Lunes, 16 de enero de 2017

| 2015/09/12 22:00

El ‘e-mail’ y los ‘wikileaks’

Por un error de interpretación mío, que lamento, atribuí una parte del documento al embajador Brownfield, cuando todo lo legible proviene de la oficina del congresista Mcgovern.

Daniel Coronell Foto: John Caslon

Como embajador de Estados Unidos en Colombia, William Brownfield presionó al gobierno de Álvaro Uribe para que actuara contra las interceptaciones ilegales del DAS. Reportó a sus jefes en Washington que existían informaciones que señalaban a dos miembros del círculo más cercano del presidente como determinadores de esos seguimientos ilegales, y dijo además que un alto mando que investigaba los falsos positivos afirmaba que el entonces jefe de Estado medía el éxito de los militares en número de muertos.

Todas estas afirmaciones –y otras más– están en los cables enviados desde la embajada en Bogotá revelados por WikiLeaks.

Es importante repasar esos archivos porque varios de esos temas coinciden con los comentados por el señor Brownfield en un correo a la asesora principal de Hillary Clinton.

El embajador Brownfield, hoy subsecretario de Estado para asuntos de narcóticos y cumplimiento de la ley, envió una carta a SEMANA que ustedes pueden leer aquí.

En la comunicación, Brownfield dice que jamás le remitió un correo electrónico a Hillary Clinton y que solo se comunicó con ella en persona o a través de documentos oficiales. La afirmación es técnicamente cierta, el señor Brownfield no le mandó un correo directamente a Hillary Clinton, en cambio sí se lo envió a su jefa de gabinete Cheryl Mills. (Ver correo)

Ese correo es una respuesta a la funcionaria de confianza de la secretaria de Estado y su asunto es “Re: Breve Memo para Cheryl Mills sobre Colombia- para la Secretaria Clinton”.

El embajador Brownfield envió sus comentarios a una comunicación remitida por la asesora de la señora Clinton. El correo original provenía de la oficina del congresista James McGovern, quien resaltaba la necesidad de que la señora Clinton, en su visita a Colombia de 2010, le expresara a Álvaro Uribe la preocupación que existía en Estados Unidos por temas como las chuzadas, los falsos positivos y la parapolítica.

Los comentarios de Brownfield que –sin duda– existen, están ocultos y permanecen clasificados bajo secreto por el Departamento de Estado. Lo único que se puede ver es una caja vacía en el correo electrónico.

Por un error de interpretación mío, que lamento, atribuí una parte del documento al embajador Brownfield cuando en realidad todo lo legible proviene de la oficina del congresista McGovern. La parte de Brownfield está borrada. Existe pero no es visible.

En otros documentos oficiales el embajador Brownfield venía informando a su gobierno sobre sus acciones para conocer la verdad sobre las chuzadas y los falsos positivos.

Meses antes de la visita de la secretaria Clinton, el embajador Brownfield se reunió con el entonces vicepresidente Francisco Santos y el jefe del DAS Felipe Muñoz. De acuerdo con el cable enviado a Washington, Brownfield les dijo que “más le valía al gobierno colombiano tener un plan B. Si otro escándalo salía del DAS, nuestro Plan B era terminar toda asociación con el DAS. Inmediatamente”. (Ver cable)

En esa misma reunión, el embajador dice que el vicepresidente Francisco Santos aseguró que “el presidente Uribe no ha entendido completamente la profundidad de la crisis” y le pidió al embajador que “le haga caer en cuenta de la gravedad y le dé ideas directamente a Uribe para avanzar”. (Ver cable)

En otro cable titulado por Brownfield como ‘Hipótesis de la Policía colombiana sobre los autores intelectuales de las interceptaciones ilegales’, el entonces embajador asegura que “Naranjo sospecha que el secretario de la Presidencia Bernardo Moreno y posiblemente el asesor José Obdulio Gaviria han ordenado esas vigilancias ilegales”. (Ver cable)

Una comunicación adicional del consejero político de la embajada John Creamer señala que tanto el director de la Policía como Andrés Peñate exdirector del DAS, “han dicho separadamente que José Obdulio Gaviria empujó al DAS a espiar a opositores del gobierno”. (Ver cable)

Sobre los falsos positivos, el embajador Brownfield informó que de acuerdo con el general Carlos Suárez, inspector general a cargo de la investigación, “el presidente Uribe sigue viendo el éxito militar en términos de muertos”. (Ver cable)

El cable también deja una constancia del general Suárez que parece vigente hoy. Según él, generales en retiro como Rito Alejo del Río y Mario Montoya “estaban trabajando con políticos de derecha como Fernando Londoño para bloquear iniciativas de derechos humanos de (entonces ministro de Defensa) Santos”. (Ver cable)

Los cables de Brownfield dejan ver su posición sobre los temas que comenta en su correo oculto a la mano derecha de Hillary Clinton.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.