Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2003/08/03 00:00

    Cumpleaños

    El desespero originó el neopopulismo que eligió a un Menem, a un Fujimori o a un Chávez, que tanto se parecen en el fondo y la forma

COMPARTIR

Los colombianos están felices con Alvaro Uribe. Y con razón. La guerrilla no se ha vuelto a tomar pueblos, han bajado los secuestros y se puede viajar por carretera. El Presidente es un ejemplo admirable de austeridad, de trabajo y de tesón. Alguien por fin le metió la mano al ISS, a Telecom, y a las pensiones de los congresistas. La economía repuntó algo y el desempleo disminuyó algo. Estados Unidos está metido en serio. La gente, sobre todo, siente que hay patria, rumbo y esperanza.

El cambio pues, se ha dado en todas las esferas: militar, organización del Estado, economía, política, relaciones exteriores, estilo de gobierno y cultura ciudadana. Es un cambio profundo en busca de orden, en un país hastiado de guerrilleros, burócratas, ladrones, politiqueros y gobiernos blandengues. Y es aquí, en ese cambio hondo, en el que los analistas tenemos que mantener la mirada.

En cada una de las esferas que dije, ya se están viendo algunos resultados. Pero mirando adelante hay que hacerse dos preguntas cruciales: la de la práctica y la de la ética -la de si vamos para alguna parte y la de si es válido llegar así-. Yo por supuesto no tengo las respuestas, pero sí veo que hay cuestiones gruesas en cada uno de aquellos varios campos:

-Comenzando por la seguridad, que es el asunto céntrico. ¿Por qué no hay golpes militares fuertes contra la guerrilla? ¿Será que las Farc optaron por retirarse a la espera de que el Estado se canse? ¿Será que piensan, como todo mundo, que el tren del gasto militar no es sostenible? ¿Será que dudan de que el Ejército esté cambiando en serio? Del otro lado: ¿Deben quitarse las garantías procesales con una justicia débil y corrupta? ¿Podrían amnistiarse las autodefensas sin desmontar el paramilitarismo?

-Acabar los Telecom era importante, pero más importante era pensar qué los reemplaza: ¿Un nuevo Telecom? ¿Otra multinacional que salga con maromas millonarias? ¿Que las zonas rurales se queden sin servicio? ¿Y estuvo bien recortar el Estado a machete cuando había que usar un escalpelo?

-¿Por qué el hueco fiscal sigue creciendo si bajó el gasto, subieron los impuestos y pasaron las reformas del gobierno? ¿No será que vamos pa'l fondo por hacerle caso al Fondo? ¿Cómo piensan competir en el Alca si no tenemos ciencia ni tecnología? ¿Y es justo que los de abajo paguen lo que despilfarraron los de arriba?

-¿Será que volviendo a prohibir las suplencias, y los auxilios, y los contratos del Congreso se acabarán "la politiquería y la corrupción"? ¿Será que los antipolíticos no son, también, políticos? ¿Y está bien devaluar la política cuando un país en crisis necesita ensanchar la política?

-En lo internacional ¿qué sacamos con llamar "ayuda" de Estados Unidos a lo que Estados Unidos llama por su nombre -"operaciones extranjeras de la DEA"?-. ¿Qué sacamos con decir que a fines de año no quedará ni una mata de coca? ¿O qué sacamos con un un equipo "dirigente" que no dirige nada sin preguntarle a Washington?

-El estilo de gobierno cercano, al por menor y práctico gusta, por supuesto, mucho, pero está hecho para empresas pequeñas y sin grandes problemas. ¿Será que el presidente Uribe es la excepción a la regla probada y comprobada? ¿Y estará bien desinstitucionalizar la administración pública a punta de injerencias y alcaldadas?

-Por último, en cultura ciudadana ¿qué es el "Estado Comunitario" donde no hay comunidades? ¿Cuál "patria" se construye desde la intolerancia? ¿Qué tan real y sana puede ser la sensación de unidad si se basa en un odio en vez de un sueño?

No hay duda de que Uribe está haciendo lo que el país quería. Pero tampoco hay duda de que el querer del país nació del desespero. Este, ni más ni menos, fue el origen del neopopulismo que eligió a un Menem, a un Fujimori o a un Chávez, que tanto se parecen en el fondo y la forma.

Por eso, cuando se oye el run-run de reelección y todo, un demócrata no puede dejar de preguntarse si estamos caminando con paso firme pero en la dirección equivocada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.