Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/02/06 00:00

    Hechos innegables

    Los oficiales que se han atrevido a denunciar al general Palomino o a sus hermanos terminan fuera de la Policía y con frecuencia son perseguidos desde la institución.

COMPARTIR

La Policía Nacional vive uno de los peores periodos de su historia. Cada día emergen evidencias de corrupción en una institución que –con años de esfuerzo– había logrado recuperar su credibilidad después de superar otra etapa de postración. El general Rodolfo Palomino se quedó en la dirección a pesar de los cuestionamientos que pesan en su contra. Un resultado bueno para él, pero malo para la Policía y peor para Colombia.

Hay varios hechos que no se pueden pasar por alto.

Primero, es cierto que ha existido una pugna interna en la Policía y que quizás sin esa pugna Colombia no se habría enterado de lo que venía pasando en la administración de Palomino.

Segundo, la salida del general Gilberto Ramírez Calle es saludable para la unidad institucional. También es buena la eliminación de la Secretaría de Seguridad Presidencial que terminó convertida en una siniestra jerarquía paralela. De esa oscura y poderosa oficina sacaron provecho –para ellos y para sus amigos– el general Mauricio Santoyo, hoy preso en Estados Unidos; y el general Flavio Buitrago, acusado de enriquecimiento ilícito.

Tercero, existen evidencias de que las periodistas Claudia Morales, de Caracol, y Vicky Dávila, de La F.m. de RCN, fueron seguidas y espiadas sus comunicaciones privadas. Estos seguimientos coincidieron con sus informes periodísticos sobre presunta corrupción y abuso de poder por parte del general Palomino.

Cuarto, no siempre los responsables obvios son los verdaderos. Varias direcciones de la Policía y otras agencias de seguridad pueden haber hecho los seguimientos ilegales. Cabe incluso la posibilidad de que un sector haya hecho esos seguimientos para culpar a otro.

Quinto, hay evidencias claras de que –también– hay corrupción en sectores que no son afines al general Palomino. El llamado carrusel de los reintegros es un ejemplo. Los casos se deben investigar y los responsables deben ser judicializados. Sin embargo, la existencia de esos focos de corrupción –algunos ajenos al círculo del director– no borran las verdades sobre Palomino.

Sexto, está probado más allá de cualquier duda que varios oficiales cercanos al director de la Policía trataron ilegalmente de persuadir al coronel Reinaldo Gómez de retirar una grave acusación contra el general Palomino. El coronel Gómez dice que Palomino lo acosó sexualmente años atrás. Hay una grabación que demuestra que tres oficiales lo presionaron para que cambiara su versión.

Este caso de presunto acoso sexual no está probado. Es una situación de palabra contra palabra, a diferencia de otros casos donde existen conversaciones grabadas y fotografías. Lo que está demostrado es que los tres oficiales intentaron desviar la investigación presionando al denunciante. Esos oficiales son el coronel Ciro Carvajal, entonces secretario general de la Policía; el coronel Flavio Mesa, en ese momento comandante de la Policía de Cundinamarca; y el mayor John Quintero, abogado de la secretaria general y ahijado de matrimonio del general Palomino.

Séptimo, aunque en medio del escándalo la Policía anunció que los tres oficiales implicados serían separados de la institución, la realidad ha sido otra. El coronel Carvajal pidió el retiro pero no se lo aceptaron y ahora trabaja en la división de talento humano. Por su parte, el mayor John Quintero fue ascendido silenciosamente a teniente coronel. El general Palomino, su padrino y único beneficiario de su falta, tramitó el ascenso el pasado 30 de diciembre.

Octavo, los oficiales que se han atrevido a denunciar al general Palomino o a sus hermanos terminan fuera de la Policía y con frecuencia son perseguidos desde la institución. La capitana Tania Rodríguez denunció irregularidades en el manejo de recursos por parte del coronel Jorge Evelio Palomino, hermano del general y por esos días director de la Escuela de Carabineros de Vélez. Ella fue expulsada de la Policía y ha recibido amenazas. En contraste, el coronel Palomino fue condecorado y ahora es enlace de la Policía con el Ministerio del Interior.

También fue sacado de la Policía el coronel Jorge Octavio Vargas Méndez, primero de su promoción, acusado de filtrar a la prensa un documento que mostraba que nada le pasó al otro hermano del director, el coronel José Luis Palomino, ni al asistente del general Palomino, el capitán John Lasso, involucrados en un abuso de “usted no sabe quién soy yo” contra dos sencillos patrulleros.

La comisión armada por el gobierno Santos para absolver a Palomino –que incluye a Jorge Hernán Cárdenas, beneficiario de millonarios contratos de la Policía– tendrá que esforzarse para justificar su dictamen.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.