Opinión

  • | 2016/07/23 00:00

    Mi propuesta para el nuevo himno nacional

    Gran polémica suscitó la convocatoria de una agencia de publicidad que propuso actualizar el himno nacional escribiendo una nueva estrofa que lo cierre.

COMPARTIR

Gran polémica suscitó la convocatoria de una agencia de publicidad que propuso actualizar el himno nacional escribiendo una nueva estrofa que lo cierre. Las noticias así lo ameritan: la pugna entre la paz de Santos y la guerra de Uribe está llevando al país a extremos históricos, pero deplorables, al punto de que el expresidente

paisa pidió guindar banderas negras el pasado 20 de julio, no se sabe todavía si como signo de luto ante la muerte del alcalde de El Roble, o del profesor Correa de Andréis, asesinados por exfuncionarios de su gobierno, o si como protesta ante el proceso con las Farc: o simplemente como homenaje general al color de su conciencia.

Sea como sea, acepto el reto de la agencia, aunque tramito la advertencia de que se trata de una idea de dimensiones pequeñas: lo que sucede en este momento en el país merece que cambiemos no una estrofa, sino todo el himno, el himno en su totalidad. Y eso es lo que propongo, y con algunas facilidades adicionales: como la convocatoria es organizada por publicistas, me he propuesto que estas nuevas estrofas, cantables con la misma música de Oreste Sindici, contengan rimas fáciles de comercializar entre diversas marcas, con lo cual el ejercicio se vuelve rentable. Esta es, pues, la versión del himno nacional que a mi juicio debería entonarse de ahora en adelante en campos y ciudades; en escuelas y estadios; en el Congreso y también en lugares de bien.

(Coro)

Oh gloria inmarcesible,

Oh júbilo inmoral

(Si teme a los dolores,

¡ya llegó Dolorán!).

I

Independencia gritan

Uribe y sus enanos

Le escriben tuits de guerra

A Santos derrochón;

Pero este gran golfista,

Con los de Alfonso Cano,

Negocia, y los que lo odian

Arman su oposición.

II

Aunque se queje Uribe

El plebiscito pasa

Lo tilda de corrupto,

(como su reelección)

El umbral es bajito,

(Como Pachito Santos)

la opción del sí prospera

¡y por Constitución!

III

Camisa negra noche

Pide vestir Uribe

Clama a sus electores

Que se bajen del bus.

Zuluaga y otras fieras

-Que aun sin cadenas gimen-

Se agrupan con Ordóñez

En nombre de la cruz.

IV

De Boyacá en los campos

Un paro camionero

Dañaba al que anduviera

De día su camión.

Obdulio mientras tanto

Gritaba mil arengas

(Su varonil aliento

Colgate mejoró).

V

Sin dientes en la fauces

Santos ruega a Gaviria;

Preparan elecciones,

¡Con todo hay que vencer!

Llaman a doña Mechas,

Al Polo y Ñoño Elías,

convocan periodistas,

Si toca, hasta a Samper.

VI

Que gane el NO es el sueño

De Uribe y sus muchachos

No saben si a las masas

Pedirles la abstención.

Terminan, por el susto,

Termópilas brotando

(Hemorroidal te cuida,

ungüento o inyección).

VII

En tanto corre Nairo

En medio de los Alpes

El genio de la gloria

Por hoy no coronó.

Lo observan mil países

Todos menos Colombia

La señal es de Claro

Y, claro, se cayó.

VIII

Paloma sus cabellos

Arranca en gritería

Se mueve, grita y suda

Y piensa con los pies.

Le da rabia el proceso,

Llama a la policía,

Construyen, en el Cauca,

No un muro sino diez.

IX

A orillas del Caribe

políticos trabajan,

Roy se mueve en el Valle

(y pide Solsalud)

¡Se aturden en la costa!

¡Se angustian, “ay juepucha”!

Tamales no aparecen

Hace falta más bus.

X

Pero al final reaccionan

Los votos que faltaban:

opinión y caciques

ganaron la elección.

El Ubérrimo truena,

Les duele la cabeza

(Aspirina te ayuda,

también al corazón).

XI

Se queja el uribismo

En comandos furiosos;

“Dever antes que bida”

Jerónimo escribió.

De nuevo se vistieron

Con camisetas negras

(Mas con el nuevo Ariel

La ropa se salvó).

XI

“¡Las armas, mis muchachos!”

Pide otra vez Uribe

No sabe cuánta rabia

Sentir o padecer.

Parece guerrillero.

“Haga como el tenista,

Retírese y no joda”

Pídenle de una vez.

XII

Centauro de Anapoima

Junto con Timochenko

(En Avianca volando)

El Nobel recibió.

El presidente es flojo,

Cínico y mentiroso,

Pero así su gobierno

De vainas se salvó.

(Coro)

Oh gloria inmarcesible,

oh júbilo inmoral

(en créditos y ahorros,

crea en el Grupo Aval). n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1816

PORTADA

El fiscal bajo fuego

¿Metió la pata Néstor Humberto Martínez en el caso Bula-Odebrecht? ¿Debió haberse declarado impedido por su relación con Luis Carlos Sarmiento? ¿Se ha convertido en la piedra en el zapato del proceso de paz?