilla televisiva y limitando su hiper-mediatismo a twitter. Desde los últimos exámenes sus apariciones en televisión han aumentado, nuevamente se le ve en las calles y en actos públicos, y planeando la agenda internacional más activa del continente.

Independientemente de los niveles de la confrontación política existentes en Venezuela y la extrema polarización, lo más deseable para el futuro político del hermano país es la resolución de las diferencias políticas en las justas electorales del próximo año. En el pasado tanto Chávez, 4 de febrero de 1992, como sus opositores, 11 de abril de 2002, intentaron implantar sus proyectos políticos por la fuerza, pero después de 12 años de gobierno “democrático y electoral” de la Revolución Bolivariana se llega al punto de corte, revisión y rendición de cuentas. Si la oposición va a gobernar Venezuela el único camino posible es derrotando plena y contundentemente a un recuperado Hugo Rafael Chávez Frías.


*Politólogo, Profesor y Joven Investigador del Observatorio de Venezuela de las Facultades de Ciencia Política y Gobierno y de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario. Presidente de la Fundación Surcontinente.

@ronalfrodriguez


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.