Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/01/25 00:00

    ¿Cuánto vale un testimonio?

    A Emilio Tapia y a Manuel Sánchez les volvió la memoria; esa que estuvo ausente durante 11 meses de proceso disciplinario contra el alcalde de Bogotá.

COMPARTIR

Vivir para ver. Gustavo Petro, el hombre que se precia de haber destapado el carrusel de la contratación en Bogotá, encontró aliados en el bajo mundo. Se trata ni más ni menos que de Emilio Tapia y Manuel Sánchez, dos saqueadores profesionales de la ciudad que andan en plan de contar –ahora sí– dizque “todo lo que saben”.

El alcalde los menciona como los testigos estrella del complot en su contra, les da prime time en el Canal Capital y seguramente terminará encaramándolos en su balcón para que desde allí disparen dardos juntos contra quien ahora es su enemigo común: Alejandro Ordóñez.

A Tapia y a Sánchez les volvió la memoria; esa que estuvo ausente durante 11 meses de proceso disciplinario contra el alcalde de Bogotá, en el que pudieron intervenir para contar los detalles del supuesto complot contra Petro y sin embargo, no lo hicieron. De enero a diciembre del 2013 sus voces nunca se oyeron en el Ministerio Público. Tenía que ser un día después de confirmada la decisión de destituir e inhabilitar a Petro cuando los recuerdos retornaron.  

Y es que así como a algunos, incluidos los magistrados del Tribunal de Cundinamarca, les asiste la suspicacia frente a las severas actuaciones de Ordóñez, a otros nos caben dudas de cara a las ‘espontáneas’ declaraciones de Sánchez y Tapia.

En el caso de Emilio Tapia, sería bueno recordarle al país los motivos que tiene para odiar a Ordóñez. La única vez que el polémico contratista conoció la cárcel fue precisamente cuando la Procuraduría presentó argumentos ante un juez para pedir que lo mantuvieran en prisión. Del 27 de julio al 5 de septiembre del 2012, Tapia permaneció en la cárcel por cuenta de la apelación del procurador encargado.

Por eso el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, que oyó recientemente el testimonio del contratista, aseguró que no aportaba elementos de juicio y que no era este el momento procesal para agregar nuevo material probatorio, con lo que rechazó de plano la valoración de lo dicho por Tapia.

Para rematar las sospechas, hace ocho días, la valiente periodista Cecilia Orozco reveló en Noticias Uno y luego en su columna de El Espectador, algunas pruebas que apuntan a que Petro y Tapia tienen contacto directo, aun cuando el alcalde diga escuetamente que su relación es la de “una víctima y un victimario”.

Las grabaciones a las que el noticiero tuvo acceso parecen demostrar, en cambio, un grado de confianza que va más allá de una pura relación procesal en las investigaciones por el carrusel de la contratación.

Las verdades acomodadas de Tapia deberían activar de inmediato entre jueces y fiscales una aplicación rigurosa del principio de la sana crítica testimonial.

Tal vez sea mucho pedir en el caso de un fiscal general al que no sólo le quedó grande desmontar el cartel de los falsos testigos sino que además terminó entrampado en las declaraciones mentirosas de muchos de ellos que llegan a su despacho en busca de beneficios jurídicos. No olvidemos que fue Eduardo Montealegre el que tuvo a Sigifredo López preso injustamente durante meses, por un video y un testimonio que nada probaban. 

No me extrañaría entonces que con Tapia y Sánchez el fiscal procediera igual, todo para salvar a Petro, a quien Montealegre no investiga sino que defiende de oficio. 
***
Y mientras se fallan las tutelas a favor de Petro en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, el orondo magistrado José María Armenta tiene todavía cosas que explicar. ¿Podría decirnos si el 16,el 17 y el 18 de noviembre del 2012, Armenta recibió en una finca de su propiedad al exgerente del Acueducto Diego Bravo y a varios de sus empleados?... Meses después falló a favor de Bravo y en contra de la Superintendencia de Industria y Comercio un caso relacionado con el tema de las basuras. ¿Puras coincidencias? Pregunto.  

Twitter: @JoseMAcevedo 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.