Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/03/15 00:00

    Así será la próxima plenaria

    Pachito mostró un peligroso potencial con ese millón y medio de votos nulos que seguramente son de copartidarios suyos.

COMPARTIR

Las elecciones legislativas me dejaron al borde de la depresión. Todo me salió mal: perdió mi candidato. El Senado se llenó súbitamente de congresistas de La U, lo cual significa no solo que pudo haber fraude, sino que muchos de ellos siguen libres. Jorge Gechem y Sigifredo López no obtuvieron curul, pese a que contaban con el voto cautivo. El Mira no logró elegir senador y la pregunta ahora es si permitirán el ingreso de quemados al púlpito. Pachito Santos mostró un peligroso potencial electoral con ese millón y medio de votos nulos que seguramente son de copartidarios suyos: personas que marcaban varias veces el tarjetón, o lo coloreaban, o no sabían poner una equis. Y, por si fuera poco, Álvaro Uribe salió elegido con una comparsa de 19 senadores que romperán sus lanzas con los congresistas de Santos, en un mano a mano que recordará las tensiones patrióticas que sostuvieron Santander y Bolívar en el pasado, y Amparito Grisales y Jairo Martínez en el presente.

Por eso, cuando en Noticias Caracol se inventaron la novedosa aunque extraña fórmula de iluminar la torre Colpatria con los colores del partido que iba ganando (con el reto adicional de que todos los logos incluyen los colores de la bandera, con lo cual nadie pudo jamás comprender nada), y el muchacho de copete que siempre aparece comentó que José Obdulio había salido elegido, todo se me derrumbó. De hecho, pensé que proyectaban las luces sobre el edificio Space. ¿Con que a eso hemos llegado?, me dolí: ¿José Obdulio ocupará la misma curul reservada hace unas décadas para patriotas verdaderos, para prohombres de verdad, como Santofimio o su primo Pablo? La jornada arrojó algunos ganadores, sí: la mamá de los Galán, por ejemplo. O la mamá de los Guerra. O los oyentes de Blu radio, que salieron de Paloma Valencia definitivamente. O María del Socorro Bustamante, que patentó una nueva forma de ser negra: es afroconveniente. Pero los perdedores fuimos todos, y ahora nos debatiremos entre la mano untada de mermelada de Santos, y la mano negra de Uribe, cuya lista al Congreso era tan cerrada como sus integrantes.

Sin embargo, una vez se disipó la impresión del primer impacto, descubrí que allí, en ese mismo Congreso, también puede haber belleza. Aun allí, sí señor. Y entonces visualicé lo que será la próxima plenaria. Y respiré tranquilo.

Primero ingresará la bancada de Centro Democrático en perfecta alineación. Uribe les ordenará que se sienten, y todos se sentarán al tiempo; que den un pupitrazo, y todo los darán a la vez; que giren en su curul, y todos girarán simultáneamente, en una modalidad de disciplina política similar al nado sincronizado.

Los hermanos Galán llegarán al tiempo y se sentarán juntos. Roy se declarará galanista. Gerlein y Serpa se volverán amigos y conformarán la bancada del pañal. Roy se declarará pañalista. Cepeda le regalará a Uribe un chal y un CD de Los Chalchaleros en gesto de reconciliación. Roy se declarará chalchalerista. Uribe los rechazará, echará espuma por la boca y le gritará a él y a Claudia López que les va a dar en la cara. Roy se declarará lopista. Los 19 del Centro Democrático sacarán varilla. Navarro amenazará con dar una trompada, pero nadie podrá entenderle. Roy se declarará no entendista (o sea pachista). Uribe conquistará la bancada costeña con ayuda del hijo de Piedad Zuccardi, el innovador de Macayepo, y conseguirá armar con ellos un bloque. Y posteriormente desmovilizarlo. Roy se declarará costeño. Y Uribe, entonces, se tomará la presidencia del Congreso y gestionará la siguiente ley:

Proyecto de ley por medio del cual se recupera el rumbo.

Artículo primero y único: todo antioqueño que tome tinto en su potranca y quiera ser elegido presidente por tercera vez, estará habilitado para hacerlo.

Algunos incluirán micos:

Presidente, sugiero agregar el siguiente parágrafo: “Quien se encuentre prófugo en el exterior, se disfrace de coneja o tenga un evidente parecido con Papá Noel, podrá regresar a la patria”.

Aceptado.

Presidente: una moción para agregar otro parágrafo que permita espiar periodistas.

Concedido.

Pero no de El Colombiano.

Aceptado, honorable senadora Ana Mercedes.

Presidente: sugiero otro parágrafo para eximir de impuestos los lotes de las zonas francas.

Me gusta: ¡aprobado a pupitrazo!

Lo mismo a quien haya visitado la cárcel de La Catedral.

Concedido, honorable José Obdulio.

Oistes, Álvaro: meté que, en adelante, no se podrá hablar de mermelada, sino de notarías y consulados.

Y castiguemos las filtraciones a la prensa.

Salvo que sea a El colombiano

Aceptado.

Y castiguemos también las filtraciones en los pañales.

Concedido, honorable senador Serpa.

Sugiero otro parágrafo para otorgar la cruz de Boyacá a todo coronel que haya defendido la democracia bombardeando el Palacio de Justicia.

Buena idea, honorable senadora Thania.

Patrón, y prohibamos la presencia de exguerrilleros en el Honorable Congreso de la República.

Salvo que se trate de Everth Bustamante…

Aprobado, sí señor. Se levanta la sesión.

Y así terminará cualquier sueño de conciliación entre santistas y uribistas, liberales y conservadores. Y Amparito y Jairo Martínez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.