Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/09/27 00:00

    No es negro, es oscuro

    Definitivamente Yahir y sus muchachos confunden con frecuencia la causa negra con los intereses oscuros. Creyeron que podían abusar de la población afrodescendiente.

COMPARTIR

No era fácil que el Consejo Superior de la Judicatura protegiera las curules de las negritudes. Eran muchos los indicios para sospechar, en cambio, que todo podría resultar mal. Un grupo de magistrados interesados en dilatar el proceso pidiendo la ponencia para estudio cada semana, otro magistrado que interrumpió sorpresivamente su licencia en China para venir con urgencia a votar el caso y detrás de la discusión –que debía ser estrictamente jurídica–, un poderoso y cuestionado dirigente: Yahir Acuña.

El caldo de cultivo para que la política se impusiera sobre la justicia estaba listo, y sin embargo, con una ponencia sólida de la magistrada María Mercedes López y la posición independiente de Néstor Osuna, se logró atajar el despropósito de darles a los blancos las curules de los negros. Porque lo cierto es que María del Socorro Bustamante y Moisés Orozco, títeres de Yahir Acuña, no tenían arraigo alguno dentro de las comunidades afrodescendientes y habían incurrido, eso sí, en una doble militancia que no quisieron ver los magistrados del Consejo Nacional Electoral en su momento.

Una vía de hecho se estaba configurando y aún cuando la argumentación jurídica resultara suficiente, las presiones no paraban de llegar. El problema es que este caso no está del todo cerrado. Ahora vendrán otros esfuerzos en diferentes escenarios para intentar quedarse con lo que no les pertenece y, claro, llegará la vendetta contra quienes no quisieron oír las advertencias.

¿Será verdad que a la magistrada María Mercedes López un colega suyo de la misma sala del Consejo Superior de la Judicatura le expresó antes de que presentara su ponencia que la comisión de acusaciones estaba “muy atenta” del resultado de este caso?

Si eso fuera cierto –que no tendría nada de raro, porque las altas cortes funcionan hoy como una mafia–, uno podría entender las razones para que horas después de tomada la decisión de quitarle las curules ‘afro’ a Bustamente y Orozco, denunciaran penalmente ante la Comisión de Acusaciones a López.

Y es que es en esa comisión donde se mueve como señor y dueño Yahir Acuña. ¿Vendrá por ahí la revancha?

No menos inquietante resulta la última revelación de la periodista Laura Ardila en La Silla Vacía: el señor Acuña ahora pide 25.000 millones de pesos para suplir las necesidades del Consejo Nacional Electoral, órgano que ya de por sí vive agradecido con el representante Acuña -¡vaya uno a saber por qué!-, pero que quedaría todavía más en deuda si el político en cuestión les consigue esa platica extra. ¿No hay ahí un claro conflicto de intereses? 

Definitivamente Yahir y sus muchachos confunden con frecuencia la causa negra con los intereses oscuros. Creyeron que podían abusar de la población afrodescendiente y van a quedarse con el departamento de Sucre si la gente sigue comiendo cuento y las autoridades no investigan tantas movidas sospechosas. 

¿Y el gobierno nacional qué dice frente a Yahir Acuña?

En Twitter: @JoseMAcevedo 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.