Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/01/23 12:42

    Corrupción

    La corrupción no es un cáncer nuevo, como de repente pretenden hacernos creer algunos políticos ahora que el país se quedó sin el eterno caballito electoral de las Farc.

COMPARTIR

No inició con Odebrecht, con la mermelada, en la presidencia de Uribe o en algún gobierno anterior. Turbay Ayala decía que había que llevarla a sus justas proporciones, lo cual indica que ya para entonces, a finales de los setenta, estaba desbordada. Los políticos siempre han robado. No es que antes lo hicieran menos o, como se escucha, que lo hicieran “mejor”. Sucede que Colombia cada vez menos admite este delito, sumado al hecho de que hoy hay más mecanismos para seguir su rastro.

Hay regiones en las que a los políticos se les tiene como una especie de dioses, no por su buen ejemplo moral y ético sino porque son dadores de puestos. Decir algo en contra de ellos es perder la oportunidad el denunciante de robar él mismo. Y este es parte del problema: la corrupción carece de sanción social. Está demasiado generalizada la idea de que en este país solo robando se puede hacer plata y de que a quien roba no le pasa nada, pues así vaya a la cárcel sigue viviendo con lujos y comodidades.

La corrupción hay que atacarla, hay que buscar todos los mecanismos para llevarla, al menos –al menos, enfatizo, “a sus justas proporciones” (una frase de la realpolitik que, por irónica, no deja de ser cierta), pero con la meta clara de que algún día el desangre estatal sea cero. La manera de enfrentarla es, precisamente, cero impunidad con los corruptos. Y que paguen cárcel como cualquier otro criminal. Pero mientras se siga votando por políticos a los que se admira por haberle robado al Estado, no hay esperanza de cambio.

De palabra, nadie está en contra de ella. El país corea al unísono que este cáncer requiere la quimioterapia más agresiva, al tiempo que en medios y redes se leen críticas por la superficialidad como algunos políticos abordan hoy el tema. El tema amerita un debate profundo y serio, más allá de una simple campaña de momento: la palabra corrupción en boca de un político en tiempo electoral se vuelve hueca, banal. Un amasijo vacío, sin contenido.

Al parecer no es el mensaje, sino quien lo dice. De un político moderno se espera un debate progresista y una campaña con una propuesta novedosa y creativa para sacar a Colombia de este atolladero, no un discurso populista. No se renueva en la política repitiendo sobre tierra trillada y desgastada. Seguir discutiendo lo que sabemos que no es más que mero eslogan electoral, ¡embúa! Lo mismo hace cada cuatro años cualquier político de pacotilla, como los de mi pueblo.

He aquí una gran contradicción: a pesar de ser el mayor problema, no es el discurso del gran líder con visión que Colombia actualmente necesita. Hay temas igual de urgentes, como la implementación del acuerdo de paz o, más aun, la unidad nacional. Un líder que luche porque la paz no sea un asunto de guerrillas y acabe con la polarización que hace casi setenta años se profundizó aún más en el país, alguien así vale la pena. Alguien que lleve al país hacia delante. Lo demás es más de lo de siempre.
PD: Con la Trump llegó también la era de la “verdad alternativa”: no es lo que sucede, sino como lo lee el gobierno.

@sanchezbaute 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.