Martes, 26 de julio de 2016

| 2016/02/27 00:00

El liquidador generoso

El agente liquidador de Saludcoop se llama Luis Leguizamón y es un abogado muy hábil que, sin embargo, está irremediablemente pillado en su falta.

Daniel Coronell Foto: John Caslon

El liquidador de Saludcoop ordenó que le doblaran el sueldo a un sindicalista que le podía estorbar sus planes para vender una de las compañías satélites del grupo. La prueba de lo que parece ser la compra de un sindicalista está en una interceptación telefónica grabada dentro de una investigación por posibles irregularidades en la liquidación del gigante de la salud en Colombia.

El agente liquidador se llama Luis Leguizamón y es un abogado muy hábil que, sin embargo, está irremediablemente pillado en su falta.

El sindicalista es también un abogado. Su nombre es John Colmenares Herrera, secretario general de Unitracoop, que es la asociación de trabajadores del grupo Saludcoop y otras empresas. Además de su función sindical, John trabaja como coordinador de una unidad de Jurisalud, uno de los antiguos satélites de Saludcoop.

En las últimas semanas, el liquidador Leguizamón ha tenido entre sus prioridades la preparación de la venta de una compañía llamada Esimed. En la telaraña societaria de Saludcoop, Esimed se encargaba de intermediar la contratación de hospitales y pertenece a Cafesalud, otra de las cabezas de la hidra.

El liquidador Leguizamón sabe que lo que está vendiendo es un papel y quiere apurarse. Por un lado, Esimed no es dueña de las clínicas sino de los contratos. Por otra parte, le preocupa la carga laboral ya que tiene numerosos trabajadores asociados en varios sindicatos.

Recién Leguizamón llegó a la compañía empezó a recibir los requerimientos de la asociación sindical Unitracoop –cuyo secretario es John Colmenares– para que todas las entidades de Saludcoop –como Epsifarma, Cafesalud, Cepain y Esimed, entre otras– garantizaran la estabilidad laboral de los trabajadores.

La petición iba repercutir en el valor de Esimed, a quien están vistiendo de niña bonita para sacarla a la venta.

Y es aquí donde surge la conversación en la que el doctor Leguizamón le pregunta a un subalterno por el salario del secretario del sindicato y le da las siguientes instrucciones:

–¿John Colmenares cuánto gana? –pregunta el agente liquidador.

–John Colmenares –responde el subalterno– gana como coordinador 5 y medio doctor.

–Súbale, ajústelo.

–Bueno, doctor.

–Unos 8 o 9 o 10, lo que se pueda. Dígale que es instrucción del agente liquidador –reitera Leguizamón–. Él ya sabe de qué se trata.

–Listo, doctor.

–Bueno, chao.

–Chao, doctor (Ver video Conversación liquidador Saludcoop)

Cuando llamé al doctor Leguizamón para preguntarle por estos hechos, me advirtió antes de empezar la conversación “Todos estos teléfonos están intervenidos”.

Segundos después y ante la pregunta, me dijo que no sabía quién era John Colmenares: “No lo conozco, no tengo el nombre a la mano”. Cuando le insistí si había pedido un aumento para él que pasaba su sueldo de 5 millones y medio a 8, 9 o 10 millones, me respondió: “No tengo la potestad para hacerlo. No tengo motivo alguno, ni interés en hacerlo”.

Me aseguró que jamás daba ese tipo de instrucciones verbalmente y que trataba siempre de hacerlo de manera formal para que quedara el registro del asunto. La conversación grabada demuestra una cosa muy diferente.

También hablé con el sindicalista John Colmenares Herrera, que tiene mejor memoria. Él reconoce que se ha reunido dos veces con el doctor Leguizamón. Sin embargo, aclara que jamás le ha ofrecido aumentos en su asignación ni directamente, ni por interpuesta persona: “No, no, no, no…para nada”.

John, el sindicalista, me contó un detalle que parece coincidir con la situación descrita en la conversación interceptada. Su actual cargo en Jurisalud se llama “coordinador de la Unidad Contencioso Administrativa”, me contó que gana 5 millones y medio.

Según él, gracias a su buen desempeño y antigüedad, será ascendido en los próximos días a “subdirector jurídico de Jurisalud”. Cuando le pregunté cuál sería su nuevo sueldo, me respondió: “Ocho millones novecientos, salario integral”.

La última asamblea de asociados de Jurisalud fue presidida por el agente liquidador Luis Leguizamón. El acta dice que actúa “como presidente de esta asamblea con la mayoría necesaria para deliberar y tomar decisiones”. (Ver acta de asamblea)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.