Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/03/23 00:00

    A los críticos del TLC (Por Jorge Borrero)

    Criticar esta bien, pero propongan....

COMPARTIR

Criticar el producto final de un proceso de negociación es supremamente fácil, el negociar por naturaleza implica buscar un punto medio, cediendo en algunos aspectos para lograr ventajas en aquellos que se consideran de mayor relevancia. Es una utopía pretender salir de una negociación con una posición 100% ganadora.

Si un agente de cualquier tipo (económico, político, personal etc.) entra en un proceso de negociación, es por que busca unas prebendas y concesiones otorgadas por su contraparte, y sería absolutamente ingenuo pretender que esta no solicitará nada a cambio.

Durante la crisis de los misiles cubanos el presidente Kennedy tuvo que desmantelar sus instalaciones de misiles de alcance medio en Turquía y comprometerse a que sus fuerzas armadas jamás intentarían una invasión a Cuba; a cambio consiguió el retiro de los artefactos nucleares que la Unión Soviética tenia estacionados en la isla, los cuales representaban el mayor peligro para EEUU y el balance estratégico global. A quién se le ocurre creer que Kruschev (aun si quisiera), habría desmantelado su armamento a cambio de nada?, los mismos militares Soviéticos lo habrían retirado del poder antes de llegar a ese punto.

Ante esta situación las voces de critica no se hicieron esperar en ambos lados de la cortina de hierro, por el lado de los comunistas el mismo Ernesto Guevara discutió con Fidel Castro por permitir que los soviéticos retiraran su arsenal de destrucción masiva, y en Estados Unidos los sectores más radicales de derecha criticaron a Kennedy y a su hermano Robert por su aparente debilidad frente a los Soviéticos. La verdad de los hechos es que ambas potencias hicieron concesiones, gracias a las cuales se evitó el Apocalipsis; ¿qué habría pasado si Kennedy hubiese accedido a los arranques bélicos de sus generales (encabezados por Curtiss LaMay, quien en la segunda guerra mundial incendió a Tokio entero), ¿ó si Kruschev hubiese atacado a la flota de bloqueo que los americanos desplazaron al caribe para ejercer la cuarentena de Cuba?, seguramente yo no estaría acá escribiendo estas líneas ni ustedes leyéndolas. Las posiciones de los contradictores en esos años tienen algo en común: ninguna planteaba un escenario alternativo que garantizara que no se daría un holocausto nuclear que nos enviara de vuelta a la edad de piedra.

En un escenario menos dramático pero igualmente trascendental, nuestro país acaba de firmar el Tratado de Libre Comercio que regirá el acceso de las exportaciones colombianas al mayor mercado del mundo, que de paso es nuestro socio comercial No. 1: Estados Unidos.

Al igual que Kennedy, Uribe ha tenido que soportar las criticas de sus contradictores, que le fue mal a los arroceros, que maltratamos a nuestros vecinos por las importaciones que le entregamos a Estados Unidos etc. Encontrar falencias en el TLC es muy fácil, después de todo es el producto de una negociación en la que tuvimos necesariamente que ceder, no hace falta más que revisar cualquiera de los puntos sobre los cuales Colombia hizo concesiones para encontrar algún motivo para criticar, eso lo puede hacer cualquiera. Lamentablemente las voces de crítica, las pesimistas, son las que mayor eco encuentran en los medios, aun si solo representan a una minoría.

Lo mas interesante del caso es que quienes se oponen al TLC han hecho un esfuerzo enorme por lograr que esas críticas obtengan una difusión exagerada, pero no han mostrado el mismo interés por hacer conocer alguna propuesta alternativa. ¿Ignoran acaso que las preferencias que unilateralmente nos había concedido Estados Unidos a través del APTDEA, las cuales ya habían sido prorrogadas estaban llegando a su fin?, es decir que sectores como los textileros tendrían que entrar a competir con productores de la clase de los asiáticos, muchísimo más competitivos y que operan con unas estructuras de costo que nuestros empresarios ni haciendo el mas salvaje de los recortes de nomina podrían replicar?

Me encantaría leer alguna alternativa al TLC sugerida por esos contradictores explicando que haríamos con las exportaciones que actualmente gozan de las preferencias arancelarias contempladas en el APTDEA, ¿las enviamos para Venezuela?, eso si sería grave, primero ese mercado no tiene las dimensiones del americano, segundo pasaríamos a depender enteramente de las decisiones del gobierno Chávez (eso si sería falta de patriotismo), y tercero, terminaríamos convierténdonos por transitividad en dependientes del petróleo, tengamos en cuenta que la economía venezolana se recuesta casi en su totalidad en el gasto público financiado por las regalías petroleras. Bueno si no es Venezuela, ¿en que están pensando?, ¿MERCOSUR?, si tendrá la misma capacidad para absorber nuestras exportaciones que la economía estadounidense, no creo. O será que la cosa es por el lado de China y Asia? Despierta mas preguntas que respuestas, además es evidente que venderles a los Chinos todo lo que vendemos en Estados Unidos es bien complicado, no cualquiera puede entrar a competir en ese país.

Siendo esta la situación, creo que a los opositores les llego la hora de pasar del dicho al hecho, de mostrar números, escenarios, a dejar la mal llamada “retórica nacionalista” y comenzar a pensar, a sugerir, que expongan alternativas al TLC (si es que las hay). Recordemos que el sector exportador fue la tabla de salvación de la economía colombiana después de la recesión del 99, cuando colapsó la dependencia sobre la construcción; y que la mayor parte de esos bienes exportados fueron a parar al mercado estadounidense. Por mi parte me parece que es un mayor acto de patriotismo garantizar el crecimiento económico y el empleo de miles de colombianos que el de criticar la mayor oportunidad de negocios en la historia reciente del país apoyándose en el ya “trillado” discurso del imperialismo yankee.

Jorge Borrero, economista
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.