Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/01/11 19:00

    Mi hermano y yo

    En una semana y un día terminaron los problemas para don William Escobar Baquero. Para esa época, su hermana Maritza ya era una importante funcionaria de la Fiscalía General de la Nación, aunque aún no directora del CTI.

COMPARTIR

Un evidente caso de nepotismo se está presentando en la Fiscalía General de la Nación. Durante esta semana, un hermano de la directora del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) fue nombrado en la entidad. La doctora Maritza Escobar Baquero, directora del CTI, no se declaró impedida para conocer el proceso de vinculación de su hermano William, por el contrario –según un documento- pidió copia del informe de verificación y seguridad que hace la Fiscalía para vincular a nuevos funcionarios. 

El informe muestra que el recién nombrado hermano de la directora del CTI tiene  un pasado interesante. 

Desde 1995, el subteniente retirado del Ejército William Escobar Baquero ha sido denunciado cinco veces por violencia intrafamiliar. (Ver documento). Su esposa ha retirado los cargos en cuatro oportunidades y en el quinto proceso acaeció un milagro. A pesar de que los hechos sucedieron el 18 de febrero de 2002, la víctima desistió de la denuncia en el año 2000 según consta en una resolución citada y fechada el 21 de febrero de ese año.  (Ver proceso 65049)

Los sabuesos de la Fiscalía no encontraron problema en avalar que el desestimiento ocurriera dos años antes de la denuncia.

Este no es el único prodigio en el pasado del nuevo funcionario. 

La base de datos de la Fiscalía también muestra que William Escobar Baquero  fue investigado por los delitos de ‘Concierto para delinquir y terrorismo’. La justicia, tan morosa en otros casos, fue pronta y cumplida con don William. El proceso fue resuelto en unos pocos días y después le dictaron un archivo a su favor por preclusión. (Ver proceso concierto para delinquir)

La historia de este proceso relámpago es la siguiente: El 28 de mayo de 2004 se presentó ante la Fiscalía un hombre llamado Luis Edgar Buitrago Rodríguez para acogerse al programa de dejación voluntaria de armas como miembro del Bloque Centauros de las llamadas autodefensas. 

Cuatro días después, el primero de junio de 2004, Buitrago afirmó que su fachada mientras trabajaba con los paramilitares era un puesto de celador en la empresa de Seguridad Río Humea.  Aseguró, además, que el gerente de la compañía de vigilancia, William Escobar Baquero, era también integrante del grupo paramilitar.

El 10 de junio, la Fiscalía encontró méritos para ordenar la captura de William Escobar  Baquero. Dos días después fue oído en indagatoria y le dictaron cargos por el delito de concierto para delinquir. El 17 de junio amplió su indagatoria y -apenas un día después- le resolvieron la situación jurídica absteniéndose de dictarle medida de aseguramiento y dejándolo en libertad. 

Es decir en una semana y un día terminaron los problemas para don William. Para esa época su hermana Maritza ya era importante funcionaria de la Fiscalía General de la Nación, aunque aún no directora del CTI.

En su hoja de vida,  William Escobar Baquero señala tímidamente que fue “directivo” de la Empresa de Vigilancia Sociedad Río Humea. (Ver hoja de vida) Para verificar esa información, los investigadores de la Fiscalía solo llamaron a un antiguo auxiliar contable de la compañía quien fue el único que acreditó esa condición de “directivo” porque –según él- la sociedad fue liquidada en 2011. (Ver Humea)

La realidad es otra, el hermano de la directora del CTI es y ha sido el gerente general de la Sociedad Río Humea desde su fundación. También figura en los registros públicos como el socio mayoritario de la empresa. De acuerdo con los documentos de la Cámara de Comercio de Villavicencio, la sociedad no ha sido liquidada. Otro detalle que se le pasó a los investigadores del CTI que verificaban la hoja de vida del hermano de la jefa. (Ver certificado de Cámara de Comercio)

William Escobar Baquero fue postulado hace un mes para ser ‘Investigador Criminalista’ del CTI. Para esa función le fueron efectuados velozmente los estudios de seguridad y las pruebas sicológicas. (Ver postulación dirección nacional CTI)

El 7 de enero de 2014, en esta semana que se acaba de terminar, lo nombraron en la Fiscalía pero en un cargo distinto de aquel para el que  había sido evaluado.  (Ver comparación)

La resolución firmada por el Fiscal General, quien probablemente desconoce esta historia, lo nombra “en provisionalidad” como profesional universitario adscrito a la Dirección Administrativa y Financiera. (Ver nombramiento)

Los únicos estudios universitarios que ha concluido don William son en Ciencias Militares. No se sabe para qué pueda necesitar la dirección administrativa y financiera de la Fiscalía a un experto en Ciencias Militares. Lo que si está claro es quien es la hermana del profesional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.