Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2010/10/11 00:00

    Cuando ganar es perder un poco

    Con P se escribe perder, el verbo con el que mejor se puede describir el presente del fútbol colombiano.

COMPARTIR

Es una letra simpática la P. Con P se escribe Piedad, Procurador y hasta Prevaricato. Con P se escribe también perder, el verbo con el que mejor se puede describir el presente del fútbol colombiano. Más allá de que la selección le haya ganado a Ecuador, y para desilusión de muchos que se ilusionan con poco, Colombia, bajo el mando de Bolillo Gómez está -parafraseando al filósofo- ganando un poco pero también perdiendo mucho.
Por absurdo que suene, y pese a que los recientes resultados de Gómez al mando de la selección hagan sacar pecho a muchos, no son más que un espejismo, fruto del afán de un técnico que evidentemente dejado por el tiempo y la evolución del fútbol, se aferra a las figuras consagradas de siempre como Córdoba, Yepes, Mondragón o el mismo Amaranto Perea.

¿Por qué? No porque alguien con dos dedos de frente crea que ellos pueden ser la base para Brasil 2014. Para entonces tendrán edad más para reemplazar a Gómez en el banco o para ser comentaristas de televisión, que para saltar a una cancha de fútbol. Tampoco por que atraviesen un momento rutilante, pues realmente son pocas las palomitas que, hoy por hoy, le queda a la mayoría en sus equipos europeos.

Ni siquiera como reconocimiento a unos jugadores históricos y ganadores, pues la ausencia de los últimos tres mundiales demuestra que no son propiamente eso. Mucho menos porque su presencia ofrezca una revolución táctica a un técnico que –como Pambelé cuando alucinaba en sanatorio cubano con que todavía era campeón mundial- aún cree tener a Valderrama y Asprilla. Ahora apenas tiene a Giovanny Moreno, que no le suelta una pelota a nadie o a Teofilo Gutiérrez, que no le hace un gol a nadie.

La razón no es otra que la misma cobardía que siempre se ha criticado a Bolillo en sus planteamientos, y que ahora lo impulsa a engañarse a sí mismo y a todos. Para no arriesgar antes de tiempo el puesto que tan obsesionado lo tenía -y que solo la conjunción de verdaderos astros como Bedoya y Maturana hicieron posible- insiste tercamente con fórmulas que pueden ser exitosas para ganarle a Ecuador en New Jersey en 2010, pero no a Argentina o Paraguay en las eliminatorias, por allá en 2012 o 2013.

Por ejemplo, el pasado viernes frente a los ecuatorianos, Colombia perdió. Mas allá de haber ganado con un gol a última hora de Falcao García se perdió una vez más la oportunidad de hacer un trabajo que sirva para algo distinto a mantenerle el puesto a Gómez.

En primer lugar, es justo decirlo, se le reconoce a un equipo de Bolillo el mérito de haberse impuesto en un gramado estadounidense extrañamente desprovisto de las líneas de fútbol americano que tradicionalmente habían facilitado a los jugadores el cumplimiento de las instrucciones del técnico antioqueño sobre si atacar hacia oriental u occidental.

Pero más allá, es poco el provecho real que pudo sacar Colombia de este partido. Gómez, sigue insistiendo con una defensa sólida pero envejecida, mientras sigue ignorando inexplicablemente a Cristian Zapata y Edwin Valencia: titulares indiscutidos en Italia y Brasil, y con una edad que le permitiría comandar la defensa colombiana en las eliminatorias, y también en el mundial. Claro, si otro fuera el técnico.

Sigue también insistiendo con Choronta Restrepo, que no está para una selección nacional, y al que Viafara… ¡Viafara! le tiene que cubrir la espalda permanentemente. Para terminar, el gol de la victoria viene más por un golpe de suerte y talento individual que en un planteamiento táctico en ataque. A propósito del gol, es triste ver como Bolillo, ante su incapacidad de acomodar a Falcao –lo que se solucionaría con ver un par de videos del Porto- haya optado por la salida fácil de dejarlo en el Banco. En la gira falta aún un partido ante Estados Unidos, en el que al parecer, las cosas no van a cambiar en absoluto.

Pero lo más triste de todo, es que la selección se vio dominada durante todo el partido por los ecuatorianos. Y eso que se jugó ante un equipo diezmado, además de la lesión de Toño Valencia -su mejor jugador-, por la decisión de Reinaldo Rueda. Éste, pese a tener la presión de vencer la incredulidad de un país entero, dejó por fuera a sus figuras -estas si mundialistas y titulares de sus equipos- de 35 o 36 años para dar la oportunidad a nuevos jugadores que quizás le pueden brindar algunas conclusiones a futuro. Perdió un partido amistoso que claramente no pasará a la historia, pero sin duda está haciendo la tarea. Al fin y al cabo para eso es que le pagan.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?