Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/11/11 00:14

    ¿Cuál verdad?

    ¿Cuál verdad será la que prime, la que emane de la Jurisdicción Especial para la Paz, o la que surja de la Comisión de la Verdad?

COMPARTIR

El jueves pasado se dio a conocer el nombre de las 11 personas que harán parte de la “Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición”, cuya creación fue acordada entre el gobierno y las Farc. El 26 de septiembre pasado, también se dio a conocer el nombre de los 51 magistrados que harán parte de la Jurisdicción Especial para la Paz –JEP-, cuya reglamentación se está debatiendo en el Congreso,  sin que aún  la Corte Constitucional se haya pronunciado sobre su constitucionalidad.

A diferencia de la JEP,  la Comisión de la Verdad va empezar a funcionar primero, pues ella misma se dictará su reglamento y actuará de acuerdo con su propia metodología, sin que el Congreso ni la Corte Constitucional tengan que intervenir.  En este escenario la Comisión de la Verdad va a tener un gran protagonismo, pues debido a  las demoras de la JEP, tomará la delantera en materia de esclarecimiento de la verdad.

Así las cosas, es necesario leer los acuerdos del Teatro Colón para mirar cuáles son los alcances de esta comisión cuyo poder de influencia en el escenario político-electoral que se inicia, será de la mayor trascendencia. Cuando se repasan los textos del acuerdo (página 131), aparecen de nuevo grandes preocupaciones, pues a pesar que siempre se insistió en que una de las más importantes características de las comisiones de la verdad que se han creado en más de 30 países, es que ellas, en desarrollo de su carácter “extrajudicial”,  no identifican responsabilidades individuales, la de Colombia tiene como uno de sus mandatos “promover y contribuir” al reconocimiento de responsabilidades no solo colectivas sino  individuales.

Si se insiste en que la Comisión de la Verdad tenga la facultad para identificar responsabilidades individuales, la gran sacrificada será la “verdad verdadera”,  pues una misma persona podría dar una versión con respecto a sus crímenes ante la Comisión de la Verdad, buscando quedar bien ante la sociedad y ante la historia, y por otro lado llevar una versión distinta ante los magistrados, para ganarse los beneficios de la JEP ¿con cuál verdad nos quedaríamos los colombianos?

De acuerdo con el diseño de la JEP, esta contará con una “Sala de Verdad y Reconocimiento” ante la cual se supone acudirían “individualmente” quienes quieran someterse a esa jurisdicción, para decir la verdad en un ámbito puramente judicial. Si una persona ha tomado la decisión de decir la verdad ante una instancia judicial, ¿por qué podría acudir ante la Comisión de la Verdad para dar otra vez su versión? O es que acaso ¿una es la verdad que se dice ante la JEP y otra la que se dice ante la Comisión de la Verdad?

Si se trata de la misma verdad, como todos los colombianos lo esperamos, insistir en que la Comisión de la Verdad dentro de su ámbito de funciones promueva y contribuya al reconocimiento de responsabilidades individuales, no haría sino entorpecer la labor de la futura JEP, o de la justicia ordinaria si fuera el caso, creando confusión y desorden. Además hay que recordar que  para las víctimas la verdad relevante es la que se reconoce ante la JEP, pues de ella y no de un documento puramente político, emanará su reparación con respaldo judicial y vinculante.

No es gratuito que las comisiones de la verdad que se han creado en el mundo, se limiten a la identificación de responsabilidades colectivas, (grupos rebeldes, organizaciones terroristas, el propio Estado, etc.) pues de no hacerlo terminan reemplazando  las instancias judiciales. Ya tenemos bastante con los súperpoderes que se le quieren dar a la JEP, para que ahora los 11 miembros de la Comisión de la Verdad terminen siendo más poderosos que los 51 magistrados de la JEP.

*Exviceministro de Justicia. Decano Escuela de Política y Relaciones Internacionales, Universidad Sergio Arboleda.                      

@ceballosarevalo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.