Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/06/20 22:00

    Juanpa decide regresar

    –Pero es que en la época de Pastrana pedían visa Schengen: él tenía que aprovechar el fuero presidencial… En cambio yo logré que la quitaran y ya con eso les cumplí a todos los colombianos…

COMPARTIR

Juan, mi amor, no hay nada que hacer: nos toca volver ya…

–Pero, ¡¿para qué, si ya estamos acá?! Más bien vámonos a otro país… ¡Europa es gigante!

–No, mi amor: acá se acaba la gira…

–Yo puedo hablar con Carlos Mattos para que nos reciban en San Marino…

–Mi amor: yo sé que es duro, pero nos toca volver a Colombia. No puedes andar como Andrés Pastrana que viajaba por Europa mientras fracasaba su proceso de paz…

–Pero es que en la época de Pastrana pedían visa Schengen: él tenía que aprovechar el fuero presidencial… En cambio yo logré que la quitaran y ya con eso les cumplí a todos los colombianos…

–Bueno: a todos los colombianos que pueden viajar a Europa.

–Sí, a los del grupo Tándem de golf, por ejemplo: ¡les cumplí! ¡Nada para la fiesta que me van a hacer en la taberna la próxima vez que vaya al Country!

–Y te lo mereces, Juan, porque lo has hecho muy bien, mi amor.

–Razón de más para quedarnos otro ratico en Europa: quedémonos hasta el fin de semana, que es puente, y ya…

–Mi amor, no podemos: tenemos invitados a Anapoima. Van los Urrutia. Y además la guerrilla está volando generadores de energía.

–¿Y eso qué es?

–Pues los aparatos que producen la luz.

–No, lo que dijiste antes: “la guerrilla”…

–Juan: dale, regresemos.

–¿Y no podemos pasar por Chile para ver a la selección?

–No, mi Juan.

–¿Y si logro que el papa nos vuelva a recibir?

–¿Por segunda vez en una semana?

–Claro: dijo que yo era el político por el que más rezaba… más, incluso, que Richard Aguilar, y eso que él se gastó todas las regalías de Santander en construir un Cristo gigante.

–¡Ay, si nos recibe otra vez, me muero! ¿Podemos pasar por Prada y comprarme una mantilla, para no repetir la que llevé?

–Pero claro que sí.

–Y Aída: tengo que llamar a Aída y que me mande otra cosa de artesanías de Colombia… Esa vajilla que le regalamos en realidad me la había regalado la esposa del embajador, qué desencartada: tenía más puestos de los que tú te inventas en palacio…

–El regalo para su santidad es lo de menos, Tutina…

–No creas: Lina y Uribe le clavaron al papa pasado un carriel con sombrero vueltiao y yo creo que eso influyó para que renunciara…

–En últimas le damos un cheque simbólico. Su santidad seguro lo agradece.

–Mentiras, Juan, pensándolo bien, yo creo que nos toca regresar ya, ya da pena.

–¡No, no y no!

–Juan, esos modales…

–¡No voy y no voy y no voy!

–Juan, cálmate: no me hagas pataleta.

–¿Otra vez agugú?

–¿Ves por qué no me gusta que te alteres? Comienzas a gaguear…

–¿Otra vez aguguantarme las peleas de Gina con Germán, de Germán con Gina, de Mauricio con Germán? ¿Otra vez aguantarme que Germán tenga medio gabinete propio?

–Te toca, mi vida; al menos ya salimos de Néstor Humberto.

–¿Y aguantarme los regaños de Maduro, que sigue furioso porque mandé a recoger a Felipe González en el avión que teníamos en la Presidencia?

–¿Le mandaste a Néstor Humberto?

–¡No vuelvo y no vuelvo y no vuelvo!: mira la situación económica: ya casi no hay plata para los gastos básicos del gobierno: tanquear camionetas, pagar la nómina estatal… dar contratos a la familia Galán.

–Juan, chiquito, ven… Siéntate acá, en mis piernas. Yo sé que es duro. Yo sé que es jarto, dímelo a mí. Yo sé que Bogotá está infernal. Pero eres el presidente, mi lindo, y el proceso está que se te cae.

–Yo hablo con Humberto: le comento que me demoro una semanita más y listo: no hard feelings.

–Y ahora se vienen las peores discusiones y esos tipos no solo no quieren ir a la cárcel, sino tener una curul en el Congreso…

–Pues no es por desearles el mal, pero a veces creo que se la merecen…

–Y la gente ya no aguanta más atentados de ellos… Dijimos que sería una cosa de meses, según lo que me he acordado…

–Pero nada está acordado hasta que todo esté acordado… Y yo no me he acordado de todo lo que dije.

–Mi vida: empaca y nos vamos.

–Pero ya estamos en Europa: más bien pasemos un ratico a donde Tony para que me hipnotice…

–¿Tony Kamo?

–Tony Blair.

–No, Juan: sé macho. Nos devolvemos ya.

–Pero acá he logrado que todos los países europeos apoyen el proceso… Vámonos a Asia y hago lo mismo.

–Mi vida: ahora solo falta que la guerrilla apoye el proceso de paz, y eso nada que pasa.

–¡Que no me devuelvo!

–Juan… Modales.

–¡Que no, que no, que no!

–¡Juan!

–Además no me aguanto a Lagugu.

–Te lo dije: respira, el gagueo…

–A la Gugurisatti.

–Bájate ya que se me están durmiendo las piernas… Mira, mi amor: vamos y les cuentas tú mismo la buena noticia de la visa a los de tu grupo Tándem…

– …

–Eso está mejor: a ver, una sonrisa…

–…

–¡Mucho mejor! ¡Ese sí es mi Juan!… ¿Nos vamos a devolver ya?

–Sí.

–¿No me vas a volver a hacer pataleta?

–No.

–Listo: alcanzamos a pasar a Prada por las últimas compritas, antes de que caiga el …

–¡El Agugu!

–El aguacero, sí: y no te pongas bravo que apenas me voy a comprar dos bobadas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.