Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2008/08/09 00:00

    Cuestión de estilo

    Y en cuanto a las mentiras, bueeeno... Este gobierno comenzó a decir mentiras incluso antes de que Álvaro Uribe fuera elegido presidente por primera vez

COMPARTIR

A propósito del creciente enredo en torno a la Operación 'Jaque' del Ejército que hace un mes rescató a 15 secuestrados de la guerrilla dice una y otra vez el general Fredy Padilla: "Un soldado debe decir la verdad por encima de todo".

Bueno. Pero al único soldado que sobre ese asunto ha empezado a decir la verdad, que es el que le dio al canal de televisión RCN el video de la operación, lo llaman sus superiores "desleal" y "traidor a la patria".

Subrayo lo de "empezado a decir" porque tampoco el video dice la verdad completa. Simplemente revela que nos habían dicho mentiras. Y dice al respecto el presidente Álvaro Uribe: "Los errores se pueden perdonar, pero la mentira no se puede perdonar".

Bueno. Pero ¿perdonar a quién? Porque si bien no sabemos todavía cuántas mentiras se han dicho, ni exactamente cuáles, sí sabemos quien las dijo. Toda la alta cúpula militar, aparaguada por el propio Presidente. E incitada por él, tal como lo vimos en su "reality show" de presentación en directo de los secuestrados la noche de su liberación. Allí, micrófono en mano, Uribe obligó reiteradamente al general Montoya y al ministro Santos a que aseguraran que en la operación militar no se habían usado ilegítimamente emblemas humanitarios, lo cual habría sido una violación de la ley internacional. Pero dos días después, cuando la cadena de televisión norteamericana CNN reveló que le habían ofrecido en venta imágenes que mostraban que sí se habían usado, el Presidente volvió a salir en pantalla para aceptar el hecho, pero achacándolo al susto de última hora de un subalterno. Pero se transmitió entonces el video completo (o menos incompleto) vendido, o filtrado, o dado en premio a RCN, y en él se pudo ver que los hombres de la misión de rescate llevaban puestos desde antes de iniciarla los emblemas de la Cruz Roja Internacional, así como los logotipos de otras organizaciones civiles: un canal de televisión venezolano, otro ecuatoriano y una ONG española. Y entonces el Presidente anunció que ya no habría más excusas ni perdones, sino castigos ejemplares. Porque, dijo, "hay cosas que no se pueden hacer, y hay cosas que no se pueden decir".

Bueno. Pero ¿castigar a quién? No es posible que sancionen solamente al oficial que, según sus jefes, "juró sobre sus hijos" que se había puesto por error las insignias de la Cruz Roja. No sólo porque a estas alturas no quedan muchos motivos para creer que dijo lo que sus jefes dicen que dijo, sino porque todos vimos en el video esas insignias filmadas en presencia (y tal vez por orden) de esos jefes. De manera que habría que castigarlos, tal vez destituirlos, a todos, en una especie de moñona ascendente, del capitán todavía innominado al general Rey, al general Montoya, al general Padilla, al ministro Santos. Un gambito en escalera que necesariamente debería terminar en un jaque al presidente Uribe.

Porque, como dicen ellos mismos en sus comunicados, la cosa es grave. "Es grave que integrantes de las Fuerzas Armadas filtren noticias de manera clandestina y sin coordinación con sus superiores. Es grave que en las primeras investigaciones sobre la Operación no haya salido a relucir toda la verdad", dicen. Y tienen razón. Pero lo más grave es que todas esas cosas que ellos califican de graves son habituales en este gobierno. Son su estilo.

En cuanto a las filtraciones, el Presidente mismo se ha hecho grabar sus conversaciones telefónicas privadas para después filtrarlas. Y tan normales y tan de poca monta le parecen, que su primera reacción ante la filtración del video consistió en creer que su ministro Santos se lo había cedido a RCN, como hace un tiempo le cedió a SEMANA la noticia de la muerte de 'Tirofijo'. Y en cuanto a las mentiras, bueeeeno... Este gobierno comenzó a decir mentiras incluso desde antes de que Álvaro Uribe fuera elegido presidente por primera vez, cuando su futuro jefe del DAS Jorge Noguera le organizaba auto atentados para hacerlo subir en las encuestas. Luego vinieron, y siguen viniendo, las calumnias contra los altos jueces y contra los jefes de la oposición, los "falsos positivos" (muchos de ellos filmados en directo), los falsos atentados (y el cobro de recompensas por falsos atentados denunciados). Este gobierno miente sobre las cuentas del Dane (y cambia su director). Miente sobre las cifras de la droga (y despide a los organismos internacionales encargados de medirlas). Miente sobre los derechos humanos (y expulsa al veedor de las Naciones Unidas). Miente sobre las fumigaciones y sobre los bombardeos, sobre las capturas de guerrilleros en Caracas y en Quito, sobre las liberaciones de guerrilleros, sobre las negociaciones con los paramilitares, sobre las extradiciones, sobre los sobornos a los políticos para comprar la reelección del Presidente. Miente sobre la segunda reelección del Presidente. Miente hasta sobre la presunta acidez de las tierras agrícolas de Carimagua.

Por eso no tiene nada de raro que ahora castigue al único de todos que ha empezado a decir la verdad: el soldado que le dio a RCN el video de la Operación 'Jaque'. Y lo castigará aunque lo haya hecho dentro del estilo que ha impuesto este gobierno: por plata.

(A última hora anuncia Juan Manuel Santos que se frustró un atentado contra el canal de televisión RCN).
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.