Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/12/10 00:00

    Corrupción y judicialización

    La frase de Turbay tal vez es el paradigma de lo que debe ser una promesa de candidato: algo que no se puede cumplir, ni va a cumplirse.

COMPARTIR

Cuenta doña Amparo Canal, a propósito de la famosa frase de su difunto marido, el presidente Julio César Turbay Ayala, sobre la necesidad de "reducir la corrupción a sus justas proporciones", que "aquí vino un día un historiador francés y nos dijo: 'Es la frase más inteligente que he oído'".

No se me ocurre quién podría ser ese historiador que había oído tan pocas frases. Pero puedo entenderlo. Desde el punto de vista de un estudioso de la historia, la frase de Turbay puede ser tomada como un comentario humorístico referido a algo imposible: tapar el sol con un dedo, o cosa así. La propia doña Amparo acota entre risas: "¿Qué país del mundo ha podido acabar con la corrupción? ¡Ninguno!". Y no hablemos de países. Cuando Dios mismo, el todopoderoso Dios del Génesis, quiso "reducir a sus justas proporciones" la corrupción reinante en las ciudades malditas de Sodoma y Gomorra, que calculaba en diez hombres justos, no pudo encontrarlos: tuvo que destruir las dos ciudades. Pero la frase de Turbay no era un comentario humorístico, sino una promesa de campaña electoral. Tal vez el paradigma insuperable de lo que debe ser una promesa de candidato: algo que no se puede cumplir, ni va a cumplirse. El propio Turbay, una vez elegido presidente, lo que hizo fue lo contrario de lo prometido: expandió considerablemente las proporciones de la corrupción, que eran ya bastante amplias en Colombia.

Hoy lo copan todo. Y por eso todo, en Colombia, va a parar a un juzgado. Basta con leer los periódicos para comprobar que no hay ni una sola información que no se refiera a un caso de corrupción, o a su consecuencia directa, que es una denuncia penal. Tomo un periódico de hace ocho días -El Tiempo del viernes 2 de diciembre- y leo, página tras página, las siguientes noticias:

"Caso del teniente Muñoz se complica. (...) el mismo presunto agresor recibió las denuncias de las familias (de los niños asesinados)". "Imágenes de la captura de alias 'Valenciano'". "Hallan 180.000 niños fantasmas" (se trata de registros de matrículas inflados por los colegios para cobrar subsidios fraudulentamente). "Caso de Las Pavas abre debate sobre control oficial de las víctimas". "Dudas en bombardeo a Santo Domingo, Arauca". "Desde ayer, cárcel para los racistas". "Los Nule piden anular el proceso en su contra". "Primera condena contra ex AUC por abuso sexual". "Piden enviar a la cárcel al exdirector de la Dirección Nacional de Estupefacientes". "20 años de sanción". "Congresista investigado recusó a todo el Consejo de Estado". "Polémica entre Uribe y 'CM&' por divulgación de declaraciones. El exmandatario escribió: 'Esto merece denuncia penal'". "Demandan a RCN por novela de Joe Arroyo". "S. Moreno tendrá que responder por cohecho". "Conexión con TransMilenio: esperan concepto del Consejo de Estado". "Así será la marcha contra las Farc y por la libertad de los secuestrados". "La Comisión de Acusación desaparecerá". "Desconfió de la Justicia Penal Militar" (dice un representante a la Cámara. "¿Otro caso de fraude?", se pregunta el periódico en una nota editorial; y en otra comenta: "El problema llegó a ser de tal tamaño que la Corte Constitucional, en su sentencia...". Y remata el caricaturista Papeto: "El niño tiene amiguitos imaginarios porque el gobierno les paga la educación a niños que no existen".

No revisé las secciones de anuncios clasificados, pero no me extrañaría que estuvieran llenas de ofertas fraudulentas que a su vez darán lugar a procesos judiciales, con las consiguientes informaciones y comentarios.

Y también la justicia está corrompida. Por eso la reforman. (Y nadie cree en su reforma).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.