Domingo, 19 de octubre de 2014

| 2013/08/06 00:00

Cuando los corruptos se visten de gloria

Vergonzoso que sea Guido Echeverri, el destituido gobernador caldense, quien promueva candidatura a la Gobernación.

No hay peor desgracia para un departamento cuando algunos de sus dirigentes  visten de gloria a los corruptos, que a toda costa pretenden seguir gobernando para ocultar sus desfachateces en los laberintos de su propia conciencia.    

El domingo 25 de Agosto, se celebrarán las elecciones atípicas en el departamento de Caldas, como consecuencia de la decisión del Consejo de Estado, de anular la elección del entonces gobernador Guido Echeverri Piedrahita, por haberse inscrito a sabiendas que estaba inhabilitado, puesto que su esposa desempeñó el cargo de secretaria de Hacienda de Manizales, dentro del período de prohibiciones establecido por la ley. 

Los tres candidatos que compiten son de excelentes calidades humanas y profesionales, sus hojas de vida han sido sometidas a los organismos de control, quienes, hasta la fecha, no han dicho que existan investigaciones de tipo penal, fiscal, administrativo, o disciplinario. 

Sin embargo, existe preocupación en los entes gubernamentales con la candidatura del doctor Julián Gutiérrez, puesto que, además de haber sido jefe de campaña del señor Guido Echeverri con el mismo conocimiento de causa sobre su inhabilidad, se promociona por todas partes con el destituido gobernador, cuyo impedimento político y moral va mas allá de las responsabilidades civiles, penales y disciplinarias que tendrá que afrontar en el inmediato futuro. Guido engañó a sus electores y se hizo elegir a sabiendas de que no podía hacerlo.

Es que los caldenses debemos reflexionar sobre la gravedad de este hecho: las elecciones atípicas, por cuenta del señor Guido Echeverri costarán a los contribuyentes aproximadamente 10.000 millones de pesos, fuera de la postración moral y administrativa en que se encuentra nuestro departamento y sus municipios por causa de una aventura cínica e irresponsable, con graves consecuencias sociales, económicas y políticas para el presente y futuro desarrollo de Caldas. Esto se suma al mal ejemplo que con este acto tedioso se le está mandando a presentes y futuras generaciones.

Pero lo más grave con el señor Guido Echeverri está por venir. Como lo han expresado respetables columnistas de opinión, su administración fue toda una horda de contratos turbios  y amañados, que con el correr de los días se irán descubriendo. Su patraña y cizaña quedará confirmada como el peor de los engaños a la nobleza de quienes lo eligieron de muy buena fe. 

Es difícil entender que destacados dirigentes se estén prestando para semejante tropelía, puesto que no deja de ser un engaño para la opinión pública que quien nos llevó por los caminos equivocados ahora pretenda sacar pecho para hacernos creer que nada ha pasado, y que tiene derecho a seguir mandando en nuestro ya sufrido y martirizado departamento.

Los caldenses debemos votar el próximo 25 de agosto con sentido de responsabilidad, deponiendo los odios y rencores que se hayan podido orquestar en el pasado con el ejercicio de la política. Hay que ser conscientes que todos somos responsables, directa o indirectamente, de los hechos acaecidos en Caldas en las últimas décadas. 

Algunos dirigentes de diferentes partidos y grupos políticos, como el caso del senador conservador Luis Emilio Sierra, que se encuentran respaldando la candidatura del doctor Julián Gutiérrez, deberían reconsiderar tal actitud y regresar a las bases de sus partidos. Así se evitarían contratiempos en el futuro, especialmente, al solicitar los avales para las elecciones del 2014, donde muy posiblemente se les endilgue doble militancia, transfuguismo o la violación a la Ley de Bancadas.  

La indiferencia y la apatía no generan ningún valor agregado para nuestra democracia. La no participación en las urnas es la peor manifestación de no querer solucionar los graves problemas que nos asfixian y, por consiguiente, los planes y programas de desarrollo se obnubilan la mayoría de las veces en los entes nacionales, puesto que una región sin mayor participación democrática no es acreedora a los mayores beneficios del Estado. 

Ahora que estamos en las épocas de los TLC, si queremos organizar un potencial exportador, debemos ser mayoritariamente participativos. No olvidemos que los organismos de crédito internacional tienen muy en cuenta la mayor participación ciudadana en las urnas.

Caldas posee un potencial exportador en todos los campos de la actividad productiva. Para lograr un portafolio de estas características, se hace indispensable que el futuro gobernador, proceda a levantarlo en el departamento y sus municipios, con sus respectivas fichas técnicas, para identificar compradores nacionales e internacionales. 

Caldas requiere de mas presencia nacional e internacional con sede en la capital de la República. Para ello, se necesita de toda una logística acompañada de las Cámaras de Comercio, la empresa pública y privada, con participación de cada uno de sus municipios. Manos a la obra queridos caldenses, el futuro es nuestro. No olvides que la indiferencia es el argumento de los débiles.  


urielos@telmex.net.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×