02 julio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Croacia, el nuevo miembro de la familia europea

Por Rafael Rodriguez-Jaraba*

OPINIÓNA ninguna nación le faltan fuerzas para progresar, lo que a muchas les falta es voluntad para hacerlo.

Croacia, el nuevo miembro de la familia europea.

Víctor Hugo y Wiston Churchill presagiaron un futuro común para Europa.

El poeta francés dijo: “Llegará un día en que en Europa no habrá campos de batalla distintos al del mercado que se abra al comercio y al de los espíritus que se abran a las ideas”.

PUBLICIDAD
>
A su vez el Premier británico, en inolvidable discurso pronunciado en 1946 en la Universidad de Zúrich manifestó: “Existe un remedio que en pocos años podría hacer a toda Europa libre y feliz; consiste en volver a crear la familia europea y dotarla de una estructura bajo la cual pueda vivir en paz, seguridad y libertad”.

Siguiendo esas premoniciones, y gracias a los desvelos de Adenauer, Monnet, Schuman y Gaspieri, en 1957 se firmó el Tratado de Roma que selló la Unión Europea, depuso siglos de guerras y confrontaciones vecinales, y fundió las bases de una Zona de Libre Comercio, la que luego evolucionaría a Unión Aduanera.

El Tratado de Roma más que un acuerdo integracionista, es el triunfo de la ciencia sobre la ideología. A partir de su vigencia, la economía en Europa se empezó a regir por la racionalidad científica y no por la ideología política, tal y como lo había implorado 100 años atrás David Ricardo, quien también advirtió los desajustes monetarios iniciales que ello implicaría, los cuales hoy bien conocemos.
 
Pero lograr la integración de Europa no ha sido tarea fácil, máxime si se debe reducir la anchurosa brecha económica que distancia a sus naciones, lo que exige decidida generosidad e invencible perseverancia en la búsqueda de un consenso que haga posible alcanzar el sueño de construir una unión más justa, igualitaria y fraterna.

El pasado domingo, Croacia se convirtió en el 28º miembro de la Unión Europea, 20 años después de proclamada su independencia de la antigua Yugoslavia y en momentos en que pareciera que empieza a ceder la crisis que con dureza sacude la eurozona.

Para el pueblo Croata su ingreso a la familia Europea, es tanto como la restitución de su estipe, la consolidación de su joven democracia y el primer capítulo de su nueva historia.

El ingreso de Croacia evidencia la fe en la causa europea, en la que todos y en favor de todos, suman esfuerzos y voluntades en la esperanza de alcanzar un futuro más promisorio y seguro para las nuevas generaciones.

La llegada de cada nuevo socio a la Unión, es un reto y un desafío para ella. La confluencia de diversas razas, lenguas, credos, principios, costumbre, valores y convicciones, sumado a la diversidad normativa de cada nación, hace del propósito de la integración un camino desafiante y apasionante, lleno de vicisitudes, las que sin prisa y sin pausa se van superando, como en efecto está sucediendo.

Después de Croacia, vendrán otros países de la larga lista de espera, y el viejo continente terminará reagrupándose sin que las naciones que lo conforman pierdan independencia, soberanía y autodeterminación, y si ganen confianza y obtengan cooperación y reciprocidad.
De estar vivos sería inmensa la satisfacción de Víctor Hugo y Churchill, al ver que el sueño de la integración no sólo se consolidó en el viejo continente, sino que antes que tarde, terminará extendiéndose a otras latitudes.

Con no poca razón El Despachador de Hadera dijo: “A ninguna nación le faltan fuerzas para progresar, lo que a muchas les falta es voluntad para hacerlo; la integración aumenta la fuerza y la disgregación debilita la voluntad.”

Entre tanto América Latina se mantiene atomizada y los esfuerzos integracionistas son cada día más escasos y antes que reales, nominales. Debemos mirar hacia Europa para aprender de ella como se corrigen los errores.

* Director de Rodríguez-Jaraba & Asociados. Consultor en Derecho Empresarial, Financiero, Negocios y Contratación Internacional. Profesor Universitario.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad