Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/03/01 00:00

    Conservadores “mermelados” perderían Curul

    Además de ser una vergüenza para el partido, deberían ser más responsables con sus electores, retirando sus candidaturas.

COMPARTIR

Consultados varios juristas expertos en asuntos electorales, muchos  coinciden que quienes en calidad de legisladores del Partido Conservador, se presentaron a la Convención a respaldar la reelección del presidente Santos; para el caso de las elecciones del Congreso del próximo 9 de marzo, en el evento de resultar elegidos, su curul resultaría viciada y muy susceptible de revocatoria con pérdida de investidura. 

Según el calendario electoral, los “mermelados” conservadores, que asistieron a la convención; para no afectar su futuro político, han debido retirarse desde el 9 de noviembre, abdicando a su curul, dejando en libertad a los directivos del partido, para que dispusieran de sus réditos políticos, y a la Registraduría para llamar a quién les siguiera en lista. 

Considero que los directivos del Partido Conservador, en cabeza del doctor Ómar Yepes  Alzate, deberían estudiar con mucho detenimiento este asunto, consultándolo con el Consejo Nacional Electoral,  y en caso de existir un latente riesgo desde el punto de vista jurídico, expedir un comunicado en tal sentido, para que los electores, ya con pleno conocimiento de causa, decidan si votan o no, por los “mermelados” reeleccionistas, en las elecciones del 9 de marzo próximo. 

Claro que al señor veedor del partido le faltó aclarar antes de la Convención la calidad de los convencionistas tránsfugas. Tuve en mis manos una proposición en tal sentido, firmada por el jurista Jesús Andrade Mora, que me autorizó para presentarla al señor presidente, quien me recomendó hablar con el veedor. Finalmente, fue radicada ante el señor secretario del partido para que le diera trámite en el inicio de la convención. Lamentablemente dicho señor, que parece ser mermelado, la engavetó, hasta la presente fecha no se sabe que hizo con ella.

Estoy casi seguro que si este procedimiento se agota como primer punto del orden del día de la Convención, no estuviéramos atravesando semejante mar de incertidumbre, que a más de un mes de celebrada la Convención no se sabe que vaya a pasar. 

Siempre he creído que el Estado debe garantizar a los ciudadanos la pureza de los candidatos aspirantes a los diferentes cargos de elección popular. El país no puede seguir asistiendo a la más vergonzosa rebatiña de curules y posiciones burocráticas, que son demandadas inmediatamente pasan las elecciones por diferentes casos de inhabilidad.

No hacerlo resulta siendo cómplice de los descalabros legislativos y administrativos que se presentan, convirtiendo la administración pública en un tire y afloje de nunca acabar, con el grave perjuicio para los electores, y la frustración de las regiones en sus planes y programas de desarrollo propuestos por el candidato de marras.

Creo que el ciudadano merece todo el respeto y consideración, debido a la poca seriedad de nuestro sistema electoral porque se ha perdido el entusiasmo para concurrir a las urnas. 

Los candidatos que irresponsablemente se lanzan a una contienda electoral a sabiendas que no pueden hacerlo, se han convertido en el peor de los obstáculos para la administración pública, tanto nacional como departamentales y municipales. Según investigaciones realizadas, las administraciones con mayores atrasos e índices de corrupción, lo están arrojando las regiones y municipios afectados por este flagelo de inestabilidad política. 

A estos individuos que actúan en forma tan indebida, les debe caer todo el peso de ley, no se justifica que después de semejantes debacles electorales, nada pase y los delincuentes de marras continúen participando en nuevas gestas democráticas, como si nada hubiese pasado.

Los convencionistas conservadores que el pasado 26 de enero asistieron a la Convención en calidad de senadores, representantes, diputados, concejales y ediles, elegidos por el Partido Conservador, y respaldaron la reelección del presidente Santos, quedaron incursos en el delito de doble militancia de conformidad con sentencia de la Corte Constitucional C-490/ 2011, cuyo objetivo y filosofía es la de darle mayor seriedad a los partidos, y movimientos políticos, que gozan de personería jurídica.

La figura de doble militancia acaba de perfeccionarse para los llamados “mermelados” al haberse retirado de la Convención  Conservadora. Cuando en realidad, tal militancia, estaba en entredicho su figuración como conservadores dentro de la Convención en calidad de reeleccionistas del presidente Santos, era violatoria de los estatutos del partido. 

No se necesita mucha esfuerzo jurídico para dilucidar que quienes estaban integrando el tribunal de garantías dentro de la Convención, lo eran en calidad de jueces y por lo tanto carece de todo fundamento que se alegue que al haberse desintegrado con la salida de los convencionistas reeleccionista, la convención se quedó sin tribunal de garantías, quienes cometieron el delito fueron ellos, que se retiraron y serán quienes tengan que responder ante las autoridades competentes por semejante desfachatez

urielos@telmex.net.co
urielos@hotmail.es
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.