Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/04/15 00:00

    Consejo para un hijo despistado

    Podrías ser un sencillo abogado. Como tu papá, tu mamá, tu abuelo, tus tíos. Estudiar en la Universidad del Rosario, como todos nosotros

COMPARTIR

Mi hijo menor, que se gradúa en dos meses, no quiere contarme qué va a estudiar. No sé si es porque todavía no sabe, o porque la última vez que me lo dijo, puse el grito en el cielo. Mencionó la carrera de antropología, y en mis épocas de estudiante esa era una profesión de mamertos.

El mayor, en cambio, ni siquiera me consultó. No sé de dónde sacó unos genes rarísimos, que no existen por el lado de ninguno de los ascendientes de sus progenitores, y se matriculó en ingeniería industrial, sin que, hasta el momento, en esta familia de abogados, hayamos entendido en lo más mínimo qué es lo que estudia ni para qué le va a servir "cuando grande". Me contento con poner cara de interesada cuando me habla de materias como "Control encrustado", "Investigación operacional", "Simulación de tiempo discreto" e "Inteligencia computacional". Pero aparentemente, y eso es un chiripazo por estas épocas, nació para eso. El otro día hasta construyó con sus propias manos un robot que tenía como oficio meter bolas en una canasta. Y aunque quedé con la boca abierta, porque efectivamente las metía, no tuve el valor para decirle que el invento me parecía un poquito inútil. ¿Qué tal que en lugar de las bolas, supiera usar una aspiradora o una plancha? Me contentaría con que sólo supiera subir y bajar el churrusco con el que se lavan los inodoros. Para eso no se necesita tanta puntería.

Pero vuelvo al problema con mi hijo menor. De la antropología no ha vuelto a hablarme. Y gracias a Dios ni siquiera ha sugerido estudiar Comunicación Social, carrera que considero desde siempre un negocio de las universidades de las que los jóvenes salen sabiendo un poquito de nada. Hasta preferiría que se volviera antropólogo y mamerto.

Pero siempre preocupada por la responsabilidad que me cabe en la definición de su futuro, en el que lo más importante es que sea un profesional feliz, me encontré con un artículo en una revista para adolescentes (Seventeen, aporte de mi sobrina adolescente) sobre las alternativas de las profesiones que más oportunidades de trabajo tendrán en el futuro, y el descubrimiento me sorprendió.

Discretamente le dejé a mi hijo una cariñosa carta en su mesa de noche con las siguientes sugerencias:

1- Podrías estudiar personificación de robots, porque en 2025 se calcula que las ventas de robots como ayudantes de labores de hogar ya habrá llegado a los 66.000 millones de dólares al año. Pero deben ser amigables y seguros, y detrás de cada gran robot habrá un diseñador de su personalidad.

2- Podrías estudiar ingeniería de energía, para que el planeta dependa cada vez menos del petróleo. En 2020 la mitad de los recursos petroleros estarán agotados, si es que antes no hay una tercera guerra mundial por el control del oro negro.

3- Podrías estudiar ingeniería genética, porque la clonación ya es un hecho y muy pronto dependeremos de ella no sólo para curar nuestras enfermedades, sino para "diseñar" las características de nuestros hijos.

4- Podrías estudiar para ser intérprete de chino, y traducir los contratos de Colombia con los empresarios de China, porque en diez años, la economía de ese país representará más de un tercio del total mundial.

5- Podrías ser asesor de la tercera edad, porque como cada vez viviremos más, la gente adulta necesitará cada vez más ayuda legal, y asesoría en temas como medicina prepagada y pensiones. Las tasas de nacimiento seguirán decreciendo y los viejitos aumentarán en población.

6- Podrías ser artista de efectos especiales, para combinar el arte con la tecnología, hasta que ya no se pueda diferenciar la realidad de la fantasía, que es a donde vamos. Actores y locaciones se crearán de manera digital, y el concepto del cine y la publicidad habrá cambiado por completo.

7- Podrías ser diseñador de autos: carros ecológicos que funcionen con nuevos tipos de combustible porque la contaminación del planeta ya no da tregua.

8- Podrías ser agente de turismo espacial. Planear vacaciones para conocer otros planetas a bordo de hoteles espaciales. Muchas personas tienen ya reservaciones para volar dentro de poco a través de compañías espaciales privadas.

9- O podrías ser un sencillo abogado. Como tu papá, tu mamá, tu abuelo, tus tíos. Estudiar en la Universidad del Rosario, como todos nosotros. Después de acabar puedes especializarte en lo que quieras, incluso en el oficio del periodismo, como yo, o en historia, que tanto te gusta, o en economía, que es lo que yo hubiera querido hacer.

Pd: ¡Por Dios! No se te vaya a ocurrir ni por un momento que tu mamá te está presionando.

ENTRETANTO.... Se le colgó cuatro veces. ¿Qué marca de celular habrá utilizado el Presidente en su entrevista con 'la W'?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.