Opinión

  • | 2015/09/19 22:00

    Mi contrato con la Fiscalía

    Este servidor se permite revelar a la opinión pública el contrato que suscribió en días pasados con el ente investigador para que su pertinencia sea debatida por todos los colombianos.

COMPARTIR

En un ejercicio de transparencia nunca antes visto en el gremio periodístico, este servidor se permite revelar a la opinión pública el contrato que suscribió en días pasados con el ente investigador –despectiva manera de llamar al fiscal general Luis Eduardo Montealegre– para que su pertinencia sea debatida por todos los colombianos. Al igual que la del contrato.

El presente documento se suma a los que han sacudido los titulares de prensa en las últimas semanas, como aquel que la Fiscalía General firmó con la periodista Natalia Springer von Schwarzenberg, varios exmagistrados y parientes del suscrito columnista, como el doctor Miguel Samper Strouss, quien prestó al ente investigador una asesoría en temas de posconflicto y justicia transicional, materia en la cual es experto. (Me refiero a que es, o será, tarde o temprano, experto en servirse del Estado, como todo miembro de las dinastías políticas colombianas, llámense Galán o Gómez o Tocarruncho, en caso de que ese Tocarruncho esté precedido por el apellido Pastrana o Gerlein; a diferencia de ellos, sin embargo, el doctor Samper Strouss fue sensible a las finanzas públicas y no gestionó el contrato a través de su apellido extranjero, en cuyo caso el monto se habría disparado).

El documento en cuestión es el siguiente.

Contrato

Por medio del presente documento se hace constar que Wilmar Danilo Lizarazo Tocancipá, en adelante identificado como Daniel Samper Ospina, o ‘periodista-asesor-contratista’, y el fiscal general de la Nación, doctor Montealegre Lynett, se ha celebrado el presente contrato de prestación de servicios, el cual se ejecutará con sujeción a las siguientes cláusulas:

1. Objeto del contrato

A través del siguiente acuerdo, el periodista-asesor-contratista se compromete a:

–Asistir al señor fiscal en lo que se pueda ofrecer.

–Ayudarlo a que se trepe a las sillas que no alcance.

–Elaborar trabajos audiovisuales hechos a su medida, esto es, cortometrajes.

–Fundar una unidad de contexto para que el escándalo de una analista de prensa, que suscribe contratos multimillonarios con la Fiscalía, no quede descontextualizado, y se comprenda que en el país todos tenemos rabo de paja.

–Contener a aquellos periodistas que, como lo habría hecho la doctora Springer que todos conocíamos anteriormente, se indignen al conocer contratos multimillonarios firmados entre uno de sus colegas y el señor fiscal.

–Desarrollar un sistema de logaritmos que permita al señor fiscal comprobar, a través de un modelo matemático, que Vicky Dávila en realidad se llama Victoria Eugenia.

–Determinar matemáticamente la incidencia del fenómeno del niño y el cambio climático en el reclutamiento forzado.

–Velar por el buen nombre de los contratistas/periodistas que suscriban acuerdos con la Fiscalía, entendiendo por buen nombre que sus apellidos parezcan glamurosamente extranjeros (excepción hecha con Eccehomo Cetina).

–Manejar la crisis mediática que se desate cuando la opinión pública conozca que el segundo apellido del señor fiscal general no es Lynett, sino Linero.

–Adecuar la Fiscalía al siglo XXI no solo multiplicando sus recursos para que tenga universidad (con clases de derecho tributario dictadas por Luis Camilo Osorio, mejor conocido como ‘el paquete fiscal’) y sistema de cancillerías propios, sino también para que pueda fundar el ‘Museo de la Fiscalía General para la Memoria Histórica’. En dicho museo se exhibirán objetos de honorables exfiscales, tales como un parche de Viviane Morales, una réplica de la perrita Zucarita, la tintura capilar que accidentalmente utilizaba el exfiscal Gustavo de Greiff y una escultura grandiosa del doctor Montealegre, de tamaño natural, para que sirva de pisapapeles.

2. Garantías

El periodista-asesor-contratista se compromete a calcar la metodología de la firma Springer von Schwarzenberg Consulting Services, para estructurar su propuesta desde, cita literal, “un modelo de algoritmos para sistemas dinámicos: progresión geométrica en comportamiento caótico-turbulento, crecimiento exponencial de estructuras piramidales y no piramidales y crecimiento sigmoidal, y aplicación de estadística epidemiológica simple”, siempre y cuando los términos “caótico-turbulento” no hagan referencia a la forma de contratar de la Fiscalía; “estructuras piramidales” a DMG, y “crecimiento exponencial” al poder del señor fiscal.

3. Obligaciones del contratante

Son obligaciones del contratante:

–Aducir motivos de seguridad nacional para que el presente contrato no pueda ser examinado de manera detallada por los medios de comunicación.

–Declarar insubsistentes a los miembros de nómina de la Fiscalía que califiquen como innecesario el presente contrato.

4. Término del contrato

El presente contrato durará lo mismo que dure el proceso de paz.

3. Honorarios

El contratante pagará al contratista la suma de 4. 276 millones de pesos.

Cláusula compromisoria

El presente contrato presta mérito ejecutivo, y en eso se parece al señor fiscal, que está haciendo pinitos para llegar a la Presidencia de la República de una manera dinámica, caótica y turbulenta como la metodología de una de sus contratistas de cabecera.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1818

PORTADA

La coca se dispara

Más de 150.000 hectáreas de coca sembradas, la cifra más alta de la historia, es el gran desafío para el posconflicto y para el futuro de la violencia en Colombia.